Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Eduardo Artés: “Camila Vallejo se domesticó dentro del Parlamento burgués existente” Eduardo Artés: “Camila Vallejo se domesticó dentro del Parlamento burgués existente”

El candidato presidencial explica su programa de gobierno, su visión de sociedad, sus dardos al PC dentro de la Nueva Mayoría y al Frente Amplio. Además, explica por qué Corea del Norte no es lo que se afirma.

Nacional

Eduardo Artés: “Camila Vallejo se domesticó dentro del Parlamento burgués existente”

Por 29 de agosto de 2017

La última semana de Eduardo Artés ha sido intensa. Desde que se cumplió el plazo para inscribir las candidaturas presidenciales y parlamentarias el lunes pasado, el abanderado de la Unión Patriótica -partido que se origina en el antiguo Partido Comunista Acción Proletaria- ha estado corriendo por distintas ciudades y dando entrevistas a varios medios.

Poco o nada se sabía de este profesor de 65 años jubilado, pese a que su candidatura fue inscrita ante el Servicio Electoral el 22 de julio pasado antes que cualquier otro; sin embargo, sus posturas a favor del régimen de Corea del Norte o de Venezuela y ser un duro crítico de la izquierda chilena lo colocaron como una figura destacada en la contienda electoral que se avecina.

En conversación con El Dínamo, Artés explica su programa de gobierno, su visión de sociedad, sus dardos al Partido Comunista dentro de la Nueva Mayoría y al Frente Amplio, y explica por qué Norcorea no es lo que se afirma.

-¿Cuál es la propuesta que hace su candidatura?

-La hemos denominado “A refundar Chile”. Consideramos que Chile cómo está es un país que lamentablemente está cautivo en manos de un modelo neoliberal, que permite que un 5% se apropie de los recursos, la ganancia y el trabajo de la gran mayoría. Y eso se ve en las pensiones, en la salud, educación; no hay ninguna área que no sea un negocio. Nos levantamos contra esa lógica y planteamos una Asamblea Constituyente, porque consideramos que en este país se puso una imposición mediante una dictadura militar en todos los aspectos.

-La mayoría de sus planteamientos en el programa de gobierno coinciden bastante con otras candidaturas de izquierda. ¿Qué lo diferencia del resto?

-En una lectura rápida, se piensa que hay coincidencias, pero si profundizas verás que no las hay. Por ejemplo, en el tema de la renacionalización de los recursos naturales, Alberto Mayol era el que tenía más avanzada esa propuesta y planteaba que se compraba un 20% de la propiedad de las empresas extranjeras mineras. Nosotros no planteamos comprar un 20%, planteamos renacionalizar todos los recursos naturales sin pago…

-¿Una expropiación sin pago?

-Exactamente. Eso fue lo que se hizo el 11 de junio de 1971 con Salvador Allende, cuando él dice a ver cuánto ustedes han invertido, veamos el nivel de ganancia que han tenido todos estos años y, claro, está sobrepagado y ya se han llevado una ganancia enorme. Ahí ves algo que parece que fuera igual, pero es profundamente distinto. En educación sostenemos que ésta debe ser laica, gratuita y en todos sus niveles. Nosotros no estamos de acuerdo con la educación privada. El Frente Amplio sí plantea un área de educación privada mediante subvenciones.

-Sólo educación pública, entonces…

-Así es. En salud tenemos varias medidas concretas. Hoy mueren dos mil personas al año por estar en lista de espera y para eso tenemos un plan inmediato de urgencia: obligar que clínicas privadas y los hospitales de las Fuerzas Armadas cumplan un rol social y atiendan de una para terminar con la lista. ¡Y que alguien diga que no hay recursos! Las isapres acaban de tener una ganancia de 132% en relación al semestre pasado. Sobre esas ganancias que ya habían tenido. ¡Es espectacular cómo nos meten las manos al bolsillo! Respecto a la falta de profesionales de salud, planteamos una formación de profesionales donde estos se puedan perfeccionar académicamente e ir llegando a nuevos niveles, que un auxiliar médico pueda llegar a ser cirujano, por qué no. Estamos por una nueva salud al servicio de todos y también pública, terminando con la salud privada.

-¿También es mediante expropiación sin pago?

