Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Contralor acusa: reforma a Educación Superior “lejos de establecer controles a recursos públicos, los quita”

Jorge Bermúdez manifestó que esta situación se estaría generando porque la mayor parte de estos recursos va a otras instituciones “que hasta ahora se entienden como privadas”. Los rectores concuerdan con la fiscalización de los montos que van a recibir, pero indican que no se debe intervenir su autonomía.


Nacional

23 de septiembre, 2016

Autor:

a_uno_699329

Fue en un foro que se realizó en la Universidad de Santiago en el que el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez, levantó la alerta.

“El proyecto de educación superior, lejos de establecer controles de los recursos públicos, lo que hace es quitarlos”, manifestó la autoridad, según rescata en esta jornada La Tercera. Lo que remarcó la autoridad del ente administrativo es que el plan de la Contraloría apunta a cuidar el buen uso de los recursos públicos, y por esto,  hay que conocer cómo se gastan estos fondos en las universidades estatales.

El monto estatal a la educación superior este año alcanza los 2 mil 500 millones de pesos. De ello, sólo un porcentaje va a las instituciones del Estado. Esto, según Bermúdez, porque “la mayor parte va a otras instituciones que hasta ahora se entienden como privadas (…) como Contraloría estamos convencidos de que donde está la plata tiene que estar la revisión y la rendición de cuentas, independientemente de la forma jurídica”.

Luego, el abogado agregó que “la universidad que más recursos públicos recibió no fue estatal, ni siquiera una del Consejo de Rectores (CRUCh). Ante esto, la pregunta que uno se hace es ¿puede ser que esa plata no tenga ningún control, que se entregue como una especie de cheque en blanco? La respuesta es no”.

a_uno_623163

El rector de la Universidad Católica del Maule y vicepresidente alterno del CRUCh, Diego Durán, indicó que efectivamente debe haber un proceso de fiscalización y de rendición de cuentas, pero también precisó que se debe mantener la autonomía de las instituciones. “No debe haber un exceso en el control. Ahora, muchas de las decisiones de una universidad pasan a las manos de los agentes fiscalizadores. La Contraloría se está volviendo como un cuarto poder del Estado en este contexto, por lo que se vuelve complejo trabajar de esta manera”.

En ese mismo sentido, agregó que lo principal es que “el poder que caiga sobre la Contraloría no sea absoluto, si es así, a la larga impedirá el desarrollo autónomo de las instituciones (…) hay que rendir las cuentas, mostrar en qué se están gastando los recursos, todos los planteles estamos dispuestos. Pero otra cosa es que nos limiten el trabajo”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia