Síguenos en Facebook X
El Dínamo

La tristemente reveladora carta de renuncia al Sename de Valparaíso de uno de sus funcionarios

Malas condiciones laborales e incompetencia de funcionarios del recinto fueron las causas que gatillaron la salida del psicólogo, quien envió sus argumento a la directora nacional Solange Huerta.


Nacional

28 de octubre, 2016

Autor: El Dínamo

Sename

Nicolás Serrano redactó una dura carta donde expuso las falencias que habían en el Centro de Residencia de Administración Directa (CREAD) de Playa Ancha, centro dependiente del Sename de Valparaíso.

Malas condiciones laborales e incompetencia de funcionarios del recinto fueron las causas que gatillaron la salida del psicólogo, quien envió sus argumento a la directora nacional Solange Huerta para presentar su renuncia.

El profesional, quien se desempañaba como Jefe Técnico del lugar, indica que desde el primer día sufrió un “acoso laboral injustificado de parte de los trabajadores del centro”, consigna Radio Biobío.

Serrano denuncia que cuando asumió el cargo no se le realizó un proceso de inducción y que además debió asumir en varias ocasiones el puesto de director subrogante del CREAD de Playa Ancha y “la responsabilidad de las diversas crisis ya existentes”, debiendo hacerse cargo de situaciones que escapan a su desempeño profesional.

En el texto sostiene de manera lapidaria que “el Centro no cuenta con personal calificado para la mayoría de sus funciones; el clima y cultura laboral son en extremo nocivos”. Incluso advierte que muchas de las personas que trabajan en ese lugar se encuentran suspendidos y con licencias médicas que impiden el correcto funcionamiento.

A ello añade que al interior del CREAD existe “una especie de Dirección paralela encabezada por dirigentes de las asociaciones de trabajadores que defienden las malas prácticas extremas”.

Finalmente, el psicólogo señala que debido al desgaste físico y psicológico que ha sentido prefiere poner a disposición de la autoridad su cargo y evitar continuar en un ambiente adverso, donde la misión se ve opacada por los conflictos políticos con las asociaciones de funcionarios, quienes “parecen sólo preocuparse de mantener su puesto de trabajo y no de trabajar en la protección y reparación de los niños, niñas y adolescentes”. 

 

Notas relacionadas

Comenta esta noticia