Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Felipe Armas, precandidato de Evópoli: los empresarios “están llevando este país al comunismo” Felipe Armas, precandidato de Evópoli: los empresarios “están llevando este país al comunismo”

El partido que lidera Felipe Kast nominó al reconocido actor como su carta para el distrito 6. En esta entrevista se refiere a su propuesta, su mirada crítica sobre la izquierda, la cultura y Piñera, y adelanta: "Soy un anticomunista".

Nacional

Felipe Armas, precandidato de Evópoli: los empresarios “están llevando este país al comunismo”

Por 20 de julio de 2017

Fue hace 10 años que el actor Felipe Armas (59) tuvo sus primeros acercamientos a la política al asesorar a un grupo de parlamentarios. Por varios meses, a dos senadores y un diputado les hizo clases de oratoria y les enseñó a hablar en público. Esa cercanía, al año siguiente, significó que la senadora Lily Pérez lo invitara a ser candidato a concejal por Concón en las Municipales de 2008.

Armas en ese entonces militaba en Renovación Nacional y, aunque no fue electo -le faltaron 48 votos-, fue su primera experiencia en un escenario político y del que no se separó más. Cuando Sebastián Piñera asumió el Gobierno, el actor comenzó a asesorar en cultura al ex intendente Raúl Celis en Valparaíso. Luego, se trasladó a hacer lo mismo a la Cámara de Diputados como asesor del independiente Gaspar Rivas.

En ese entonces, al igual que Rivas, Felipe Armas renunció a RN, argumentando desilusión y que había gente que no tenía muy clara sus concepciones. Sólo hace un año se unió a Evópoli, a donde llegó por iniciativa propia. Llamó por teléfono, pidió militar y se ofreció como candidato a diputado. Hoy será la carta del partido en el distrito 6, que une a 26 comunas de la Región de Valparaíso.

“Vi que eran un partido de centro donde uno podía tener sus propias ideas y pertenecer a un conglomerado. Es una familia, son gente muy buena”, explica en conversación con El Dínamo y asegura que, pese a la cercanía con Lily Pérez, no se unió a Amplitud porque no lo sedujeron sus propuestas. “¿Qué proponían? Ni sé, marihuana libre y matrimonio gay, cosas que para mí no tienen ninguna importancia”, dice.

Felipe Armas asegura que, si es electo, su agenda estará enfocada en dos áreas: los adultos mayores y la salud, “que están muy dejados de la mano de Dios”. El actor afirma que para eso le quitaría un 12% del financiamiento que reciben las Fuerzas Armadas a través de la Ley Reservada del Cobre para inyectarlo en el sistema público. “Es una cuestión de platas”, dice.

Hoy hay muchas banderas de lucha; que los niños, que los gays, que las minorías de no sé qué cosa, pero los adultos mayores son dos millones 880 mil y te pueden dar vuelta cualquier elección, nadie se acuerda de ellos. No quiero tomar como lucha a los niños del Sename pero ¡1313 muertos! Al otro día teníamos el Bus de la Libertad, y al (Rolando) Jiménez y al pastor Soto -porque están los dos re locos- defendiendo una cuestión que es para minorías, no para mayorías, y con eso taparon todo lo del Sename. ¿Se han dado cuenta? Está todo tapado. En el verano, Chile se quema entero pero llegó Di Mondo y se acabó el problema”, analiza.

Derecha vs. izquierda

Felipe Armas habla de izquierda y derecha, que tiene amigos de ambos lados, pero que se declara un anti comunista, que la cultura es de izquierda, que se sintió discriminado por ser un actor de derecha y que a Sebastián Piñera le faltó “mano dura”.

“Yo siento que durante el gobierno de Piñera la izquierda manejó mucho las cosas igual porque la propia derecha no gobernó como debía. No se atrevió a gobernar, le dio vergüenza ser de derecha y a mí no me da vergüenza ser de derecha”, dice.

-¿Es común que les dé vergüenza?

-A algunos tontones les pasa, a mí no. A Evópoli no le pasa. Uno imagina a la derecha como un tipo con un puro echado para atrás viendo las ganancias y a la izquierda como un tipo con un charango, con un pelo largo, bonito y tocando a Mercedes Sosa. Ésas son caricaturas.  Y los empresarios, quiero decirlo claramente, no son de derecha ni de izquierda. Los grandes empresarios no tienen idealismo político, tienen bolsillo. Ellos, con su forma de ser y como lo han hecho, están llevando este país al comunismo.

-¿Los empresarios?

-¡Por supuesto! Porque hay muchos abusos de las empresas, como lo que pasó con Enel. No pusieron ni un vocero para decir lo que estaba pasando, les dio lo mismo porque tienen el control total. Si los empresarios quieren solo ganar plata, la gente se va a aburrir y este país se va a ir más al rojo. El comunismo se abre como una forma de solucionar todo esto y eso es falso. Son encantadores de serpientes. Te lo puedo probar con la investigación del Sename. Mi amigo Ramón Farías (diputado PPD) se la juega, y la señorita (Camila) Vallejo, que había alegado, por las cúpulas del partido vota en contra de la investigación. No les creo nada.

-¿Cuál es tu rollo con la izquierda?

-Me ha desilusionado la izquierda que lleva 26 años de gobierno, con cuatro de Piñera que fueron de centro izquierda o centro derecha, esa es la realidad, y no han podido hacer nada contra los empresarios. Van a decir que este Felipe Armas tiene un discurso anti izquierda… ¡No! Tengo un discurso humanista. Por eso habló de leyes para bajar el costo de vida a las personas, como mi propuesta de que los adultos mayores no paguen por sus entradas al teatro. Ahí van a ir todos, los pobres, los ricos; eso es integración. Los pobres no van a ir más al consultorio médico el fin de semana, porque van a tener con qué entretenerse yendo al teatro con sus señoras. Y los ricos van a ir, sin pagar, pero va a haber publicidad para ellos: autos Jaguars o Jeep, los que sean; entonces, esas empresas van a auspiciar y de ahí sacamos el dinero para financiarlo. Eso es integración.

-¿No es una visión elitista y centralista? El acceso a la cultura no es igual en todo el país.

-Al vivir en el campo o en el sur no necesitas ir al teatro porque ya es maravilloso estar ahí. Te vas al monte o no sé. Esto es para Santiago y las grandes ciudades. Si tú me decís que hay un señor ermitaño o en una montaña o que vive de sus patos en una granja, qué le va a interesar ir al teatro. Esos gallos son los más felices del mundo en general. Lo que yo necesito es que el santiaguino, el gallo de las ciudades o el que está en zonas rurales, en Los Andes, en San Felipe, pueda ir al teatro.

“La izquierda monopoliza la cultura”

-Siempre se dice que el mundo de la cultura es de izquierda. ¿Es un mito?

-No, es así. Yo nunca me abandericé por la izquierda -salvo cuando voté por el No- y eso me costó caro en mi carrera, aunque me lo nieguen. Hubo varios rechazos que tenían que ver con la posición política de uno. Además yo soy hijo de militar y aunque mi papá no estuvo en el golpe militar, un camarógrafo me dijo una vez, nunca me voy a olvidar: “Tu papá y tú tienen las manos manchadas con sangre”. Por supuesto que no te voy a decir lo que yo le dije, para que no lo pongas acá, porque lo dejé calladito.

-¿Te sentiste discriminado?

-Un poco. Aunque hay mucha más discriminación en la música. Una vez, cuando estaba en la Intendencia, quise llevar a los Huasos Quincheros, que me gustan mucho. A mí no me gusta Violeta Parra, para nada; de Víctor Jara me gusta una canción; pero sí me gusta Pedro Messone. Y me dijeron que los Huasos Quincheros no porque habían estado en la época del gobierno militar. ¡Y eso me respondieron en el gobierno de Sebastián Piñera, poh! Ahí los rechazaron. No tiene explicación para mí. Lo mismo con Messone. Me di cuenta de que la izquierda es mucho más discriminadora que la propia derecha.

-¿Hay un monopolio de la cultura?