-O sea, las isapres con todas las ganancias que han tenido no hay ninguna duda de que sus administradores tienen grandes ganancias personales. Sin duda que eso es sin pago. No estamos hablando de expropiar una consulta privada, eso es una caricatura. En absoluto. Lo que se expropiaría son las clínicas y los grandes negocios que hay en la salud, porque hay una cadena y colusión en torno a esto. Es lo que pasa con las farmacias. Nosotros somos partidarios de instalar una cadena nacional de farmacias estatales sin fines de lucro, donde se venda la cantidad, la calidad y a un precio costo, no como sucede hoy donde se paga hasta un mil por ciento.

“Respetamos a los que les gusta el matrimonio”

-¿Cómo se para su candidatura frente al empresariado, los monopolios y los grandes empresarios?

-Nuestra propuesta es gigante y no está determinada solamente por los resultados del 19 de noviembre, sino que apostamos por una refundación de Chile, con una masa gigante que nos lleve hacia allá. Si el 19 salimos electos o pasamos a segunda vuelta, significa que hay una actitud de la gente de cambio profundo y estructural, poniendo al pueblo en el centro. Eso es lo más democrático que puede haber, porque buscamos despertar al pueblo como lo ha hecho No+AFP, los estudiantes, los pueblos originarios. Con lo que hoy existe, es difícil hacer cambios porque el poder lo tienen ellos (empresarios); si la gente vota por nosotros, se toma el poder en sus manos.

-¿Y cómo se toma el poder en las manos?

-Con la movilización y con la forma de lucha que la realidad imponga. Vale decir, si la gente que hoy detenta el poder, reprime a la gente que emerge y se hace dueña de su propio destino, el pueblo tendrá derecho a ver la manera. Rodeará el Parlamento, La Moneda, formas más o menos pacíficas. Dependerá de la reacción de quien defienda algo que es ilícito e injusto, que es legal, de expropiación a los trabajadores en beneficio de algunos.

-Frente a derechos LGBT, aborto y libertades valóricas, ¿qué postura tiene usted? Se ha declarado defensor del modelo de Corea del Norte y allí hay poco espacio para éstas.

-En Corea existe el aborto, pero muy poco. ¿Por qué? Porque la sociedad no es abortiva como la sociedad chilena en su conjunto. Cualquier pareja que tenga un hijo o dos, al tercer hijo piensa cómo hacer un aborto porque no hay cómo criarlo, cómo están las lucas para que vaya al estudio y viva. Allá no. Las causas para abortar en Corea son las menos. Es una sociedad muy solidaria, donde hay respeto por el ser humano. Claro que existen uno que otro problema donde cometen barbaridades, pero no existe ni la cantidad de violaciones o situaciones que conocemos acá. Y segundo, el Estado acompaña todo aquello, con asistencia sicológica y de calidad, no como acá. Yo estoy de acuerdo con el aborto a cualquier evento, determinado por la mujer o la pareja, cómo ellos lo determinen. Pero en una sociedad como la que nosotros planteamos seguramente va a haber muy pocos abortos. Es cínico que algunos señores rasguen vestidura y digan que son provida, porque no tienen idea de las dificultades que significa criar a niños con las dificultades que implica para una mujer, por ejemplo, levantarse todos los días a las cinco de la mañana para salir a las seis de la casa y viajar dos horas a trabajar al sector oriente. De eso debieran preocuparse.

-Este lunes la Presidenta Bachelet puso su firma en el proyecto de matrimonio igualitario. ¿Qué le parece?

-La Presidenta, al igual que toda la sociedad, hace una serie de cosas que son de grandes transformaciones y no es tan así. Para nosotros y para mí en particular, se debe respetar en toda su dignidad el ser humano y no puede haber ninguna discriminación odiosa. Ninguna. El matrimonio igualitario nos parece bien porque en esta sociedad el matrimonio se valoriza de una forma determinada. Para mí tiene un valor distinto, pero respetamos a los que les gusta el matrimonio.

-¿Usted es casado?

-Soy casado pero separado de hecho hace más de 20 ó 25 años. Como las leyes nunca me han gustado mucho, la verdad es que nunca he ido a hacer los trámites para ello.

“El PC giró a la derecha”

-El Partido Comunista se unió a la Nueva Mayoría en 2013 ante el arribo de Michelle Bachelet a Chile. ¿Cómo observó ese hecho?

La directiva del Partido Comunista de Chile, desgraciadamente, pasó por encima del deseo de la militancia, de lo que es los principios que dice sostener y se integró a un sistema anti obrero, anti popular y pro imperialista. Es gravísimo porque han tomado una decisión que no puede ser justificada por ningún punto de vista, porque alguien podría decir que están en el gobierno porque esto significa al menos una mejor calidad de vida para las personas, pero no es así. La acumulación de dinero en pocas manos es espectacular, las condiciones de vida de los trabajadores es de no creer. El sueldo mínimo está en 270 mil pesos. Estudios plantean que más de la mitad de la gente vive rodeando los 300 mil pesos. Cómo se justifica que un partido que se reclama de los trabajadores permita aquello.

-¿No puede entenderse como estratégico ingresar al gobierno y pretender realizar transformaciones desde dentro, que hacerlo desde una izquierda sin incidencia?

-No es que el PC haya hecho girar a la Nueva Mayoría a la izquierda, sino que ellos han sido girados hacia la derecha. Han sido sumados y no han sumado para una política distinta. Nadie puede verlo de una forma distinta…

-¿Qué le han parecidos las figuras nuevas que le dieron un aire fresco al PC? Como Camila Vallejo o Karol Cariola.

-De la Camila Vallejo yo opino lo que opina la gente: en un momento determinado pensaron que eran, guardando las distancias, la reencarnación de Gladys Marín y tuvo un gran apoyo. Pero hoy la gente siente una gran decepción en relación a Camila Vallejo y ¡es muy fuerte! Cuando aparece la gente chifla, jode, y eso dice relación a que ella se domesticó dentro del Parlamento burgués existente. No tuvo una pelea, un enfrentamiento, sino que siempre en los marcos que le permitía la política oficial de la Nueva Mayoría. Eso le ha jugado en contra en lo personal y ha defraudado el deseo y esperanza de miles de personas.

-¿Cree que el Frente Amplio es un referente de izquierda hoy?

-El Frente Amplio es una variante de la Nueva Mayoría. Se habla de que un 18% estaría apoyando a Guillier y un 18% de Beatriz Sánchez, que se pasan de aquí para allá y que se disputan el mismo espacio porque son lo mismo. Son los hijos rebeldes de la Nueva Mayoría, los nietos de Aylwin. Ellos no van tras un proyecto de transformaciones profundas, es un sector que busca un espacio para poder hacer política donde los viejos no lo permiten. No hay ninguna diferencia en lo ideológico y político, es un problema generacional. Ellos vienen en reemplazo de los Girardi, los Andrade; no es otra cosa.

-Hoy, ¿quien representa a la izquierda, a su juicio?

-Nuestra candidatura de Unión Patriótica la representa indiscutiblemente. El seno de UPA es el Partido Comunista Acción Proletaria, pero también está el Partido Constituyente y Avanzar, que formaron parte del Frente Amplio hasta hace poquito. Ellos hablan de un defraude porque como muchos pensaron que era posible tener una posición de izquierda desde el Frente Amplio, pero al no concretarse eso fueron rectificando y asumiendo esta posición. Lo mismo pasa con un sector de los socialistas allendistas, que hoy están con nosotros. Además, muchas personas a título individual. Dentro del Frente Amplio hay gente honesta que busca una salida de cambios más estructurales y no solo hacer un recambio de lo que hay.

-¿Cómo evalúa los últimos cuatro años de reformas políticas?

-Todo es más de lo mismo, dar la vuelta al perro para caer en la misma situación. Por ejemplo, una de las propuestas de Bachelet era terminar con Punta Peuco, lo cual es bueno para Til Til porque hay mucha basura y estos personajes son una basura muy mal oliente. Decide llevárselos a Colina I, pero allí remodelan la antigua enfermería con baño privado, en alguna medida reproduciendo las condiciones que estaban en Punta Peuco, incumpliendo el compromiso de llevarlo con los restantes reclusos. Eso no es lo normal. Los otros reclusos ahora debieran exigir esas condiciones si es que son las normales.

Con esto quiero decir que eso se da en todo. En la reforma educacional, cuando se plantea desmunicipalizar en el fondo es mantener la educación privada, con la figura del sostenedor y las subvenciones. En la Tributaria, el trabajador sigue siendo quien lleva la carga del impuesto, mientras que nosotros planteamos que se pague sobre un millón de pesos y que los que ganan más paguen un impuesto mucho más alto. En las pensiones, se habla un 5% más y no tocar a las AFP, para que nadie diga nada.

“Corea del Norte tiene una sociedad muy sana”

-¿Cómo describe usted que es la sociedad en Corea del Norte?

