Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Las palabras del nieto de Pinochet al diputado Urrutia por minuto de silencio

El legislador UDI encendió los ánimos en el hemiciclo este miércoles, al pedir un momento de respeto a los escoltas del dictador que murieron protegiéndolo en el atentado que sufrió hace treinta años. Atentado del que Rodrigo García Pinochet también se salvó.


Nacional

8 de septiembre, 2016

Autor:

Urrutia

Aquí se piden minutos de silencio para cualquier terrorista y lo dan altiro, pero cuando uno lo pide para militares asesinados hay que pedirlo con 24 horas de anticipación”, manifestó a El Dínamo el diputado UDI Ignacio Urrutia, tras haber solicitado este miércoles un momento para recordar a los 5 escoltas que murieron en el ataque que enfrentó la comitiva del dictador Augusto Pinochet en manos del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

En su estilo frontal, Urrutia precisó que “todos los asesinos de esos soldados que fallecieron defendiendo a mi General Pinochet están todos sueltos, todos libres. Ninguno ha sido condenado a cárcel en ninguna parte”.

Incluso apuntó a que “el que confesó que dio la orden, el diputado (comunista Guillermo) Teillier, está libre. Quién entiende este cuento, cuando los militares están presos por otras cosas, los que atentaron y mataron a 5 escoltas están libres”.

Revuelo hubo en la cámara, y el presidente de la Corporación, el legislador socialista Osvaldo Andrade le manifestó a Urrutia que este tipo de peticiones se hacen con un día de anticipación.

rodrigo-garcia-pinochet

De todos modos en esta jornada, en una carta al director a El Mercurio, el nieto del dictador, Rodrigo García Pinochet, quien también se salvó ese 7 de septiembre de 1986, le manifestó sus respetos al diputado UDI.

30 años del atentado” se titula la carta, la que manifiesta “mis respetos al diputado Urrutia por solicitar un breve homenaje a los militares caídos el 7 de septiembre de 1986, ya que fue gracias a aquellos hombres que hoy me encuentro con vida”, manifiesta quien fuese candidato a concejal en Las Condes.

Con tan solo 10 años vi cómo aquellos valientes uniformados fueron asesinados, y hoy impunemente hay quienes se vanaglorian de haber sido autores del hecho”, continúa a renglón seguido, pero concluye agradeciendo “que el odio jamás me fue inculcado. Ni vivo, como muchos, bajo su permanente llama”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia