Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
El boom del litio: no todo lo que brilla es oro El boom del litio: no todo lo que brilla es oro

Hoy el litio es el protagonista de conversaciones, comisiones, seminarios de futuro y tema inevitable de la industria minera. Este mineral abunda en los salares de la 2da y 3ra Región, brilla en el mercado y despierta opiniones y pasiones, al extremo que algunos hablan del “nuevo oro blanco”, o del “nuevo sueldo de Chile”. Hay mucho de mito y exageración. Lo cierto es que se trata de un mercado en crecimiento, pero aún muy menor, y en el que Chile ha ido perdiendo liderazgo.

Nacional

El boom del litio: no todo lo que brilla es oro

Por 10 de Julio de 2017

El mercado mundial de los químicos de litio alcanzará unos US$2 mil millones durante 2017. Por otra parte, las visiones más optimistas hablan de tasas anuales de crecimiento en torno al 15%, con esto se podría proyectar que al 2025 las cifras de este mercado casi se cuadrupliquen.

Para poner el tamaño de esta industria en contexto, el año 2015 Chile exportó US$ 30.000 millones en cobre. Es decir, 15 veces más que la totalidad del actual mercado mundial de litio.

Es un mercado efectivamente en crecimiento por la gran demanda de baterías para autos eléctricos, y Chile puede tener mucho que decir al respecto. Según el USGS, posee alrededor del 50% de las reservas mundiales de litio, pero estas son muy abundantes.

El Salar de Atacama cuenta con características únicas y ventajas competitivas respecto de otras regiones del mundo. Por un lado, se encuentran altas concentraciones de litio que poseen sus salmueras, y por otro las condiciones climáticas y sus índices de evaporación -con gran estabilidad durante el año-, lo que permite realizar este proceso a un bajo costo. Si a ello le sumamos la cercanía que tiene con diferentes puertos del norte de nuestro país, sitúa al Salar de Atacama como la fuente más relevante para obtener litio a nivel mundial a un costo muy competitivo.

“En este momento, hay un crecimiento muy alto de la demanda a nivel mundial y eso ha hecho explotar el número de proyectos, existiendo alrededor de 400 iniciativas posibles de desarrollar. Se espera que la demanda sea efectivamente satisfecha por la oferta, y Chile tiene mucho que ofrecer en cuanto a la producción litio”, señaló Gustavo Lagos, académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Es efectivo que la demanda y el precio del hidróxido y del carbonato de litio han crecido en forma creciente y sostenida durante los últimos años, principalmente a causa de la mayor demanda para baterías de vehículos eléctricos y tecnología. Durante la última década, la industria del litio ha crecido alrededor de un 6% y los optimistas proyectan un crecimiento de un 18% para los próximos 8 años.

Bajo estos positivos augurios ¿podrá el litio convertirse en el sueldo de Chile? Por ahora es una quimera, pues se encuentra a años luz de los US$130 mil millones que hoy mueve la industria del cobre y también muy distante de los US$117 mil millones del oro.

Ni por más “debilitado” que parezca el mercado del cobre y “promisorio” que se nos presente el negocio del litio, las cifras de estos mercados son negocios de otra envergadura: Solo Codelco -con una participación cercana al 10% del mercado mundial- alcanza ventas anuales en torno a los US$11 mil 500 millones; casi 6 veces más que los US$2 mil millones que todo el mercado mundial del litio proyecta para 2017.

Asimismo, la principal aplicación del litio es en baterías de almacenamiento de energía eléctrica, muy demandadas por la industria tecnológica y automovilística. Sin embargo, el litio representa menos del 2% del costo de ellas, siendo un insumo muy menor. Es decir, pese a todo el entusiasmo por el litio, un dato central es que éste actúa en la acumulación de energía, pero no es la energía. Es el estanque de gasolina, pero no el combustible. O sea, no es posible pensar en un equivalente al petróleo.

Ahora bien, lo que sí es efectivo es que hace años Chile era el líder absoluto de este mercado y que hoy, según todos los indicadores, ha perdido su liderazgo.

En la última década hemos perdido un 13% de este mercado, que actualmente domina Australia, y en el que hace 10 años manejábamos el 51%.

Sonami, en el documento “Fundamentos y desafíos para el desarrollo minero”, expresa la razón de esta pérdida de liderazgo, apuntando en gran medida al status jurídico del litio en Chile. “De acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, el litio no es una sustancia susceptible de concesión, debido a que se consideró un elemento estratégico por motivos que hoy no son válidos”, señala, y luego explica: “Una característica de los bienes estratégicos es su escasez, situación que en el caso del litio no se produce. En este sentido, no existen razones para considerar al litio como un mineral estratégico. Es más, ningún país lo considera así, excepto Chile (…) De no haber cambios legales que promuevan la explotación de este recurso y mientras no se flexibilice su exploración y explotación, es muy probable que la nueva capacidad futura de procesamiento se instale en otros países como Australia, Estados Unidos, Canadá, China, Argentina o Bolivia”, finaliza el escrito.

Por ahora y en un futuro cercano, el litio no tiene cómo reemplazar el peso del cobre para el PIB de Chile. Sin embargo, estamos desaprovechando la gran oportunidad de liderar un mercado mundial en crecimiento y corremos el riesgo de que tecnologías alternativas reemplacen a la batería de litio… de que Chile haya visto pasar el tren, sin tener la voluntad de subirse al carro…

 

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día