Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Ex pareja de Rafael Garay relata paso a paso cómo empezó a descubrir todas las mentiras

Antonella Torelli declaró ante la Fiscalía donde dio cuenta de diversas situaciones que vivió con el ingeniero comercial, asegurando que "en ese momento pensé que el problema de Rafael era algo psiquiátrico serio”.


Nacional

23 de noviembre, 2016

Autor:

garay

Antonella Torelli declaró ante la Fiscalía por la investigación en contra de su ex pareja, Rafael Garay, quien habría cometido los delitos de estafa reiterada y apropiación indebida. 

Pero el testimonio de la mujer estuvo enfocado en otro punto que aún se busca dilucidar: el comentado tumor cerebral que padecería el ingeniero comercial y que él mismo se encargo de difundir a través de los medios de comunicación hace tan solo unos meses.

Torelli comienza contando el inicio de su relación con Garay, el que comenzó en enero de 2011 cuando se conocieron en el Patio Bellavista. “Me señaló que era el gerente del Museo de Artes Visuales y que daba cuñas televisivas sobre economía”, contó, quien es enfermera de profesión.

Diez meses después le puso fin a la historia de ambos, puesto que las cosas no estaban funcionando como esperaba. En diciembre, la contactó para “ponerse en la buena”, según consigna La Tercera.

Me dijo que nunca en su vida ha estado más en paz, que había sido internado en una clínica por tres días y que había estado con tratamiento psiquiátrico. Conversamos de la vida, me pidió perdón, se puso a llorar, se había dado cuenta de que perdió una gran mujer, que había sido el amor de su vida, lo perdoné y me fui”, indicó.

Tres meses después, en marzo de 2012, decidió darle una nueva oportunidad, pero en mayo, el economista de TV desapareció todo un fin de semana. Un día, Garay la llamó para que fuera a su casa.

Al llegar lo vi ebrio y llorando, me dijo que le habían detectado un tumor del porte de un puño en la parte posterior de la cabeza, la verdad es que no le creí mucho. Al preguntarle de qué se trataba el tumor, me dijo que era un glioblastoma en grado cuatro, lo que supe de inmediato qué era, porque trabajo en la Unidad de Oncología del Calvo Mackenna”, contó.

Torelli continuó su relato, precisando que “esos tumores tienen un pésimo pronóstico y la esperanza de vida no era de más de 13 meses con tratamiento… Al preguntarle sobre la biopsia no me supo responder, y cuando le pregunté por el tratamiento, me dijo que no se lo había hecho y que prefería vivir la vida y pasarlo bien. Entonces le dije si había entrado en el programa de cuidados paliativos, pero no me supo responder y después se enojó al tratar de ahondar más en el tema (…). Una vez que regresó (de Japón) siguió con el tema del tumor y se victimizaba indicando que le quedaba poco tiempo de vida; en el intertanto, yo no veía ningún síntoma relacionado con la enfermedad (…). En ese momento pensé que el problema de Rafael era algo psiquiátrico serio”.

Por otro lado, la mujer confesó que tras anunciarle a Garay que sería padre, decidió ir a hablar con el médico que vio al autodenominado economista en la Clínica San José.

“Me señaló que en una oportunidad le había mandado una foto con un arma, indicándole que se iba a suicidar, por ello él fue con carabineros al departamento en Bellavista, lo sedó y lo internó por dos semanas. Respecto del diagnóstico, no lo tenía claro debido a su adicción al alcohol”, indicó en su testimonio.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia