Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Pareja de Garay aporta dato clave tras encontrarle el “Facebook abierto”

Antonella Torelli relató a los policías respecto de su relación con el ingeniero actualmente prófugo de la justicia chilena. “Dijo que no valía la pena seguir con el proceso (contra el cáncer)”, indicó a la PDI.


Nacional

27 de septiembre, 2016

Autor:

Rafael garay

Una información crucial para la trama que todo Chile está siguiendo entregó a la Policía de Investigaciones la enfermera Antonella Torelli, pareja de Rafael Garay, economista que actualmente está en condición de prófugo de la justicia chilena por no regresar los ahorros de 36 personas que invirtieron en su empresa.

Derechamente el Ministerio Público lo indaga por los delitos de apropiación indebida y defraudaciones.

En su declaración ante la PDI, que revela en esta jornada La Tercera, la mujer revela que sostiene una relación con el economista, desde marzo de este año. “Me confidenció en su oportunidad, vía Telegram, que estaba en un tratamiento de un cáncer descubierto, según dijo, hace dos años y que afectaba el cerebro”, manifestó Torelli, para luego recordar que el economista explicó que “debía viajar a Francia, para efectuarse un tratamiento en un centro hospitalario denominado Gustave Roussy”.

Luego indicó que en junio de este año Garay le dijo que “el tratamiento no había resultado, que se sentía mal y que no valía la pena seguir con el proceso (contra el cáncer)”.

El viaje a Francia –el mismo en el que supuestamente se había ido a someter un tratamiento, lo que luego fue refutado por la institución médica- la tomó por sorpresa. El 15 de septiembre se esperaba el regreso del economista, pero Torelli quedó esperando esa llamada telefónica.

Otro antecedente que entregó la enfermera es que “Rafael consume un medicamento llamado Clonazepán, de forma permanente. Me llama la atención, porque produce un efecto amnésico breve”. En ese mismo sentido, indicó que el economista le dijo que consumía morfina para los dolores del cáncer “pero no me consta que la tomara, porque nunca lo vi inyectarse”.

En todo este periplo, Torelli declaró haber encontrado un antecedente que podría explicar muchas cosas. “En una oportunidad dejó su perfil de Facebook abierto, y observé el perfil de una muchacha joven, supuestamente rumana, de nombre Marya Sara, que tenía contacto con él”. El último registro que se tiene del economista es precisamente en la capital de ese país, Bucarest, donde habría intentado solicitar un certificado de soltería.

La enfermera especula que se pudieron haber conocido en Francia, en tanto se estaba realizando el ya tan mencionado tratamiento.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia