Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Jorge Alessandri (UDI): “Si Piñera tuviera un accidente, no existe alguien potente para reemplazarlo” Jorge Alessandri (UDI): “Si Piñera tuviera un accidente, no existe alguien potente para reemplazarlo”

El diputado electo triunfó en el distrito 10 el pasado 19 de noviembre y en esta entrevista analiza el escenario político, el balotaje y cómo se encuentra el gremialismo en la actualidad.

Nacional

Jorge Alessandri (UDI): “Si Piñera tuviera un accidente, no existe alguien potente para reemplazarlo”

Por 7 de diciembre de 2017

Gran parte de las paredes de la oficina de Jorge Alessandri en calle Agustinas guardan recuerdos de su paso por La Moneda, bajo la administración de Sebastián Piñera, donde fue jefe de Programación de la Presidencia. Fotos con él, otra con Barack Obama de visita en Chile y varios libros hechos bajo el gobierno, por ejemplo, decoran la sala de reuniones de la empresa de seguridad de la que es dueño.

En ese lugar recibe a El Dínamo para conversar sobre su triunfo en las elecciones del 19 de noviembre pasado, donde consiguió un escaño en la Cámara de Diputados por la UDI en el distrito 10 -que une la comunas de Santiago, Providencia, Ñuñoa, La Granja, Macul y San Joaquín- y para el que ya se está preparando, participando de reuniones y empezando a diseñar como será su equipo.

“Por mucho que seas diputado electo, la gente empieza a llamarte e invitarte como si fueras diputado en ejercicio. Por lo tanto, toda mi pega anterior está delegada a otra gente y hoy esto dedicado 100% a la campaña de Piñera y a mi labor de diputado electo, que en rigor no existe pero en la práctica ya estoy haciendo mi pega de diputado”, explica.

Alessandri también dejó de trabajar en el estudio de abogados que comparte con otros socios en Tobalaba para dedicarse de lleno a hacer campaña para Piñera. Con los restantes tres diputados del distrito, Marcela Sabat, Luciano Cruz-Coke y Sebastián Torrealba, crearon un equipo de avanzada con el que preparan actividades para el candidato, sobretodo aprovechando su experiencia en la campaña anterior y su paso por el Ejecutivo.

-¿Cuánta influencia crees que tuvo tu apellido en este triunfo, pensando en que tu hermano Felipe es alcalde y tu familia ha sido muy política?

-En la gente mayor de 45 o 50 años, funciona. La gente tiene claro que la familia Alessandri lleva más de cien años en política y es un apellido que es símbolo de honradez, de austeridad, de la política buena. Para muchos, nuestros apellido es una marca registrada, por lo que debemos cuidarlo más que otros. La gente menor de 25 años me decía “ah, tienes nombre de calle”, yo los corregía que era avenida, jajaja. Además, yo me llamó ¡Jorge Alessandri! el nombre del Presidente que se hizo famoso porque se iba caminando a La Moneda, que no quiso vivir en el Palacio, no usaba escolta. Es el símbolo de la austeridad.

-En esta elección hubo una baja, proporcionalmente, de la representación de la UDI en la Cámara. ¿A qué lo atribuyes?

-No bajamos tanto tampoco. Debimos haber sacado 35 y sacamos 30. Yo diría que son varios factores. A los movimientos nuevos les fue muy bien en esta elección, tanto a Evópoli como al Frente Amplio. Si bien bajamos nuestro peso en la Cámara como un 8%, hay partidos como el PPD que bajan un 60%, la DC casi desaparece. Los partidos antiguos fueron castigados por la gente. Por otro lado, el financiamiento ilegal de la política también pegó, aunque fue de todos los partidos, pero al que más le dieron duro en la prensa y en tribunales fue la UDI.

-¿No hay responsabilidad de la dirigencia de Jacqueline Van Rysselberghe?

-No, ellos llevan un año. En algunos casos quizás se podría haber elegido bien los cupos, las negociaciones, donde había que poner tríos potentes. Si ponías a un solo potente y dos débiles, al final corrías riesgo de la que la lista no sumara. A varios diputados famosos no se les puso una dupla potente para que tuvieran una campaña más relajada y lo que nos enseñó el sistema es que tienes que tener un trío potente. También dentro de la UDI, varios conocidos pierden y ganan figuras nuevas. Joaquín Lavín saca un 20% en Maipú y Patricio Melero es arrastrado.

Liberales UDI

-Jaime Bellolio dijo que estaba mucho más cerca de Evópoli que de la dirigencia de la UDI. ¿Cómo recibes esos comentarios?

-Yo diría que pasa que la gente tiene una caricatura de lo que es la UDI, de lo que fue en los ’80, ’90, como un partido confesional, pro libertad económica, conservador, pinochetista, con 14 hijos. Creo que no es así ya. Ese grupo ya no está en la UDI. Hoy un Bellolio, un Javier Macaya, un Guillermo Ramírez, un Jorge Alessandri, donde somos un grupo que tenemos mucho más en común con Felipe Kast, efectivamente. El partido se rejuveneció pero la gente sigue teniendo en su cabeza una visión más conservadora.

-¿Cómo es la UDI hoy en tu visión?

-Mucho más abierta, mucho más moderna. Está dispuesta a conversar muchos más temas, donde Joaquín Lavín, yo y varios más estamos de acuerdo con la adopción uni y homoparental, en una visión distinta de país.

-Pero ésa no es una visión que comparta toda la UDI, menos de la directiva.

-Te diría que muchos de los diputados y dirigentes de base sí. Imagínate Joaquín Lavín, que es un personaje dentro de la UDI…

-Y fue cuestionado por su postura…

-Yo lo dije (adopción homoparental) y no me cuestionó nadie. No recibí ni un llamado.

-¿Puede ser que esta baja de votación que tuvo el partido tenga que ver con que la gente quiere algo distinto a lo que ofrece la UDI?

-Lo que dijo la gente en esta elección es no quiero más PPD, no quiero más DC, ésas sí que fueron bajas. No dijeron no más UDI, muy por el contrario. Seguimos siendo como Chile Vamos 72 diputados, casi la mitad, eso no es una debacle. Yo creo que la gente eligió más por personas que partidos, eligió el trabajo territorial de los candidatos, porque nadie anda viendo los principios del partido, sino que ve la pega en el distrito. Cuando llevas candidatos que no son de la zona o no están acostumbrados al trabajo territorial, a esos candidatos les va mal.

Propuestas de un ex UDI

-¿Cómo ves a José Antonio Kast fuera de la UDI?

-Fue más allá, se puso a la derecha de la UDI. Sacó más votos de lo que muchos pensábamos y es un tremendo aporte en el comando de Sebastián Piñera, pero asumiendo que está más a la derecha de la UDI en muchas de sus posturas. Si en la Nueva Mayoría es capaz de sentarse un comunista con un DC, por qué aquí no puede sentarse un Evópoli con un Kast.

-¿Puede afectar a Piñera las polémicas en que se ha metido Kast? Fue el primero en hablar de fraude electoral e intervencionismo del gobierno, vinculándolo a Sebastián Dávalos. 

-José Antonio Kast se ganó el espacio de ser libre de decir lo que quiera. Si creen que alguien puede pautearlo del comando o mandarle frases para decir, eso es no conocerlo. Lo bueno de este comando y que debiera tranquilizar a los chilenos es que están sentadas todas las visiones: Evópoli, el senador Ossandón con toda su experiencia de alcalde, Piñera y también gente como Kast.

-Kast propone medidas de seguridad drásticas, como permitir la defensa personal con armas de fuego. ¿Las compartes?

-No, en viviendas privadas no. Es peligroso. Lo que sí estoy estudiando es un proyecto de ley para proveer de armas a los inspectores municipales en algunos casos, cuando Carabineros no es capaz de hacer la pega, para reforzarla.

-También habla de muros en la frontera norte…

-Es tan largo Chile que es imposible terminar el ingreso de la droga con un muro, hay que trabajar más en inteligencia policial, son otras las formas. No me gusta esa fórmula, pero él es libre de plantearla sobre la mesa.