-Entiendo que la gente esté contra Corea del Norte porque es un ejemplo muy malo para occidente, donde hay independencia y no dependen de ni del FMI ni nadie. Es autosuficiente. No aceptan que nadie les diga cómo deben vivir, tener su sistema social o político, demuestran que una sociedad sin propiedad privada sobre los medios de producción puede existir exitosamente. Hoy tienen educación, salud y vivienda gratuita, trabajan hasta el día jueves, el viernes es un día de trabajo voluntario. Las mujeres jubilan a los 50 años, los hombres a los 55. Un parlamentario gana menos que un campesino, la diferencia de sueldos es bajísima, por lo que la forma de vida es muy similar entre todos. Es una sociedad muy sana. Se entiende como una libertad colectiva.

Hay elecciones cada cinco años, pero el líder supremo es inamovible. ¿No se entiende eso como una dictadura?

No es inamovible. Él se somete a las elecciones. Kim Jong-un fue electo en la asamblea popular y él inclusive no es el jefe de Estado, sino que el primer secretario del partido y el comandante supremo de las Fuerzas Armadas. Hay varios dirigentes del Estado, pero como es el jefe del partido es quien se muestra hacia afuera. Y las decisiones se toman en forma colectiva, de manera colegiada. Él no es el líder por razones sanguíneas, sino que lo han decido organismos colegiados, donde la gente votó por él y le permitió ser parte de la asamblea.

La imagen clásica de Corea del Norte en occidente es de una sociedad estructurada y sometida. ¿A su juicio, no es así?

En absoluto. Es una sociedad ordenada. Llevan 65 años en estado de guerra. Me gustaría ver una potencia como Estados Unidos, donde se realizan dos veces al año ejercicios combinados de tropas de Corea del Sur, Australia y hasta de Colombia, amenazando la integridad de Corea del Norte, con una agresión permanente porque ese modelo de sociedad distinta les molesta. Ese modelo se ha construido en condiciones de un cerco, del estado de guerra, de agresión permanente, con una cultura determinada con influencias budistas, por lo tanto, es una forma que le funciona muy bien y apropiado para ello. No es que eso sea algo que puedas llegar y copiar a otro lado. Se hacen caricaturas y que digan que Artés o Unión Patriótica quieren hacer lo mismo que en Corea del Norte en Chile. Eso es una barbaridad absoluta. Los mismos coreanos me dirían “compañero, vaya al siquiatra, usted está mal”. Es imposible que en la realidad y características de Chile usted haga aquello porque incluso la sociedad nueva que nosotros pensamos tiene expresiones distinta.

-Hubo videos de una joven que “escapó” de ese país, otros reportajes que hablan de miles de personas que han logrado salir de Corea del Norte. ¿Nada de eso es real o es parte de una campaña?

-Yo creo que en cualquier sistema, hasta el más democrático, nadie puede hacer algo que deje contentos a todos. Creo que de cualquier manera siempre hay alguien que no le guste y que trate de irse y trate de cambiar las cosas. Quizás cuando no existan las clases sociales ahí vamos a conversar sobre la estética o qué se yo, pero siempre va a haber contradicciones porque eso mueve la sociedad. Allá hay democracia interna, porque se debate en el seno de los trabajadores. El Parlamento allá es distinto, donde vemos un espectáculo entre senadores y diputados; en Corea del Norte se discuten los proyectos desde abajo, en las bases, y como representantes del pueblo llevan la opinión arriba. Por eso parecen hasta fomes las reuniones de la asamblea porque ya llegan con un mandato, que se dio en la base y no en el show.

Hoy existen tres coreas, aunque la gente piensa que hay dos. Corea del Sur, la República Democrática Popular de Corea y Corea Interior, que es una parte de China. Hay algunos que han salido de Corea y luego quieren volver, es un drama enorme.

-¿Y pueden volver?

-Corea del Sur no les permite volver al Norte. Cuando se muere Kim Jong-il, una de las medidas que toman es abrir las fronteras para que todo coreano del sur pueda rendir homenaje póstumo, pero fueron ellos los que no quisieron abrir la frontera. Un régimen que es débil no hace eso y no abre la puerta. Algunos lo hicieron desde otros lados y hay un caso de un pastor cristiano que fue detenido y encarcelado por diez años por las autoridades del sur cuando regresó porque significa conciliar con el enemigo. A ese nivel son las cosas. Si uno le hace caso a la prensa basura que habla de que mataron al ministro de Defensa, que lo pusieron en un cañón y lo dispararon y al mes siguiente aparece ese ministro en Rusia dictando una conferencia. O la novia de Kim il-Sung que también la habían asesinado y después aparece cantando en un grupo musical a los dos meses. ¡Y eso sí que no se desmiente!

