Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
El complejo escenario que vive Echecopar en la mesa de RD El complejo escenario que vive Echecopar en la mesa de RD

Los más críticos dicen que las elecciones parlamentarias del 19 de noviembre serán el test a su gestión y su continuidad.

Nacional

El complejo escenario que vive Echecopar en la mesa de RD

Por Equipo El Dínamo 29 de septiembre de 2017

Durante las últimas semanas, la dirección de Rodrigo Echecopar al mando de Revolución Democrática ha estado opacada por cuestionamientos relacionados con diferentes episodios que han molestado a los dirigentes y a las bases del partido.

Las primeras críticas aparecieron con la crisis que protagonizó el ex candidato presidencial Alberto Mayol en la polémica por un cupo protegido en el distrito 10 que exigía y que finalmente no fue cedido por la colectividad. Los militantes acusaron que en este conflicto “se tomaron decisiones apresuradas” y que “se actuó muy poco estratégicamente, dando palos de ciego”.

Luego, la molestia se instaló en la negociación de candidaturas al interior del Frente Amplio. Dirigentes mostraron “incomodidad” por la falta de cupos en distritos donde sí había redes que podían haber permitido buenos resultados electorales, como en Valparaíso o Maipú, así como una baja cantidad de cartas femenina, lejos de lo que esperaban para la Ley de Cuotas. De 28 distritos en el país, RD solo tuvo candidaturas en cinco.

“No queda claro si la negociación no se dio en los mejores términos o hubo exceso de generosidad en el bloque”, critica un dirigente y apunta a la poca experticia de Echecopar en estas lides.

La incomodidad frente a estos hechos quedó en evidencia cuando un grupo de consejeros hizo circular una carta la primera semana de septiembre, tras el un complejo Consejo Político, donde cuestionaban “una débil capacidad de conducción”, “escasa disposición a dialogar” y “nula autocrítica e intención de enmendar errores”.

La respuesta de la directiva fue crear una “comité de evaluación” de estos sucesos, lo que derivó en un “plan comunicacional estratégico” para enfrentarlos. Pero eso no hizo más que echar más leña al fuego: “El problema no es de comunicaciones, es de conducción política”, criticaban en privado los militantes.

Una segunda misiva -firmada por Pablo Paredes, Jaime Peña y Gabriel Ramírez, entre otros- fue más dura en afirmar que “uno de los problemas ha sido la poca claridad respecto a algunos objetivos fundamentales del partido”, que ha habido un “debilitamiento de algunos espacios institucionales fundamentales para el partido” y cuestionaban “la falta de apertura al diálogo y de coordinación interna”.

El conflicto interno escaló en la definición de los contenidos del plebiscito del programa de gobierno del Frente Amplio, sobre todo en lo relativo al aborto libre, a petición del Partido Ecologista Verde (PEV). La Mesa del bloque estableció que este se debía votar en una consulta interna por voto político de las 14 fuerzas que lo componen.

Con el voto de nueve organizaciones versus cinco ganó la opción de que no fuera consultada en el plebiscito. La polémica se instaló porque Echecopar votó en contra del consenso en esta materia “sin preguntarle a nadie”, para que éste fuera plebiscitado, pese a que al interior de Revolución Democrática hay acuerdo hace años de que el tema debe estar en un programa de gobierno común.

“La lógica de Rodrigo Echecopar apuntaba al espíritu democrático y a no tener miedo al resultado, pero no fue una buena jugada porque en RD es un tema resuelto desde hace años”, explican quienes conversaron con el timonel.

Los más críticos dicen que las elecciones parlamentarias del 19 de noviembre serán el test de la gestión de Echecopar a la luz de los resultados de los candidatos que sean electos y eso pudiera definir el futuro del timonel a la cabeza de la colectividad.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día