Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Atria: “Lagos no milita en el PS y una primaria debe ser entre militantes”

El pre candidato del PS apuesta por realizar una primaria interna en el partido para definir al candidato. Además, desmiente que alguna vez haya asesorado a Bachelet en el gobierno y que no descarta su renuncia al PS a largo plazo.


Nacional

9 de noviembre, 2016

Autor:

Comision de acusación constitucional en contra de Héctor Carreño

El Partido Socialista vive días de tensión, luego de que la senadora Isabel Allende bajara su candidatura presidencial, empujada por el auto proclamado presidencial Ricardo Lagos, quien le afirmó que pretendía ser el candidato único del PPD-PS.

La gestión del ex jefe de Estado molestó al socialismo cercano a Allende, quienes comenzaron a hacer gestos al senador Alejandro Guillier, pre candidato independiente pero cercano al radicalismo. Sin la timonel del PS en el camino, los otros candidatos evalúan los pasos a seguir; José Miguel Insulza advirtió que confirmará o desechará su candidatura en el pleno del Comité Central del partido, el próximo 26 de noviembre.

En tanto, el abogado constitucionalista Fernando Atria asegura que se mantiene como candidato del PS y que apuesta a una primaria interna entre militantes, es decir, sin Lagos ni Guillier. “No ha pasado nada que me haga cambiar mi posición”, aseguró.

“El sentido de mi candidatura es hacer una discusión de ideas, más que se personalismos. Lo que uno ve es que hoy las cosas dependen de lo que dice la última encuesta y el favorecido empieza a recibir el apoyo de todos. Reducir la discusión política hacia una adivinación del futuro me parece improcedente”, asegura en esta entrevista a El Dínamo.

-¿Cómo debiera definirse el candidato del PS? Hoy aparecen usted, Insulza y Lagos, que insiste en su doble militancia.

-Pero Lagos no es militante del Partido Socialista. Es cuestión de ir al Servel, pedir un certificado y lo podemos resolver. Queda claro fácilmente. Y la cosa es bien simple: en las condiciones de deslegitimación de la política y las instituciones en general, una definición que sea vista como copular, que responda a máquina partidaria, lo único que produciría es mayor desprestigio del PS. La única manera de tomar esta decisión sin debilitar al partido es una primaria ciudadana entre candidatos militantes.

-Muchos socialistas piden que se incluya a Lagos en esa primaria…

-El Partido Socialista deberá tener una primaria entre militantes para definir un candidato presidencial y ése deberá ir a una primaria que exceda al partido. Lo razonable es que en una primaria del PS participen militantes del PS.

-Algunos también sugerían que Guillier pudiera participar de las primarias del PS en su calidad de independiente.

-Lo que se está buscando es que el PS tome una decisión: elegir a uno de los suyos para la presidencial. Sería bien impresentable que el PS dijera que esta es esta elección, la más importante de 1990 a la fecha, que nosotros no tenemos nada que ofrecerle al país. Sería impresentable que de entrada el PS dijera “pasamos”.

-¿Hay muchos anticuerpos contra Lagos al interior del PS?

-La posibilidad que en algún momento aparecía como factible que la candidatura de Ricardo Lagos fuera proclamada por el PS en el comité central es poco probable. Ha ido perdiendo apoyo. Él representa una vuelta a una restauración conservadora, es volver a la Concertación, que yo creo que en las condiciones actuales es simplemente inviable.

-¿Pese a los gestos que ha hecho, al hablar a favor del aborto, contra las AFP y el propio CAE?

-Es ridículo que justo un día se levante y hable del aborto, otro día de las AFP, porque es algo que a la izquierda le gustaría escuchar. Uno lee su libro que acaba de publicar y no hay nada de eso. Entonces, ¿cómo? Estuvo estudiando y reflexionando sobre su libro y ahora se da cuenta que el aborto es algo fundamental. Es un poco oportunista.

¿No le cree?

-No es un problema de que le crea o no. Fue él el que dijo, o por lo menos a él se le imputa, esta idea de que uno hace campaña en poesía y uno gobierna en prosa. Personas como él y los políticos en general hablan no solamente por las palabras que ocupan, sino que su historia habla. Cuando él habla, convoca su historia de ser el presidente del Transantiago, del CAE y de la forma de hacer política más conspicua de la Concertación, que no es adecuada para la situación actual del país. No cabe duda que el Partido del Orden está con él.

-¿El PS se inclina más hacia Lagos o hacia Guillier?

-A nivel de contenidos no sabemos mucho de cuál es la posición del senador Guillier. La posición que tiene se explica porque es visto como alguien que no es un político, un miembro de la clase política. Pero en cuanto a contenidos aún no tenemos mucha noticia.

-Pero usted se ha reunido con él.

-Me reuní a tomar un café hace unas semanas. Concordamos en que hay una situación política difícil, porque está deslegitimada ante la ciudadanía y que lo mejor es hacer una política abierta. Pero contenidos programáticos no le he escuchado, lo cual no es malo y no lo digo como una crítica.

-Si usted no resulta ser el candidato del PS, ¿ha pensado en una candidatura parlamentaria?

-No es algo que me atraiga ahora, pero habrá que verlo en su momento, qué posibilidades hay de continuar lo que estamos haciendo en el PS y cómo darle más fuerza. No lo descarto como no descarto muchas otras cosas.

Atria y Bachelet

-Habiendo trabajado con la Presidenta desde el comando y asesorándola en algunas áreas claves de las reformas durante el gobierno, ¿cómo la ve hoy?

-Yo trabajé en el comando pero nunca la he asesorado.

