Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Ex pareja de Rafael Garay se la cobra: “No podía estar más feliz de que se haya descubierto, al fin, quién es él”

Una nueva declaración se une al coro que ha caracterizado el caso del economista, cuyo último paradero conocido es Rumania.


Nacional

27 de septiembre, 2016

Autor:

El candidato presidencial del partido progresista y el partido liberal acompa–o a los presidentes de sus partidos a inscribir a los candidatos a senadores, diputados y consejeros regionales

Cada día se suma un nuevo capítulo en la historia de Rafael Garay, el economista que era asiduo invitado a programas televisivos y radiales en su calidad de experto en finanzas.

Este año se refirió a un cáncer que, en pocas palabras, le tenía los días contados. De la economía pasó a referirse al tortuoso camino que enfrentaba a partir de esa enfermedad. Incluso, elaboró una extraña teoría, al asegurar que había logrado hacerse paso a la ciudad de Fukushima, en Japón, localidad cuya planta nuclear terminó prácticamente en el suelo por un terremoto. Allí se habría iniciado la enfermedad (historia que fue completamente desmentida por el periodista Iván Núñez).

Pero de a poco comenzaron a sucederse situaciones que han puesto en duda prácticamente todo en torno a este economista.

Viajó a Francia. No regresó. Presentaron una denuncia por presunta desgracia. Se reveló que la clínica que había citado en el país galo, donde se trataría su cáncer, nunca lo tuvo entre sus pacientes. Viajó a Holanda, a Tailandia, para llegar finalmente a Rumania, donde solicitó un certificado de soltería. En Chile se acumulaban las querellas y denuncias en su contra, hasta que el Ministerio Público determinó abrir una indagatoria en su contra por presunta estafa y apropiación indebida. Todo se orientaba a que hasta su enfermedad fuese una mentira.

En tanto toda esta información se hacía pública, había una persona que la miraba atentamente las noticias.

Antonella Herrera el 2014 inició una acción civil en contra de Garay, para que le pagara una deuda que ella cifró en 40 millones 250 mil pesos más intereses. El caso culminó en un acuerdo entre ambos.

No obstante un año antes, el 2013, fue Garay quien la demandó a ella, esta vez en la justicia criminal, por el delito de lesiones simples. El caso no prosperó. “Yo le disloqué un hombro. El intentó ingresar a la fuerza a mi casa y yo lo eché. Él hizo constatación de lesiones”, manifestó Herrera, sindicada por El Mercurio como ex polola del economista. Luego le consultaron que cómo una mujer le disloca un hombro a un campeón de kudo: “Practico jiu-jitsu”, declaró la publicista.

Y luego, consultada respecto de cómo se sintió cuando comenzaron a aparecer las noticias de que la policía buscaba a Garay, ella dijo que “no podía estar más feliz de que se haya descubierto, al fin, quién es él”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia