Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
La historia de abandono y negligencia del niño de 13 años que fue torturado y asesinado en Temuco La historia de abandono y negligencia del niño de 13 años que fue torturado y asesinado en Temuco

El menor, que fue sindicado por un grupo de personas como el presunto violador de una niña de 5 años, sufrió torturas durante 12 horas antes de ser asfixiado. Posteriormente un peritaje preliminar descartó la existencia de agresión sexual.

Nacional

La historia de abandono y negligencia del niño de 13 años que fue torturado y asesinado en Temuco

Por 15 de Diciembre de 2016

Alan se llamaba el niño de 13 años, que según el relato de la Fiscalía de Temuco sufrió torturas durante 12 horas antes de morir asfixiado en manos de la familia de una niña de 5 años, la que aseguraban había sufrido agresiones sexuales de parte del menor.

Fue una denuncia por “abandono y negligencia parental”, lo que gatilló su vínculo con el Servicio Nacional de Menores en el 2014, y El Mercurio publica que su caso fue monitoreado de manera ambulatoria.

La condición sicológica y social del niño estaban en riesgo, a raíz de la falta de cuidados y de satisfacción de necesidades básicas. Esto se agravó, y se recomentó que ingresara ese mismo año al Centro de Reparación Especializada de Administración Directa (Cread) Alborada, en Temuco.

Desertó de allí dos veces. La última fue 12 días antes de encontrar la muerte en manos de cuatro personas, quienes intentaron esconder su cuerpo.

El menor no estaba privado de libertad “porque no había cometido ningún delito”, según la coordinadora de la Unidad de Protección de Derechos del Sename en La Araucanía, Viviana Bustos. Acotó además que se esperaba que él, voluntariamente y para seguridad, se mantuviera en el hogar.

Bustos agrega que Alan “era un niño como cualquiera”. No tenía problemas de relación con otros menores en condiciones similares de vulnerabilidad. Incluso pololeaba, según testimonios.

En el recinto el niño sólo era visitado por su papá, y esporádicamente por su abuela, la que cuida a sus dos hermanos más chicos. Su madre no fue a verlo nunca.

Antes de morir, el menor se dedicaba a vender calendarios en las calles. El próximo 3 de enero iba a cumplir 14 años.

El fiscal vocero Roberto Garrido ratificó que los peritajes descartaban una violación de la niña de cinco años, pero también agregó que se le deberán realizar nuevos exámenes sicológicos para conocer su testimonio.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post