Síguenos en Facebook X
El Dínamo

El descarnado análisis de Óscar Contardo sobre las semejanzas entre Lagos y Piñera

Contardo habla una de una continuidad “priorizando al empresariado” en vez de “la clase trabajadora”, además de asegurar que “ambos son la derecha”, dijo a La Segunda.


Nacional

9 de septiembre, 2016

Autor:

Funerales de estado del ex presidente Patricio Aylwin en Ex Congreso de Santiago

El periodista y escritor Oscar Contardo comparó a Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, haciendo una serie de seis semejanzas entre ambos.

El autor de “Raro, una historia gay de Chile” habla una de una continuidad “priorizando al empresariado” en vez de “la clase trabajadora”, además de asegurar que “ambos son la derecha”, dijo a La Segunda.

Estos son algunos de sus análisis:

  1. Ambos exmandatarios “no se hacen cargo de sus errores ni de los fracasos de sus mandatos… dos egos de teflón que, en versiones diferentes, representan una especie de líder con muchas certezas sobre su propio lugar en la historia y con muy pocas dudas sobre el valor de sus ideas”.
  2. “Son como dos gotas de agua en el sentido que representan un esquema que persiste en un establishment que se aferra al poder sin ánimo de cambios”.
  3. Analizó que existe una sensación público de ellos que apunta a que su vínculo “con el poder empresarial es muchísimo más importante que su contacto con la realidad de la clase media y la clase trabajadora”.
  4. Los empresarios son su prioridad. Se desviven por un aplauso de ellos”.
  5. “Existe la sensación de que se trata de dos hombres, cuya vida diaria transcurre rodeada de personas que los halagan, dos señores que cuentan con un personal voluntario en el arte de hacerles ver sus muchas virtudes y lo apropiado de sus ideas. La sensación es que se rodean de personas que viven de que ellos se mantengan con un rol político activo. Un mundo con valets 24/7, destinados a la lisonja y el escrutinio de sus deseos”.
  6. En la medida que hablen de cambio o reforma nadie les va a creer. Sólo les queda recurrir al discurso del orden y el crecimiento, algo que a uno le saldrá natural y al otro, francamente, le arruinará su sueño de trascendencia histórica”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia