Síguenos en Facebook X
El Dínamo

La historia del chileno que ahorró 40 años seguidos en su AFP pero fue perjudicado

A través de una carta a Ciper, el afectado relató la historia de como AFP Capital hizo desaparecer sus ahorros tras cuatro décadas ahorrando, con lagunas y un sueldo alto.


Nacional

4 de noviembre, 2016

Autor:

comision1

Justo en la jornada en que miles de chilenos protestan nuevamente por el sistema de pensiones chileno, Ciper publicó una carta de un hombre afectado por su AFP al momento de comenzar a recibir su jubilación, pese a haber tenido un alto ahorro por su sueldo, sin lagunas previsionales y con un 5% adicional voluntario cada mes.

Su nombre es Gerd Rath Tegtmeier, de 74 años, y cotizó durante 40 años en AFP Capital y en sus antecesoras; nunca se cambió de administradora. Acá transcribimos algunas partes de su relato.

“AFP Capital me entregó el certificado con el saldo que había acumulado y para elegir la forma más conveniente de recibirlo recurrí al Sistema de Consultas y Ofertas de Montos de Pensión (Scomp). El resultado de esa consulta es un documento legal que muestra la proyección de cuánto recibiría de pensión durante los siguientes años según la modalidad que eligiera: ‘retiro programado’ o ‘renta vitalicia'”.

De acuerdo al documento y con la asesoría de una ejecutiva de la AFP, Rath hizo el cálculo y determinó optar por el retiro programado, que divide el pago en un número definido de cuotas que no se extienden –a diferencia de la Renta Vitalicia– según los eventuales años de vida que al pensionado le queden por delante.

“La AFP me ofrecía 95,64 UF mensuales durante el primer año bajo esta modalidad, mientras que la renta vitalicia me ofrecía un promedio de 75 UF durante 180 meses. Tomé la decisión convencido, planificando todo mi futuro sobre la base de los números que el informe Scomp, un sistema oficial, proyectaba”.

Si bien la pensión de este afectado era bastante más alta que la de la gran mayoría de los chilenos, el sistema de igual manera se fue en su contra. Durante el primer año de jubilación, todo fue normal y recibió -según relata- 95,64 UF mensualmente, es decir, $2.486.640. Pero en noviembre de 2011 su pensión bajó bruscamente a $1.630.200.

“No podía creerlo. Corrí a la sucursal para hablar con la misma ejecutiva que me había asesorado hace un año atrás, ya que mi mayor preocupación en ese momento era haber sufrido una posible pérdida de mis ahorros personales, que bordeaban los $100 millones. Tras mi insistencia, la ejecutiva revisó el sistema y me informó que en ese momento solo figuraban $36 millones de ahorro voluntario. ¿Dónde estaban los $60 millones restantes? AFP Capital nunca lo ha aclarado con exactitud, pero seis días después rectificó el monto y recalculó mi pensión que finalmente quedó en 80,11 UF mensuales hasta octubre de 2012″.

La situación seguía siendo injusta, ya que según el gráfico de Scomp mi pensión debía ser de 94,5 UF en ese período. Esto impactó profundamente en mi proyección de vida, por lo que comencé a buscar respuestas y soluciones a mis inquietudes solicitando reuniones con la Superintendencia de Pensiones y con altos ejecutivos de AFP Capital

“En esas reuniones me explicaron que el error al momento de recalcular mi pensión se debió a que no consideraron el total de las cotizaciones voluntarias, pero que de todas maneras el monto debía bajar. Y aquí está la trampa. En la modalidad de retiro programado, el monto de la pensión se recalcula cada año en base a un “vector” determinado por la rentabilidad y el capital del fondo. Nadie me había explicado eso al momento de optar por el retiro programado y a pesar de que todavía no puedo comprender cómo se calcula este crucial “vector”, solo pude enterarme de él en las reuniones que conseguí gracias a mi insistencia”.

“Pero la reunión clave vendría recién en enero de 2013, con el gerente general Eduardo Vildósola Cincinnati. En esa ocasión, el gerente de la AFP me ofreció una compensación de $5 millones para suplir la diferencia entre mi pensión real y la proyectada por Scomp entre 2011 y 2012. Pero había una condición: para recibir el dinero debía firmar un documento en el que me comprometía a renunciar o desistir de cualquier acción judicial, extrajudicial o administrativa a la que pudiera tener derecho en el futuro respecto a la diferencia de pensión en la modalidad de retiro programado. Firmé, a pesar de que a mi juicio la oferta no alcanzaba a cubrir todas mis pérdidas”.

“Este pago que me hizo la AFP es muy importante, para mí y para todos los pensionados que hemos sufrido este tipo de merma, pues demuestra que la administradora tiene responsabilidad por haberme perjudicado en el cálculo de mi pensión. De otra forma no se explica que haya decidido compensarme con una suma en efectivo”.

La pensión de Rath siguió bajando continuamente, por lo que decidió cambiarse a la modalidad de renta vitalicia con la compañía de seguro SURA (controladora de AFP Capital) y su pensión quedó en 66,25 UF.

“A raíz de estos hechos, en septiembre de 2015 la Superintendencia de Pensiones le solicitó a AFP Capital instruir una completa investigación mediante su Auditoría Interna (ver solicitud). En ese documento la superintendencia le consultó a la AFP si era efectivo que me habían pagado $5 millones en compensación a cambio de firmar un documento que busca impedirme iniciar acciones legales por el perjuicio sufrido”.

“La respuesta llegó el 23 de diciembre de 2015. En ella la superintendencia dejó constancia de los cálculos para definir el monto de cada año y comprobé que, incluso considerando el ‘vector’, me habían estado pagando menos de lo que correspondía. AFP Capital debió pagar esa diferencia depositando $124.598 en mi cuenta corriente el 17 de mayo de 2016”.

“En el documento, AFP Capital justifica el pago de los $5 millones como una repuesta a mi reclamo, ya que “no habría recibido una asesoría adecuada” por parte de la administradora al seleccionar la modalidad de pensión”.

Las soluciones “a medias” que consiguió este afectado las consiguió gracias a sus insistentes acciones, asegura, mientras la superintendencia concluye que “estos se han ajustado a los procedimientos que establece la normativa legal vigente, y están correctos”. En septiembre pasado tras una nueva reunión con el jefe de gabinete del superintendente de Pensiones, Eduardo Olivares Concha, él envió a Rath otra carta informando que se encuentran realizando un análisis jurídico sobre el pago de los $5 millones y que me informarían mediante un oficio sobre los resultados, lo que hasta ahora no se ha concretado.

“Después de ser testigo de la defensa corporativa que se ha levantado tras los cuestionamientos a las AFP, justificando las bajas pensiones de la mayoría de los afiliados por supuestas lagunas laborales y previsionales o por los bajos montos de los sueldos, creo que mi historia se transforma en una prueba irrefutable de que este sistema está mal concebido y es dañino incluso para los que hemos cotizado ininterrumpidamente durante toda nuestra vida laboral, entregándoles mes a mes el fruto de años de trabajo y ahorro. Solo cuatro años de jubilación me bastaron para sentir cómo me arrebataban lo que junté en 40 años de permanente esfuerzo”.

“Cabe preguntarse a cuántos cotizantes les ha estado ocurriendo lo mismo y cuánto dinero han perdido a manos de las AFP por no tener los conocimientos o la insistencia que tuve yo para reclamar por lo que me corresponde”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia