Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
La soterrada ofensiva para congelar a la Democracia Cristiana La soterrada ofensiva para congelar a la Democracia Cristiana

La guerra de declaraciones entre la falange y el resto de la Nueva Mayoría no ha cesado. Eso cerró toda posibilidad de un acuerdo parlamentario e incluso generó incomodidad con el Ejecutivo. Pese al conflicto, en la DC insisten en que el acuerdo se está diseñando.

Nacional

La soterrada ofensiva para congelar a la Democracia Cristiana

Por 5 de mayo de 2017

Este lunes a las 18:30 horas, el PPD tendrá un invitado estrella entre los participantes de su comisión política ampliada: el candidato presidencial del Partido Radical, el Partido Socialista y el Partido Comunista, Alejandro Guillier. El senador por Antofagasta llegará hasta ese lugar para que el partido conozca sus planteamientos programáticos y que con esto los 500 consejeros políticos, el sábado 13 de mayo, lo ratifiquen como la carta presidencial de la colectividad.

En el encuentro, además, el partido entregará a Guillier el documento programático que diseñaron hace meses para que “lo haga suyo”, entendiendo que al interior del PPD lo ven como “el legado de Ricardo Lagos”, quien bajó su candidatura hace algunas semanas, dejando huérfana su opción presidencial.

Este hecho marcará el inicio del cierre de una difícil negociación electoral dentro de la Nueva Mayoría y con ello el arrinconamiento prácticamente definitivo de la Democracia Cristiana, cuyos militantes determinaron llevar a su timonel, Carolina Goic, directo a la primera vuelta, desechando así la posibilidad de apoyar al abanderado con más respaldo. El problema -al menos para la DC- es que también quedaron excluidos del acuerdo por la lista parlamentaria.

El PR, el PS, el PPD y el PC definieron que como máximo los últimos días de mayo deberá estar cerrada la negociación o al menos “suficientemente avanzada”, según explica el timonel pepedé, Gonzalo Navarrete, definiendo la forma en que competirán y con quiénes. Esto se vio reforzado luego de que los cuatro partidos dieran por cerrada la posibilidad de que la DC adhiera a ésta -si mantienen la idea de llegar solos a la papeleta en noviembre-, quedando aislados y pendiendo de un hilo del gobierno en que aún son parte, una definición que en público y -sobre todo- en privado ha hecho aumentar la tensión.

La apuesta de la DC era que la Nueva Mayoría llevara dos candidatos presidenciales y dos listas parlamentarias, sobre todo porque la posibilidad de listas paralelas de candidatos al Congreso reduciría la pérdida de nombres ya instalados, en vista de que en esta elección habrá dos variantes que modificaron las reglas del juego: una, que al menos un 40% de la lista deben ser mujeres.

La otra apunta a que los distritos se fusionaron, por lo que muchos de los representantes que actualmente son vecinos de zona ahora deberán competir por uno o dos cupos. En el caso del PPD, por ejemplo, para lograr mantener sus senadores y subir desde la cámara a dos diputados, deberían tener además cinco mujeres candidatas. Manteniendo una lista unitaria de la NM, “las cifras no calzan”, explica el director del Centro de Análisis Político de la Universidad de Talca, Mauricio Morales.

Bajo esa lógica, dos listas parlamentarias -explica el experto- serían la mejor opción porque aumenta la oferta electoral al conglomerado, sobre todo para una DC cada vez más fuera del bloque y con una alta cantidad de partidos que buscan llevar sus nombres a un Senado y una Cámara sin binominal.

Pese a ello, la ofensiva de los partidos aliados ha sido insistente y frente a las cámaras, al menos, han descartado en varias oportunidades un acuerdo, que ya no hay posibilidad, que las condiciones no son óptimas.  Gonzalo Navarrete es uno de los que lo descarta: “Hoy no es posible un acuerdo con la DC”.

En privado, la postura de prácticamente todos los altos mandos de los partidos de la Nueva Mayoría es más radical y se busca congelar definitivamente a la Democracia Cristiana de todos los espacios políticos y eleccionarios.

Un alto dirigente del PS afirma que “la única posibilidad es que bajaran a Carolina Goic y se unieran a un candidato único, algo imposible; por lo tanto, no hay lista en conjunto”. 

El presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco -brazo derecho de Guillier al interior de la NM- ha sido aún más claro en el futuro que depara a la NM. “Nosotros hoy tenemos que armar una lista parlamentaria que apoye a Alejandro Guillier y la DC tendrá que armar una lista que apoye a Goic”, explicó Velasco a El Dínamo.

Agosto será un mes clave para las elecciones, cuando deban formalizarse ante el Servel los pactos electorales y la DC firme por el camino en solitario. De todos modos, de acuerdo a la normativa legal, todas las candidaturas se pueden bajar en el camino, incluso las con firmas. Sin embargo, los analistas explican que “sería un gran fracaso para Carolina Goic bajar su candidatura antes de esa fecha” porque significaría que su negociación durante estas semanas no fue exitosa, explica Ernesto Águila.