-Siempre se ha apuntado a usted como un asesor externo de la Mandataria, sobre todo en el Proceso Constituyente y en materia educacional.

-No he hecho ninguna asesoría. Ni en el Proceso Constituyente, ni en la Reforma Educacional. Mi única participación fue en la comisión constitucional del comando en 2013. Se me ha nombrado hasta como el titiritero de Michelle Bachelet. La señora Matthei tiene una idea sobre que yo manejo todo y muevo los hilos detrás de La Moneda pero todo eso son inventos de ella. Lo encuentro intrigante.

-¿Cómo observa hoy a la Presidenta y el Gobierno?

-La falta de competencias y de profesionalismo político del Gobierno hoy se encuentran con alto rechazo ciudadano y sin eso hay muy poco espacio para conducir iniciativas transformadoras. Es poco probable que pase mucho más de aquí al fin del gobierno. Lo que hemos aprendido es que la política chilena está incapacitada para conducir un proceso transformador.

-¿Qué cree que va a pasar con las reformas pendientes?

-La reforma educacional es la más avanzada y la Ley de Inclusión es la más importante que se ha implementado en los últimos 25 años en Chile, pero dudo que ley en materia de educación superior durante este gobierno. Y del Proceso Constituyente se confirmó lo que yo sospechaba desde un principio y que fue ratificado por el mismo ex ministro del Interior (Jorge Burgos) en una entrevista radial se jactaba de haberlo detenido, de evitar la posibilidad de que hubiese un plebiscito. Él logró que todo lo interesante del proceso, como los encuentro locales, se pierda. Ahora viene la parte en que se repita lo que ocurrió en 2005, es decir, algo entrará a la cocina del senador Zaldívar y de los otros 37 senadores. De ahí va a salir una reforma como la del 2005, con alguna cuestión importante por aquí y por allá, pero que no va a solucionar el problema.

-¿Y cómo recibe las palabras de Lagos cuando él habla de una nueva Constitución?

-Yo celebro que el presidente Lagos haya dicho que cometió un error cuando dijo que la Constitución de 2005 era un piso institucional compartido, que todos podíamos decir que era nuestra; celebro que haya reconocido ese error. Yo esperaría que no solo dijera que es necesaria una nueva, como si él nunca hubiese dicho lo que dijo en 2005, esperaría que él hiciera un diagnóstico sobre lo que él ha aprendido que lo ha llevado al convencimiento de que su posición del 2005 estaba equivocada y que entonces nos dé una garantía de que no va a volver a cometer el mismo error. Pero como él nunca dice eso y simplemente pasa de un estado a otro… Ahora sólo dice que Chile necesita una nueva Constitución.

La proyección de la NM

-Como están las cosas hoy, ¿cree que la Nueva Mayoría se proyecta al próximo gobierno o, al menos, a las próximas elecciones?

-Yo partiría al revés. Dado la disyuntiva de que la próxima elección presidencial será continuar con un proceso de transformaciones imperfectamente comenzado o abortarlo y restablecer el orden anterior. ¿Lo que es hoy la NM va a estar toda detrás de la primera opción? Yo espero que sí.

-¿Ve que algunos no estén interesados en apoyar esa primera opción, si la encabezara Guillier?

-Yo pensaría que el senador Guillier debiera estar en la primera opción. El ex presidente Lagos significa la segunda opción, volver hace 20 años y pensar en paz, tranquilidad y un crecimiento de 7%. Eso es absolutamente demente e inviable en el Chile post 2011.

-¿Debiera ampliarse la Nueva Mayoría a otros partidos? Días atrás Marco Enríquez-Ominami sugirió que el PRO debiera participar de una primaria junto al oficialismo.

-Quienes están por entender que el proceso transformador imperfectamente iniciado por este gobierno y debe ser profundizado, debieran estar todos vinculados entre sí.

El “maltrato” a Guillier y el Frente Amplio

-¿Cree que candidatos fuera del establishment político están siendo maltratados?

Yo creo que lo que dice el senador Guillier tiene razón. Lo que me causa gracia es que Guillier se presenta como un político que no es de la clase política y que amenaza a la clase política. Desde ese punto de vista, lo mejor que le podría pasar es que la clase política lo maltrate. Que aparezca Ignacio Walker diciendo que Guillier es el populismo es el mejor regalo. A mí me sorprende que pase esto y que jueguen a esa estrategia.

-¿Los políticos tradicionales han hecho una mala lectura?

-Quienes ocupan los poderes institucionales son absolutamente incapaces de entender el país en que vivimos. Ellos miran y ven las cosas que a ellos les parecen importantes, son complemente distintas a las que son para todos nosotros los ciudadanos. Están desalineados de la manera más fenomenal, como ocurre con los ataques al senador Guillier. Que Ignacio Walker le diga a Guillier es un populista es la ratificación de todo lo que hace que Guillier tenga el apoyo que tiene. Pero Walker lo ve como una crítica dura. Es algo divertido.

-A nivel de contenidos, usted pareciera tener más coincidencias con este llamado Frente Amplio. ¿Ha evaluado alguna vez renunciar al PS y partir con ese grupo?

-Yo creo que los partidos políticos no son entidades sagradas y es una posibilidad que uno puede plantearse. Nuestra apuesta es producir una transformación dentro del PS más allá del 19 de noviembre, no es que esté pensando en renunciar la próxima semana. Si me preguntan si estoy dispuesto a renunciar al PS y enfrentar una candidatura allá, no. Si uno es derrotado, ahí uno tiene que preguntarse qué haré ahora que soy derrotado y es una determinación que tomaré en su momento.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia