Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Érika Olivera, candidata: “No sé si soy de derecha o de izquierda, no tengo idea” Érika Olivera, candidata: “No sé si soy de derecha o de izquierda, no tengo idea”

La deportista cuenta que tocó la puerta de todos los partidos para poder encontrar el apoyo para llegar al Congreso y que solo RN respondió a su llamado.

Nacional

Érika Olivera, candidata: “No sé si soy de derecha o de izquierda, no tengo idea”

Por 14 de septiembre de 2017

Mujeres, niños, adultos mayores y el deporte. Son los cuatro pilares de la campaña que está realizando la deportista Érika Olivera, quien postula a ser diputada del distrito 9 que une la comunas de Recoleta, Independencia y Conchalí, entre otras, como independiente dentro del cupo de Renovación Nacional.

No siempre quiso postularse por Chile Vamos. En esta entrevista, Olivera cuenta que tocó la puerta de todos los partidos para poder encontrar el apoyo para llegar al Congreso y que solo RN respondió a su llamado. Hoy se siente cómoda -afirma- pero no sabe si es una persona de izquierda o derecha.

Lo que menciona en varias oportunidades es que quiere trabajar, trabajar y trabajar para la gente, ojalá en dos periodos en la Cámara y uno en el Senado, pero no más que eso, y siempre desde su experiencia como deportista y de su origen.

En su recorrido por ferias -donde la acompañan voluntariamente a volantear y hacer campaña personas a las que ha entrenado en estos años-, la gente le ha hecho notar su enojo con los políticos y se quejan amargamente. “Yo les digo que no tengo la culpa y que quiero ser un aporte y si en algo puedo cambiar las cosas que nos den la oportunidad”, dice a El Dínamo.

“Lo más crudo que me ha tocado son los operadores políticos. Me pasó en un evento en Conchalí cuando un dirigente que organizaba un evento de premios a deportistas me echó, argumentando que no querían políticos ahí. Yo le dije que me iba si le molestaba mi presencia, pero después llegaron otros políticos a la premiación”, cuenta.

-Llevas 23 años viviendo en Recoleta, donde ha habido varios alcaldes UDI y hoy hay un segundo periodo de Daniel Jadue (PC). ¿Cómo evalúas su administración en este tiempo?

-Yo llegué a trabajar a Recoleta en 2004 cuando era alcalde Don Gonzalo Cornejo, quien me permitió tener mi primera escuela de atletismo y trabajar como entrenadora. Desde entonces estuve todos los años hasta que me echaron este año. ¿Por qué? No lo sé. Yo creo que me echaron de Recoleta por temas políticos, porque por mi desempeño nunca tuve un cuestionamiento. Aparte de eso, yo sí creo que hubo un antes y un después en la municipalidad. Gonzalo Cornejo vino a embellecer la comuna y creó plazas donde las familias podían tener un espacio para compartir. Hoy el Transantiago ha creado bandejones y se han perdido esos espacios que en algunos momentos fueron creados para la comunidad, sin ser reemplazados. Como una persona más que vive dentro de la comuna y como una deportista destacada, he sentido que ha sido desplazada esa visión.

-¿Crees que fue una política correcta eliminar los parquímetros de Recoleta?

-Fue buena para los que van a Patronato o a La Vega, a donde yo voy harto. A veces un parquímetro es muy caro, pero por otro lado ahora que no existe el cobro es muy difícil encontrar estacionamientos y te obligan a irte a los privados, que es más caro que estacionarse en la calle. Pero para los vecinos es una buena medida, se sienten felices de poder llegar y estacionarse, aunque eso te quite seguridad porque no hay quien cuide el vehículo.

-¿Qué te parecen las farmacias populares? Fue una idea de Jadue replicada en varios municipios.

-Fueron buenas al principio pero hoy los adultos mayores se quejan mucho de que ellos viven en una comuna y se tienen a trasladar a otra porque no llega el medicamento cuando lo necesitan o porque hay diferencias de precios. Al principio tuvieron una buena aceptación porque tenían precios bajos pero hoy hay muchas quejas. Hay que mejorarlo, obvio.

-¿Qué te parece Karol Cariola (PC), que probablemente sea reelecta y sea tu compañera de distrito si ganas la elección?

-No conozco su trabajo en lo concreto pero sí sé que es una gran diputada y que dentro del distrito es querida. Espero que estemos las dos en el Congreso, porque me interesa mucho saber cuáles son las propuestas e ideas que tienen los otros candidatos para poder ser un aporte desde lo que yo he vivido en busca de las mejoras para nuestros vecinos.

-En este distrito hay una alta tasa de inmigrantes. ¿Qué crees que debiera hacer el Estado?

-Esto siempre ha existido en Chile y como deportista me ha tocado vivirlo afuera. El principal problema es que muchos inmigrantes llegan y no tienen las comodidades necesarias para que puedan desarrollar su trabajo frente a los abusos. Muchos llegan a trabajar al país pero viven mal; algunos dicen “es que eso es normal para ellos”, pero para nosotros no se ve bien, no es algo agradable porque viven hacinados y abusan de ellos. Creo que el país primero tiene que crear las condiciones para recibirlos, no me cierro a eso. También pasa que muchas personas vienen en busca de oportunidades pero otros vienen a delinquir… Falta regulación.

-¿Quiénes pueden entrar y quiénes no?

-Como deportista me tocó recorrer muchos lugares del mundo y en varios te exigen certificados de vacunas o te vas de vuelta a tu país. Todo lo que sea necesario para prevenir. También hay que regular y ser capaces de tener una plataforma que nos indique quién viene con antecedentes y quién no. La delincuencia se ha apoderado de nuestro país.

-¿Y eso tiene que ver eso con los inmigrantes?

-No, no, no necesariamente. Pero han llegado inmigrantes que tienen antecedentes en sus países y acá es muy fácil ingresar. Hay que regular pensando en la prevención, te vuelvo a repetir. No tenemos que cerrar las puertas pero sí prevenir. Hay que empezar por casa: yo primero me preocupo de mi familia que esté bien y después pensar en el entorno, que ojalá también esté bien. Yo sé que en el futuro los inmigrantes van a ser un gran aporte al deporte.

“De donde venga es fea la corrupción”

-Las comunas del distrito por el que compites normalmente han votado por la izquierda. De ocho, siete tienen alcaldes de izquierda y uno independiente. ¿Por qué pasa eso a tu juicio?

-En el poco tiempo que llevo de campaña, me he dado cuenta de que los que votan son los adultos mayores y tiene que ver con las oportunidades que ellos buscan hacia la política. Pero hoy todo el mundo está enojado con todos y en  las próximas elecciones puede pasar cualquier cosa. Que hoy voten por la izquierda quizás tiene que ver con lo mismo que pasó cuando la gente se aburrió del gobierno anterior y hoy es lo mismo que escuchas con el gobierno actual.

-¿Y cuál es la oferta que hace Chile Vamos para ganar?

-Que se abran las oportunidades, que haya más empleo y más crecimiento económico. El mensaje hoy es mejorar la seguridad, combatir y trabajar para prevenir la drogadicción en los niños porque así vas a tener adultos más sanos y comprometidos. Yo creo mucho en el emprendimiento y las oportunidades, hay que abrir las puertas a eso.

-Claudia Nogueira es tu compañera de lista y probablemente será reelecta. ¿Cómo observas los casos judiciales en que ha estado involucrada?

-Claudia Nogueira no es la única que presenta casos judiciales. Hoy de los que nos vamos enterando es gracias a los medios de comunicación. Si hoy hay litigios, no solo en Claudia sino que en otros candidatos también, para eso existe la Justicia. Son temas netamente legales y creo que son ellos los que deciden lo que va a suceder en el futuro.

-¿Pero qué opinas tú?

-De donde venga es feo. Los casos de corrupción a uno le molesta, te cansa. Eso me aburrió y me hizo pensar que hay que involucrarse, porque habemos personas que sí queremos trabajar, no queremos jodernos a la gente, buscar mejoras para ellos. Vengo de un mundo donde el juego limpio es uno de los principales valores y donde la disciplina la aprendí de chiquitita, donde el trabajo en equipo es importante y el esfuerzo. Hoy para mí es importante que la política se renueve, porque es la única manera de limpiarla. Siempre digo que la política no es mala, sino que hay personas que la han echado a perder y la han ensuciado y hoy la gente que tiene ganas de hacer cosas y los que votan somos los encargados de limpiar la política.

-Si bien los casos de corrupción son transversales, un porcentaje mayor apunta a tu sector, Chile Vamos. ¿Cómo observas eso pensando en que ahora los representas?

-Yo estoy siendo apoyada por un sector que también está manchado como el otro sector. Pero hoy yo voy representando a la gente, a las personas de mi distrito y mis vecinos. Hoy estoy apoyada por un sector porque busqué la oportunidad y la busqué en todos lados, creyendo que voy a representar a la gente.

-Eso suena a descartarse de Chile Vamos…

-No. Yo agradezco la oportunidad. En mi campaña muchos me han visto con el candidato Sebastián Piñera, soy coordinadora de las propuestas de deporte del Consejo Ciudadano, pero yo de llegar al Parlamento voy a representar es mis vecinos del distrito 9. A lo mejor en algún momento vamos a tener nuestras diferencias porque todos tenemos diferencias.

De la UDI al PC

-Dices que tocaste la puerta en varios lugares para postularte al Congreso. ¿A quiénes?

-A todos.

-¿Nadie te llamó?

-Ninguno me dijo que no y tampoco que sí. Yo empecé este proyecto hace muchos años. En 2013 empecé sola, me creí capaz, aunque al final tomé la decisión de proyectarme otro ciclo olímpico y ahí presentarme en 2017 a una candidatura.

-¿Fuiste a cada partido?

-Sí. Me reuní con personas de distintos partidos, con la mayoría. Siempre fui clara en mis ideas y mis proyectos. Como deportista viví varias cosas feas y me reuní con varios parlamentarios, pero me di cuenta de que no somos escuchados. Ahí me di cuenta de que alguien que haya vivido en carne propia tenía que involucrarse. Como no me sentí escuchada, comencé a trabajar sola en una candidatura pero me di cuenta que era muy difícil sola. Ahí empecé a golpear puertas y un día me llamaron de RN y me dijeron que me daban el espacio.

-Pero no es lo mismo tocar la puerta en el PC que en la UDI.

-¿Sabes lo que pasa? Es que yo jamás me sentí de un sector. Siempre representé a un país, a todo el país porque el deporte es algo transversal, no pertenece a un solo sector. Siempre representé a la bandera chilena. Mi pensamiento es que quiero trabajar y quien me dé la oportunidad yo voy a desarrollar mis ideas de la mano con quien quiera apoyarme.

-Si el Partido Socialista te lo hubiese propuesto antes que RN, ¿hubieses aceptado?

-Lo más probable es que sí. Después de haber golpeado las puertas y llegar a Renovación, también tuve el tiempo de conocer al partido, tener reuniones, escuchar. Yo comparto mucho los principios de Renovación como las oportunidades, el emprendimiento, la familia, por lo tanto, hoy me siento cómoda. Además, me han tratado muy bien. A mí lo único que me interesa hoy es trabajar para la gente.

-¿Te consideras parte de esta “derecha liberal”?

-Yo hoy me siento cómoda. No sé si soy de derecha o de izquierda, no tengo idea. He sido peleadora toda mi vida. Muchas veces las personas en la calle me lo dicen: “usted siendo cómo es, que viene del pueblo y hoy está con los de derecha”. Inmediatamente te relacionan a un sector por la condición de la que vienes o por venir de las poblaciones y campamentos. Eso no me hace sentir que soy más o menos que otros. He demostrado que soy una persona que desde el esfuerzo salió adelante. En eso creo: una persona que trabaja y que se esfuerza, que busca salir adelante, lo pueden lograr.

“No soy feminista”

-¿Qué te pareció que se aprobara el aborto en tres causales?

-Después del Tribunal Constitucional es un tema que quedó ahí. Para mí hoy es más importante abocarme en la vulnerabilidad, en la no prescripción de casos de abuso, en que las entrevistas por estos casos sean videograbadas porque es terrible pasar por eso. Esos son los temas en que me quiero enfocar.

-Pero qué opinas del proyecto en sí. ¿Estás de acuerdo o no?

-Yo en algún momento di mi postura. Para mí son temas súper sensibles porque dentro de una de esas causales a mí me tocó vivir muy de cerca la experiencia. Es un tema que ya está discutido, en el que ya se decidió y, vuelvo a insistir, para mí es importante enfocarme en las otras problemáticas.

-Es un tema contingente y pronto empezará a regir la nueva ley…

-Yo ya hablé y dije lo que pensaba. Hoy no me interesa seguir tocando el tema.

-Uno de tus pilares de campaña son las mujeres. ¿Te consideras feminista?

-No. No. Yo creo en el respeto hacia la mujer, en el respeto hacia el hombre, en el respeto al ser humano. Hacia todos. Yo sí creo que uno defiende que la mujer cuente con las herramientas para emprender, para salir adelante, que ojalá se busque la igualdad en los salarios, pero yo siempre he mirado a mis pares con respeto. Hoy ha cambiado el significado un poco de lo que significa ser feminista.

-¿Qué significaba antes?

-Significaba que uno era superior al hombre o que el hombre era superior a la mujer. En el fondo ése era el significado que se le daba al ser feminista o machista. Hoy tiene que ver con la equidad, con la igualdad ante todo. Hay que trabajar en buscar igualdad para la mujer, pero sin pasar a llevar al hombre.

-En este “nuevo feminismo” del que hablas sí estás de acuerdo…

-Sí, en el que tenemos que emparejar la cancha. Pero no me gusta usar la palabra feminista, es muy dura, muy ruda. Ojalá querernos todos y trabajar a la par para lograr nuestros objetivos.

-¿Este país es muy machista aún?

-Todavía es machista. Antiguamente se veía en el deporte que siempre el hombre ganaba más que la mujer. Una de las luchas que tuvimos las mujeres deportistas muchos años atrás fue precisamente que eso se regulara y que se nos considerara iguales a los hombres. Antes prácticamente no podías ser mamá porque perdías un año y perdías las becas. Hoy una mujer que quiere ser mamá puede serlo y sigue recibiendo su beca y el apoyo.

-¿Qué te parece el Proyecto de Identidad de Género que está en el Congreso?

-Voy a volver al plano deportivo. Como deportista me ha tocado recorrer muchos lugares y hoy en muchos lugares del mundo se ha reconocido que existen mujeres que quieren compartir su vida con otra mujer, hombres con otro hombre, y en realidad yo como lo he visto afuera no le veo el problema. Creo en la libertad de las personas. Hoy el valor que más se discute es el valor de la familia pero también tengo amigas que tienen una pareja mujer y crían un hijo juntas. Hoy uno ve muchos casos de adopción que están a la espera y eso merece mucho estudio y conversación, involucrarse desde lo más sensible y ver cómo darle una solución a eso.

-El proyecto de identidad de género tiene que ver con el cambio de sexo y el punto más controvertido es que éste se realice en niños. ¿Crees que tiene que permitirse, si está aprobado por la familia y especialistas?

-No sé en realidad. Tendría que entrar en materia, porque también hay un papá y una mamá que están ahí velando por ver cuál es la mejor decisión para ellos como familia. Hay una canción de Arjona que dice “Me bautizaron sin preguntarme”. De repente uno como papá puede tomar decisiones sobre sus hijos, pero tú no sabes lo que ese hijo puede querer el día de mañana. Vuelvo a repetir la palabra respeto. Creo que el ser humano crece y llega un momento en que realmente sabe lo que quiere para su vida y en el momento indicado tendrá que indicar lo que quiere.

-“Libertad en lo económico pero no tanto en lo valórico”. ¿Haces tuya esa visión también?

-Yo tengo mis valores súper claros. Creo en que el centro de la sociedad es la familia, independiente de cómo sea esa familia, mientras uno le pueda entregar amor y proteger a todos sus integrantes, creo que eso también nos ayuda a nuestro desarrollo como personas y como seres.

-El aborto en tres causales, ¿tiene que ver con libertades personales también?

-Te vuelvo a repetir: en algún momento di mi postura frente al tema y hoy es un tema que está cerrado para mí. Me quiero enfocar en otros temas que tienen que ver con lo familiar.

De la Cámara al Senado

-¿Crees que es momento de bajar las dietas parlamentarias?

-Yo no sé si son altas o bajas, si hay que bajarlas o subirlas. Creo que hoy las personas que están dentro del Parlamento tiene que cumplir con el trabajo que corresponde y trabajar para las personas correctamente, con todo el equipo que sea necesario. Un parlamentario no maneja todos los temas pero se necesita el apoyo en otras áreas.

-En el caso de que fueses electa diputada y al día siguiente hay que votar por reducir el sueldo a la mitad. ¿Apruebas o rechazas?

-No sé. Tendría que ver el porqué primero. De todas maneras yo trabajaría más para que los parlamentarios y la política no sea de cargos vitalicios. Mi proyecto no es estar 50 años en la política. Me interesa poder llegar a este primer periodo, trabajar dentro de lo que espero, volver a estar otro periodo si la gente me da la oportunidad y de ahí no sé, subir de diputado a senador, pero no pretendo estar toda mi vida dentro de la política. Creo en la renovación y en la gente joven.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día