Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
VIDEO | Encontrón entre Piñera, Rincón y Matamala por empresas zombies se transformó en el round del año de Tolerancia 0 VIDEO | Encontrón entre Piñera, Rincón y Matamala por empresas zombies se transformó en el round del año de Tolerancia 0

El candidato presidencial fue acorralado por los periodistas respecto a la operación que se llevó a cabo en 1992.

Nacional

VIDEO | Encontrón entre Piñera, Rincón y Matamala por empresas zombies se transformó en el round del año de Tolerancia 0

Por 13 de noviembre de 2017

Sebastián Piñera no lo pasó muy bien en la última edición de Tolerancia Cero, luego de un intenso debate con los periodistas Mónica Rincón y Daniel Matamala

En su segunda visita del año, el candidato presidencial debió enfrentar los cuestionamientos por la compra que realizó en 1992 de la Compañía Industria y Desarrollo, con un costo de 817 millones de pesos y que había dejado de operar hace doce años, en ese entonces.

Rincón comenzó la intervención consultándole al ex presidente cuál era le atractivo de adquirir dicha firma si lo único que tenía era el nombre y un rut. Piñera trató de explicarse, pero el round subió de tono. De hecho, Fernando Paulsen también se sumó a los cuestionamientos luego de que el candidato eludiera las preguntas con respuestas imprecisas.

Aquí el áspero diálogo:

Piñera: Le voy a responder de inmediato. ¿Quién vendió esa empresa? La vendió el Estado de Chile…

Rincón: Es que eso no es efectivo, fue lo mismo que me dijo la vez pasada.

Piñera: Momento, déjeme terminar. Lo vendió el Estado de Chile, a través de la Comisión Progresa. La Comisión Progresa fue una comisión que designó el Estado para intervenir ciertos grupos económicos. Y el Estado de Chile a través de la Comisión Progresa, vendió estas empresas. Y por lo tanto, ¿quién fue el vendedor? El Estado de Chile…

Rincón: Es que eso no es efectivo porque, para empezar, la Comisión Progresa no era una comisión estatal, no fue designada por el Estado, era una liquidadora de bancos, no era nada estatal. Era una liquidadora de bancos…

Piñera: Pero Mónica, es que usted está diciendo cosas… ¿Sabe una cosa Mónica? Pero es que no me dejó terminar a mí. Ponga atención a lo que le digo, Mónica: La Comisión Progresa fue designada por la Superintendencia de Bancos que es una institución que depende del Estado para liquidar algunos bancos.

Rincón: No fue así, la única relación que había entre el Estado y la Comisión Progresa…

Piñera: ¿Quién designó la comisión?

Rincón: Era una liquidadora de bancos, y la única…

Piñera: ¿Quién intervino los bancos? La Superintendencia de Bancos.

Rincón: Pero eso fue el año ’84, señor Piñera…

Piñera: ¿Quién intervino los bancos? Los intervino la Superintendencia.

Rincón: No tiene ninguna relación, la Superintendencia de Bancos…

Piñera: Está hablando, Mónica, de cosas que está mal informada.

Rincón: No, no estoy mal informada. La Comisión Progresa no era un ente estatal…

Piñera: Pero Mónica póngame atención a lo que digo porque es difícil el diálogo…

Rincón: No fue designada por el Estado.

(…)

Piñera: La Comisión Progresa no era una comisión estatal, fue designada por la Superintendencia de Bancos que había intervenido los bancos y por tanto fue designado por un órgano público. ¿Quién vendió en consecuencia, indirectamente, esas empresas y quién recibió el producto de esa venta? El Estado de Chile.

Rincón: Los bancos.

Piñera: Los bancos que estaban intervenidos por el Estado de Chile.

Rincón: A esa altura ya no estaban intervenidos.

Matamala: Fue en los años ’90.

Rincón: Lo único que tenían que hacer los bancos era reportar ciertas cosas.

Piñera: Esa operación, el vendedor fue la Comisión Progresa que había sido designada por la Superintendencia de Bancos que había intervenidos los bancos. ¿Quien recibió la plata producto de la venta? Los bancos, que en ese instante, no tenían dueño, sino que indirectamente eran parte del Estado porque los habían intervenidos. Los dueños estaban fuera.

Rincón: Los dueños no estaban fuera en el año ’92.

Piñera: Los bancos que vendieron esta empresa eran el ex banco Santiago, ex Banco Chile, cuyos dueños ya estaban fuera. Lo que existía en ese instante era una comisión que los tenía intervenido.

Rincón: Aparte para comprar las pérdidas que era un nombre y un rut. ¿Qué tenía?

Piñera: Era una empresa que tenía cien años de historia (…) Además, esta operación se informó al SII.

Matamala: La pregunta es por qué compró la empresa, ¿por qué valía 817 millones de pesos?

Piñera: Para poder hacer esa operación, el SII tuvo que aceptarla y en Impuestos Internos se aceptaron algunas cuando la deuda era real y rechazó otras cuando la pérdida venía de corrección monetaria. En el caso nuestro, eso fue aprobado por el SII (…) Además, el producto de la venta la recibe el Estado.

Rincón: No lo recibe el Estado, el año ’92 no. Impuestos Internos le ordenó rectificar y usted tuvo que pagar 216 millones de pesos.

Piñera: Los dueños de los bancos estaban totalmente fuera.

Paulsen: La pregunta es, ¿por qué usted decide comprar esta empresa? ¿Para qué le sirvió comprarla?

Piñera: Porque era una empresa que tenía 100 años de historia, que lo vende indirectamente el Estado de Chile, que hace una oferta pública y por tanto estaban llamando a compradores.

Matamala: ¿Cuál es su razón?

Piñera: Nos parecía una empresa atractiva.

Rincón: Tenía el rut y el nombre, ¿qué tenía de atractivo?

Matamala: El nombre se lo cambió además…

Piñera: Cambiar el nombre no cambia la historia de la empresa.

Matamala: ¿Qué compró?

Paulsen: Por qué no la creo desde cero…

Piñera: Cada uno puede tomar sus decisiones libremente dentro del marco de la ley y la transparencia.

(…)

Matamala: Para zanjar el tema, usted compró esa empresa porque esa empresa le iba a permitir, dentro de la legalidad, pagar menos impuestos.

Piñera: No, compramos esa empresa porque nos pareció una operación atractiva, legal…

Matamala: ¿Por qué era atractiva la operación?

Piñera: Me está hablando de que algo que pasó hace cuánto tiempo… 20 años atrás y por lo tanto, le insisto a usted… Este tema lo hablamos la última vez durante una hora.

Rincón: No, no fue una hora y dio respuestas que no eran precisas.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día