-Sí, porque la cultura es taaan importante en la mente de las personas, que es un capital gigante para el futuro. Si tú a la gente la idiotizas, la puedes manejar fácilmente. Te pongo un caso: tengo alumnos de teatro en Colina y yo les pregunto por la historia de Chile y no saben, Pero tú les preguntas por Violeta Parra y se saben la vida completa. ¿Los Huasos Quincheros? Nadie. Los han hecho desaparecer. Es una cosa que hacía Adolf Hitler, que no era nada de tonto, sino que loco. Y Goebbels lo sabía: si tú penetras la mente de los niños, de aquí a 50 años, este país va a ser absolutamente comunista. La izquierda es muy culta, voy a ser bien honesto. Es lectora, lee, se prepara, le gusta Gramsci, le gusta Marx.

Por ejemplo, Ramón Farías es muy correcto y le encuentro toda la razón; la Camila (Vallejo), que es muy bonita, es comunista.

-¿La derecha no es culta?

-Yo siento que no están siendo cultos, perdieron la cultura. Tú hablas con una persona que es bien de derecha y les preguntas cosas que son obvias y no tienen idea. Les preguntas cuántas Constituciones hemos tenido en Chile y no tienen idea. Y eso pasa porque la izquierda se ha tomado la cultura completamente, poh. Te voy a decir algo para que lo sepa la gente: yo no soy anti izquierda, pero sí soy anti comunista. Ellos no son iguales. Por ejemplo, Ramón Farías es muy correcto y le encuentro toda la razón; la Camila (Vallejo), que es muy bonita, es comunista.

-¿Y cómo se diferencian, qué hacen tan distinto?

-Que Ramón dice algo y lo sigue. La Camila habla para el público de estas atrocidades del Sename y después vota en contra. Se produce una paradoja muy grande en el comunismo, al menos en Chile, porque no conozco el comunismo de Venezuela, Rusia, de China, a lo mejor son felices. A lo mejor los rusos eran tan felices que para amargarse se tiraron al sistema capitalista, o para amargarse pusieron una valla lleno de cables que te sacan los ojos cuando tratas de salir. O los mataban, porque eran tan felices… jajaja

“Faltó mano dura”

-¿Por qué hoy salen del clóset tantos actores que antes no decían que eran de derecha?

-Bueno, pero pasó que a Luciano Cruz Coke nunca más lo llamaron de ninguna teleserie y eso que le gustaba a las mujeres y es buen actor. Eso pasa porque es de derecha, ¡obvio! Hoy las áreas dramáticas de los canales están manejadas por gente de izquierda.

-¿Y por qué se están acercando a la política?

-Los actores de izquierda y de derecha somos idealistas. Hoy tengo 59 años y cuando miras para atrás tu vida te preguntas: qué hiciste por la gente realmente. Un amigo doctor me decía que les había entregado entretención. Eso es verdad. Pero los actores vemos que los políticos de carrera no han logrado nada e ilusionadamente creemos que podemos lograr un mundo mejor, de ambos lados, de izquierda y de derecha.

-Hablas harto de izquierda y de derecha. ¿Ves todo tan polarizado?

-Evópoli está más en el centro objetivo y perseguimos que Chile tenga una economía de mercado pero que sea social de mercado y no de libre mercado solamente. Si no, realmente vamos a llevar a este país al rojo y no quiero eso, porque yo viví el 73. Sin embargo, como en todas las cosas de centro, te puedes caer para uno u otro lado. Estar en el centro es lo más difícil en el mundo.

-¿La DC es de centro?

-No, ellos van a ir donde les convenga. Los que más echaron trigo a los militares para el golpe fue la DC, más que el Partido Nacional de esa época y después eran santas palomas. Porque ellos querían el gobierno para ellos y al general le gustó la cuestión jajaja. Y dijo “Señores, yo de aquí no me voy” (dice, imitando a Pinochet). Toda la gente que lea esta entrevista, háganse una introspección y recuerden que primero somos humanos, que la idea que tuvo Marx y Gramsci era buena, pero descontaron que el ser humano es un ser muy egoísta. Los jipis y la Revolución de las Flores no funcionaron por algo. Tú sabes que como era el amor libre, tenías que prestarme a tu polola porque me gustó mucho, estoy con ella un ratito, y no funcionó poh. Las peleas eran a cuchillos y a balazos en Estados Unidos entre los jipis, no eran na’ flores las que se tiraban. Y no funcionó porque el ser humano es imperfecto.

-¿Cómo evalúas a Sebastián Piñera?

-Tuvo algunos problemas importantes. A mí me gustó el gobierno de Ricardo Lagos porque era autoritario. Cuando pararon los buses en la Alameda, ¿qué hizo Lagos? Los metió presos. Y yo sentí que Sebastián Piñera quería ser amigo de todo el mundo, le faltó convencimiento de que tenía que ser fuerte para gobernar. Cuando mataron a los Luchsinger Mackay, yo hubiera puesto inmediatamente la Ley de Seguridad Interior del Estado. Ahora Piñera habla de terrorismo en el sur, pero en esa época no. Tiene que ser autoritario para gobernar.

-¿Faltó “mano dura”?

-Faltó una mano fuerte, porque fíjate que los mapuche no están metidos en esta cuestión. La CAM son unos pocos y estamos estigmatizando a todo el pueblo mapuche, si ellos son personas buenas que viven de su campo. Mira, para los animalistas, se los mando a decir, acaban de quemar vivos a seis caballos en el sur, por lo que espero que hagan algo, porque estos están ahí cuando hay un perrito herido en la calle. Como la propiedad privada del sur vale nada, ¿valdrá la vida de esos pobres seis caballos? Es un mensaje que les mando.

Sí al matrimonio igualitario, no a la adopción

-Piñera es más conservador que Evópoli. ¿De quién estás más cerca?

-Yo estoy más de acuerdo con Sebastián Piñera, en algunos sentidos, que con Evópoli. Hay que entender, aunque se enojen, me da lo mismo, que yo tengo casi 60 años y nací en un mundo distinto. Yo he hablado con mucha gente de izquierda y de derecha, e, incluso, homosexuales y lesbianas, que me dicen que casi se están poniendo homofóbicos por esta dictadura de las ideas. Yo tengo todo el derecho a disentir.

-¿Apoyas el matrimonio igualitario?

-Estoy de acuerdo en que se puedan casar pero hay muchos estudios que yo he leído, como los de Camille Paglia, que habla de que los niños criados por parejas homosexuales no quedan bien, para nada, van mal. Ella es lesbiana y pertenece a la Universidad de Yale, y está diciendo que el lesbianismo y homosexualismo no es para nada normal. Es una cosa contra natura. Yo no digo que esta gente esté loca, sino que lo que digo es que para mi forma de ver las cosas, porque yo creo que unión sexual produce un hijo poh. Pero entre gays y lesbianas no, tienen que usar otra persona. O sea, no es natural.

-Pero tú candidato en las primarias, Felipe Kast, y tu partido piensan totalmente opuesto a eso…

-Sí, pero yo hablé con ellos. Evópoli es súper amplio y abierto, no es un partido dictatorial, no es el Partido Comunista. Yo les dije antes de entrar: yo soy así y asá. Si tengo que ser políticamente correcto, prefiero no ser diputado. Porque si después cambio de opinión y me reclaman, van a poder mandarme a la cresta y yo no aguanto que nadie me mande a la cresta, ¡nadie!

-¿Estás a favor o en contra de las tres causales de aborto? Felipe Kast lo rechaza.

-Yo estoy a favor. Felipe es un hombre joven y súper idealista, pero yo creo que una mujer violada tiene el derecho a elegir no tener ¡el hijo del violador! Porque las mujeres no son envases, son seres humanos también. El aborto libre no, porque se presta para casos cuando alguien está pololeando y pierde al pololo, se va con otra, y ella tiene un mes de embarazo, entonces dice “quiero abortar”. ¿Y el que está aquí? (apunta a su estómago) No, poh. El aborto libre no.

-Frente a la legalización de la marihuana, ¿cuál es tu postura?

-Hay gente como Ana María Gazmuri que dice que quita dolores y me he juntado con médicos que están en contra de esto, que dicen que la marihuana es un preámbulo para las drogas fuertes. ¿Tú sabes que un tipo que está al volante con marihuana en el cuerpo es peor y más peligroso que un tipo que está con alcohol? La marihuana te produce un estado de ensoñación muy fuerte, mientras que el alcohol te produce mareo. Pero está está estudiado, ¡está estudiado! Entonces, sí, legalicemos, pero que al tipo que lo pillen manejando con marihuana, que pierda por un año o dos su licencia de conducir. Si le ponemos a la marihuana los mismos “parelé” que el alcohol, perfecto.

-¿Tú la has probado?

-Una vez me pasó una cosa atroz. Yo nunca la he probado porque no me gustan las drogas de ningún tipo, porque pareciera que yo produzco esta droga solo porque ando todo el día con energía. Pero una vez me intoxiqué, la gente se va a reír. Había un queque de chocolate exquisito y me lo comí entero. Me dijeron “Cuidaaaado, que ese queque tiene marihuana y es colombiano” o no sé qué cosa. Yo les dije que a mí no me pasaba nada. En media hora estaba pegado al techo y estuve así 36 horas, totalmente intoxicado y deprimido. Empecé a ver cosas que no había, porque dicen que la marihuana no produce visiones, pero sí produce. Veía un globo gigante que pasaba por la pieza, que tenía luces LED y que tenía forma de un dinosaurio.

Frente al LGBT

-¿Qué te pareció el polémico “Bus de la Libertad”?

-Fue un excelente tapaboca para lo del Sename jajaja. Por un lado, se tapó todo el problema del Sename, pero, perdóname, estoy totalmente de acuerdo con que salgan los señores del bus. ¿Tú dices que es el bus del odio? No, no es el bus del odio. Es el bus de una opinión distinta. No puede haber dictadura de las ideas en este país, porque entonces dígannos que estamos en dictadura, poh. Que si uno no piensa igual, lo pueden meter preso o lo que sea. Tiene todo el derecho un bus naranja de dar vueltas por Santiago, no hay ningún odio en eso.

-¿Aunque comparta mensajes que pueden hacer daño a un grupo, por ejemplo, a las personas transgénero?

-Es que ellos también tienen mensajes que pueden hacer daño al otro grupo. Afectan a los papás de los niños cuando dicen “queremos adoptar hijos” y los papás se sienten mal con eso, también los están atacando. Si no están solamente siendo atacados ellos. Además, ¿te cuento algo? Son minorías sexuales, no mayorías. Hay problemas más importantes en Chile que esos. (Rolando) Jiménez fue tonto, no fue inteligente. Si hubieran dejado que el bus pasara sin ningún problema, nadie sabría qué era ese ridículo bus naranja. ¡Pero como le pone y al Jiménez le gusta aparecer…!

-Concretamente, ¿cuáles son esos mensajes de odio que rechazas de esta contraparte?

-El mensaje de odio es decir que los otros son odiosos, que los otros están equivocados. Porque si tú dices que ese bus de la Marcela Aranda está equivocado y son el bus del odio, estás tirando todo tu odio a esa gente que piensa diferente. Ellos están con dictaduras del pensamiento. Yo no pienso eso.

-¿Y qué pasa con las personas transgénero?

-Ese es un problema que antes no se veía. Es un problema digno de estudios.

-De hecho, hay bastantes estudios…

-Debe haber. Yo no me he preocupado mucho de eso. Los problemas de la homosexualidad y el transgénero no se ven muchos para ser sincero. Hay que atacar los problemas de la sociedad completa, no de minorías. Porque entonces los presidentes tendrían que elegirlos las minorías. Votemos y el que saca menos votos es Presidente. Pero no es así. Los adultos mayores son una gran mayoría, casi tres millones y no creo que haya tres millones de transexuales. Yo he pensado ¿por qué las cosas pasan en la naturaleza? Con la esperanza de vida actual, tenemos una tasa de natalidad muy alta. A lo mejor esta proliferación de la homosexualidad es también una manera de detener la sobrepoblación.

-Eso implicaría que la homosexualidad es natural y no “antinatura”, como decías antes…

-La Tierra es un planeta inteligente y, si fuera así, yo tendría que tragarme mis palabras y decir que es algo que finalmente va a ser natural y estoy dispuesto a tragarme mis palabras, porque uno qué verdad tiene. Yo digo lo que pienso en este momento. Pero que los gay tengan in vitro, no poh. No, no más.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día