Ofensiva DC

La respuesta de la falange a esa ofensiva fue igual de decisiva: el lunes a las 9 de la mañana inscribirán a Goic en el Servicio Electoral como pre candidata presidencial. Las razones son varias: debido a que la NM no participará de las primarias, estar inscrita le permitirá comenzar a hacer formalmente una pre campaña, aunque sin propaganda; con ello también podrían ganar visibilidad y quitar espacio a Guillier, quien -como independiente- aún debe juntar 35 mil firmas para hacer lo mismo.

La inscripción de Carolina Goic es una manifestación política de que esta candidatura va en serio”, explica el jefe de campaña de la timonel DC, Pablo Badenier.

Pese a las duras declaraciones de sus compañeros de la NM y el trabajo que han venido haciendo sin la Democracia Cristiana, al interior de la falange no descartan que lograrán un acercamiento con el bloque y mantienen la confianza en que llegarán a un acuerdo parlamentario. Un miembro de la directiva asegura que no se desecha una lista en conjunto ni tampoco dos paralelas y que, de hecho, los secretarios generales de todas las colectividades de la NM están trabajando, soterradamente, en armar una lista que deje satisfechos a todos los partidos del bloque, algo que se contradice absolutamente a las declaraciones que este medio recogió en las cúpulas de los partidos del oficialismo. 

El diputado Víctor Torres -quien compitió para encabezar la presidencia de la DC como disidencia- afirma que “aún persiste en la necesidad” de proyectar la coalición y que “de todas maneras queda espacio” para negociar en los próximos días un acuerdo parlamentario, que incluya apoyo recíproco en segunda vuelta y “la generación de un espacio común entre los programas de ambos candidatos”.

“La DC desechó la idea de camino propio, lo que se traduce en la necesidad de generar acuerdo con otros partidos de la centroizquierda, y es lo que esperamos ocurra. De no resultar, finalmente, estaríamos frente a un escenario complejo para nuestro partido indudablemente”, afirma Torres.

En esa línea, la DC envió este jueves una declaración pública reafirmando que el partido ”se ubica en el espacio político de la centroizquierda”, en un claro mensaje a los que más resienten su protagonismo en el bloque. ”Somos partidarios de una nueva coalición de centro izquierda, renovada, dialogante y puesta al día, que cuente con un proyecto común”, afirma el documento de siente párrafos.

Finalmente, el texto incluye una ”invitación para concordar un pacto parlamentario y converger” en un candidato común para la segunda vuelta, reafirmando la propuesta inicial realizada por Carolina Goic.

La DC en el Ejecutivo

La situación al interior del Gobierno es otro tema que ha inquietado las aguas oficialistas. El paso al costado de la DC en la definición electoral molestó a los partidos aliados, lo que se tradujo en una queja al ministro del Interior, Mario Fernández, contra el intendente Claudio Orrego luego de su encendido discurso en la Junta Nacional falangista alentando el “camino propio”. Los presidentes de partido pidieron al jefe del gabinete ministerial que hubiera prudencia por parte de los funcionarios de gobierno.

La queja implicó que este jueves la Presidenta Michelle Bachelet llamara a un consejo de gabinete extraordinario en La Moneda donde, entre otras cosas, pidió “prescindencia” de los ministros y otros funcionarios en la campaña electoral y en la contingencia política.

A varios sorprendió también un llamado de la vocera de Gobierno, Paula Narváez, a “reorganizar” la relación de La Moneda con los partidos, luego de la definición de la DC, en un contexto donde Goic, presidenta de su partido, se ausentó del tradicional comité político de los lunes para, a la misma hora, reunirse con vecinos afectados por la paralización en la construcción del Hospital Sótero de Río.

“Es justamente parte de lo que estamos conversando, dado este nuevo escenario. Nosotros somos muy realistas en eso, nos damos cuenta de este nuevo contexto y en función de eso reorganizaremos las instancias de diálogo con los partidos”, afirmó Narváez el martes consultada por la continuidad de los comités como funcionan hoy.

Pese a las señales, en privado al interior del oficialismo, afirman que la carrera presidencial debe verse como un camino separado de lo que ocurre con el actual gobierno, al que llegaron como Nueva Mayoría. “No vamos a hacerle ese daño al gobierno al pedir algo así, porque también hay un compromiso con la ciudadanía de cumplir el programa”, explica otro socialista.

Misma visión tiene Mauricio Morales: “En un gobierno con bajo apoyo significaría más costos que beneficios que dejaran el oficialismo”. De hecho, al interior de la DC se evaluó cómo se percibiría esta posibilidad, aunque terminaron optando por no generar una crisis política al mismo gobierno que intenta subir poco en la aprobación en encuestas. “El único escenario de indisciplina de la DC donde podría ser que no se aprueben los proyectos del Gobierno para mostrar una distancia”, dice Morales.

Por su parte, Ernesto Águila dice que “se genera una señal contradictoria de la DC, porque en otras partes del mundo un quiebre de este tipo implica salidas”. “Donde queda espacio del partido para presionar es en los proyectos del Ejecutivo. Es poco probable que salgan del Gobierno pero sí que traben algunas iniciativas”, coincide Águila.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día