Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
La insólita confesión telefónica de acusado de femicidio que indignó a Antofagasta La insólita confesión telefónica de acusado de femicidio que indignó a Antofagasta

Tras una fallida audiencia de mediación familiar, el imputado habría ahorcado a la mujer. Luego llamó a un amigo y allí le contó de una extraña forma lo que sucedió.

Nacional

La insólita confesión telefónica de acusado de femicidio que indignó a Antofagasta

Por 7 de Abril de 2017

Fue el 3 abril cuando Lorena Carrasco Aguilera desapareció. Esto, según publica Radio Bío-Bío, ocurrió después de una audiencia de mediación ante los tribunales de familia en conjunto con un sujeto de iniciales J.R. La situación se dio porque la mujer tenía dos hijos con él, de 2 y 7 años.

Carrasco fue posteriormente encontrada muerta en un centro oftalmológico, después de que su familia presentara la denuncia por presunta desgracia. Falleció con 30 años.

Se detuvo a la pareja de Carrasco, y en la audiencia de formalización y control de detención, el Ministerio Público entregó antecedentes para justificar que J.R. es un peligro para la seguridad de la sociedad.

El persecutor Juan Castro relató que la mediación en sede Familia no llegó a buen resultado por múltiples desacuerdos. El sujeto trabajaba en el centro oftalmológico de calle Condell, lugar que propuso para que conversaran, y así intentar solucionar el conflicto.

Aparentemente, mientras que J.R. planteaba que quería pasar más tiempo con sus hijos, la mujer le habría comunicado que en cuanto terminara el proceso, se trasladaría a Santiago con ambos menores y su nueva pareja.

Al intentar salir del lugar, ella fue retenida por J.R., y el Ministerio Público relató que ahí, tras forcejear, la agarró del cuello y ambos cayeron al suelo. Comenzó a asfixiarla. Entonces, “se le apagó la tele” y sólo se dio cuenta de que estaba muerta un momento después.

J.R. habría permanecido cerca de una hora llorando al lado del cuerpo de la mujer, y luego lo trasladó a una bodega, para después deshacerse de su bolso.

Poco después, se tendría registro de una llamada telefónica de parte de J.R. a un amigo, al que le pidió que fuera al centro oftalmológico: “hueón, me pegué un condoro”, dijo apenas lo vio. “Le pegué, la asfixié y la ahorqué”, le explicó. Acto seguido, el amigo lo denunció a la 3era comisaría.

Finalmente el tribunal determinó decretar la prisión preventiva de J.R. por los 150 días que durará la investigación.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día