-¿Qué le parece que Corea del Norte dispare misiles periódicamente?

-¡Me parece normal! Estados Unidos dispara yo creo que una vez a la semana misiles probando distintas armas y tienen una capacidad nuclear que podría partir al planeta 500 veces. Tendrá más de siete mil armas nucleares y se preocupan porque Norcorea tiene dos o tres y porque está ensayando un cohete que llega más allá o más acá. Lo hacen como una medida defensiva y están en su derecho.

-¿Y no puede entenderse como amenazas?

-¡Entonces Estados Unidos amenaza todos los días, cada segundo y a todo el mundo! Y nadie dice que es una amenaza porque está más normalizado que el imperio puede hacer y deshacer. Pero si Corea del Norte lo hace, entonces no hay problema.

-¿Qué emularía de Corea del Norte en Chile?

-Yo creo que lo fundamental más que cosas concretas o sistemas son ideas generales o principios. Ellos luchan por la paz, son amantes de la paz y dicen que tenemos que estar armados hasta los dientes para mantener la paz. O va a pasar lo de Afganistán, lo de Libia, lo de Irak, lo que ha hecho siempre el imperialismo en todos lados. Para que eso no suceda hay que armarse. Ellos han logrado importantes avances en su desarrollo social en el país y nosotros también queremos un país con justicia social. Las características de ese sistema van a estar determinadas por todos nosotros de quienes formamos parte del pueblo chileno. Cómo vamos a andar copiando un sistema. Nosotros planteamos un sistema unicameral con ciertas características, no tiene por qué ser una copia de allá. Cada uno en su contexto y tiempo específico. Nosotros no hemos copiado el modelo cubano, ruso, vietnamita, no, aprendiendo de sus éxitos y desaciertos.

Venezuela y el cierre de medios

-Respecto de lo que ocurre en Venezuela, ¿cómo lo observa usted?

-Venezuela vive una situación muy compleja como consecuencia de la intervención descarada de Estados Unidos. El formato que se aplica es muy parecido al que se aplicó en Chile, cuando en el 73 se produjo un proceso de desestabilización del gobierno de Salvador Allende, la misma CIA desclasificó toda su operación. Allá se han quemado guarderías infantiles, hospitales, hay más de 35 personas partidarias de Nicolás Maduro que han sido quemadas vivas al estilo ISIS. ¿Cuál es el objetivo? Que un sector de la población sienta desesperación, que no tienen papel higiénico o café porque está acaparado. Han sido encontradas fosas llenas de alimentos, porque prefieren eso a que lo consuma la gente. Lo que quieren es que la gente desesperada diga que no quiere nada más con Maduro y ahí justificar una base de apoyo para una intervención militar desde afuera o combinada.

-También ha habido varias muertes de opositores.

-Allá hay una lucha y en toda lucha hay estas contradicciones. Nadie podría pensar que no hay enfrentamientos. Nicolás Maduro ha buscado, también a través del llamado de la Asamblea Constituyente, un camino de superación y de integración, lo que a mí no me gusta mucho, de la oposición. De hecho, el 70% de la oposición piensa participar en las próximas elecciones, quedando un sector más reaccionario como el de Capriles, que él adora a Pinochet, que para él es un gran demócrata. Esos son los líderes de la oposición venezolana. Imagínate lo que puede pasar si ellos toman el poder.

-También se han cerrado algunos medios de comunicación en días pasados. ¿No atenta contra la libertad de expresión?

-Una cosa es la libertad y otra cosa es lisa y llanamente el libertinaje y el abuso de pasar todo límite. La prensa debe ser libre, sí. Y para que sea libre no debe estar en manos de capitales extranjeros ni de monopolios o intereses que obedecen a un solo sector. Ojalá la prensa estuviera generada desde los colectivos y responda a las organizaciones como tal. Sería muy importante que el Colegio de Profesores tuviera un canal de televisión o que los mineros tuvieran uno, pero no el grupo Luksic. Todo aquel que promueve el terrorismo, el golpe de Estado, la desestabilización de Venezuela debe ser sancionado. Eso no es atacar la libertad de prensa, sino que defenderla. Lo importante es para qué sirve un medio y para quién sirve, si está al servicio de las ideas democráticas y del pueblo. En Venezuela si ves algunos canales de oposición, pasan todos límites llaman abiertamente a levantamientos armados. Cómo no vas a cerrar un canal que plantee esas cosas en cualquier lugar del mundo. Aquí los habrían cerrado todos.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día