Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Óscar Guillermo Garretón: “La centro izquierda no está en condiciones de dar gobernabilidad sólida al país” Óscar Guillermo Garretón: “La centro izquierda no está en condiciones de dar gobernabilidad sólida al país”

El economista del PS y fundador del MAPU contó cómo es el estado de ánimo de Lagos tras su derrota, y cuál es para él el futuro de la Nueva Mayoría en el actual escenario: "Una manera de ser de la centro izquierda en Chile está terminando".

Nacional

Óscar Guillermo Garretón: “La centro izquierda no está en condiciones de dar gobernabilidad sólida al país”

Por 2 de Mayo de 2017

Si hay un personaje que ha vivido varios momentos de crisis en la izquierda chilena, es Óscar Guillermo Garretón. El economista de 73 años fue fundador y luego diputado del MAPU, uno de los partidos más radicales de la época de la UP, e incluso fue el líder de la facción más extrema de este partido.

Pero tras el golpe y después de haber vivido en Cuba, Francia y Argentina, Garretón fue paulatinamente acercándose al centro. Militó primero en el PPD y luego en el PS, y fue un colaborador clave en la transición y en los primeros gobiernos de la Concertación.

Hoy, esa coalición -que luego sumó al PC y fue re bautizada como la Nueva Mayoría- se encuentra en uno de sus momentos más complicados con la decisión de la DC ir directamente a primera vuelta, la irrupción del Frente Amplio, la caída de Lagos en el PS y la candidatura de un ex conductor de noticias que no pertenecía a la tradición política, Alejandro Guillier. 

Tras participar en un foro de la Universidad Andrés Bello, de la red Laureate, en el que compartió junto al ex ministro Herald Beyer y Carlos Ominami, Garretón conversó con El Dínamo sobre el presente de la coalición.

-¿Ha conversado con Ricardo Lagos tras la decisión del PS de optar por Guillier? 

-Sí. Y lo encontré súper animoso, más de lo que yo pensé. Él ya está pensando en cómo vendrá la cosa para adelante. No ha tenido ningún minuto para preocuparse en cobrar sentimientos, sino en el futuro. Yo le dije ‘sabís, quienes lleven tus ideas deben ser sub 40’. Porque el resto podremos colaborar, ayudar, aportar, pero creo que se requiere que otra generación tome esta cuestión.

-¿En qué situación queda la Nueva Mayoría luego de la derrota de Lagos, el apoyo de los partidos a Guillier, y la decisión de la DC de ir a primera vuelta?

– Yo tengo la impresión de que una manera de ser de la centro izquierda en Chile está terminando. Yo no podría decretar la muerte de la coalición porque podría ganar Guillier, que es el candidato más probable de la Nueva Mayoría. Lo que si yo creo es que eso solo prolonga una agonía. Lo que está abierto de ahora en adelante es si es posible o no reconstituir una centro izquierda distinta. Porque la verdad es que mi impresión es que no tiene hoy día condiciones, está demostrado, de dar una gobernabilidad contundente, sólida al país.

-¿Cuál es la manera de ser de la centro izquierda que está terminando?

-Son muchas cosas. Algunas tienen que ver con cosas bien profundas y largas. Hay discusiones a nivel global que hacen que la definiciones de centro, de izquierda y de derecha, que vienen de la revolución francesa, están quedando afuera (…) Por su parte la Nueva Mayoría ha vivido un proceso de hacerse cada vez más Estado dependiente. Y yo no logro entender la designación de Guillier como candidato si no es por la razón de que lo único que importaba es quién era el más competitivo para ganar. Independiente de que no tuviera ninguna idea planteada sobre lo que pensaba hacer en el país.

-Uno de los factores que podría amenazar a la Nueva Mayoría es la irrupción del Frente Amplio. ¿Qué impresión tiene de este nuevo actor político?

-Tengo la impresión de que el Frente Amplio es una cosa precaria. Reflejan un descontento con lo que ha sido el mundo de izquierda más tradicional tanto en lo político como en lo social. Hay un movimiento sindical fuera de la CUT por primera vez en décadas. Pero es un movimiento que está en formación, le costó juntar las firmas para inscribirse, no se inscribió en todas las regiones tampoco, ni el Partido Humanista, ni RD, ni los Liberales… también tienen tendencias al fraccionamiento, eso está demostrado. Y tengo la impresión de que los une más el rechazo a lo que existe que alguna propuesta consistente y coherente.

– Pero ya es un actor en la política nacional…

-Es una fuerza en formación pero que sin duda ya se convirtió en un actor. Y es un actor que está detonando procesos en otros actores. Hoy día con la aparición del Frente Amplio las divergencias al interior de la Nueva Mayoría tienden a agudizarse. Porque al final la Nueva Mayoría tiene que entrar a disputar un sector electoral que antes tenía monopolizado. Y para la DC que ese sea el perfil de la Nueva Mayoría es fatal.

-Se han hecho algunas comparaciones irónicas entre RD y el MAPU, aludiendo a que el movimiento de Jackson son los “MAPU con iphone”. ¿Ve algún parecido entre la épica de RD y el Frente Amplio con el MAPU?

-Es que son tiempos muy distintos. Puede haber parecidos en que muchos de los liderazgos provenían de la clase alta. Pero eso en mi tiempo era inevitable porque en la universidad solo había clase alta. Hoy día es un fenómeno distinto. ¿Por qué se produjo así? No lo sé. Cuando nosotros entramos a competir nadie nos regaló nada. En mi elección de diputado yo tuve que competir contra comunistas, socialistas, la Izquierda Cristiana, los radicales, todo lo que era esa coalición en ese tiempo. No me dieron un cupo. Bien por él, digo por Jackson, negoció bien. Pero son fenómenos distintos. Por otro lado nosotros entramos al gobierno cuando hubo gobierno de la Unidad Popular. No tuvimos un paso por otro gobierno distinto al que creíamos. Además creo que los temas y discusiones y programas de esa época no tienen nada que ver con los de ahora. Y si alguien quisiera reproducirlas, le recomendaría que lo pensara mejor y le diera una vuelta. 

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post