-Todas estas posturas de Kast, ¿no pueden terminar siendo dañinas para Piñera, si apunta el mundo más liberal y de centro?

-No, creo que todo es un aporte. La visión de los dos Kast, del joven y de José Antonio.

EL 36% de Piñera

-Trabajaste con Piñera en su primera campaña en terreno en 2009. ¿Qué crees que faltó en esta elección para haber tenido un 36% y no un 45%, como esperaban en el comando?

-Si tú comparas los números con 2009, son exactamente iguales. Piñera más Kast suman 44%, lo mismo que sacó Piñera; el candidato novedoso de la época fue ME-O y ahora se llama Beatriz Sánchez y sacó el mismo 20%, y la Concertación, que es Goic más Guillier, sacó prácticamente el mismo 29% que sacó Eduardo Frei en 2009. Los números no cambiaron sustancialmente.

-Pero el dato es que Piñera sacó un 36%, más allá de lo que haya pasado con otros candidatos.

-Podemos tener opiniones, pero los números son los números. ¿Quién ganó la primera vuelta en Presidente? Piñera. ¿Quién es la bancada con más diputados? Chile Vamos. ¿La expectativa era otra? Sí, te lo concedo. Pero en los números nos fue bien.

-¿Y por qué no se logró un 45%?

-Había algo nuevo que es un candidato a la derecha de Piñera, que no existió en 2009, y creo que le hizo mal al sector la sobreexpectativa también, porque así te relajas.

-¿Si Kast no se hubiese presentado, esos votos se los hubiese llevado Piñera?

-Por supuesto. Pero también amplió la torta a repartir. Piñera solo no sé si sacaba 44%, quizás 42%. Por un lado roba un poco, pero lo positivo es que aumenta la torta.

“Chilezuela”

-Piñera estuvo días atrás en Valparaíso y no fue bien recibido. ¿A qué crees que se debe este ánimo antipiñerista?

-El domingo me tocó estar con él una hora 20 minutos en la calle y al final en los últimos 8 minutos aparecen dos personas que trabajan con el concejal Alfredo Morgado en Santiago y le gritaron suavemente “Viva, Guillier” y en la prensa salió “Gran funa a Sebastián Piñera”. Una gran funa es cuando 80 personas no te dejan avanzar y te insultan. Acá fue tan educado, que no lo llamaría funa. En cada acto de Piñera siempre va a haber personas de los partidos opositores que van a decir cosas, pero no le pasa solo a él. A la Presidenta Bachelet la escupieron en un aeropuerto una vez.

-¿Por qué no le han pasado a Guillier estas funas?

-Yo creo que sale menos a terreno. El tema de fondo es qué le pasa a los chilenos cuando hay alguien en terreno que piensa distinto a ellos lo tienen que insultar. En mi experiencia, es muy fuerte en redes sociales eso con Piñera pero en la calle no. No te insultan con la virulencia de las redes sociales.

-¿Puede haber habido una mala lectura de cuánto apoyo tiene realmente el candidato Piñera?

-Sigue siendo la figura de centroderecha con más apoyo por lejos. Si mañana Piñera tuviera un accidente vascular, no existe alguien más potente para reemplazarlo. Es la persona con más apoyo y lo vimos en los 72 diputados que sacamos, lo veo cuando salimos a la calle. Muchas veces vamos sin prensa y nunca hay funa porque las cámaras de televisión son las que llaman la funa.

Desde Chile Vamos han hecho bastantes comparaciones de Chile y Venezuela, si gana Alejandro Guillier. ¿Tiene asidero esa mirada?

-Karol Cariola dijo en Tolerancia Cero el domingo que su fin último es una República Socialista. Obviamente, el camino final es ése, pero en hacer eso te demoras doce o más años. No puedes llegar y estatizar en una semana. Creo que con una candidatura de Guillier el país mira hacia ese camino, pero no es una cosa inmediata, puede demorarse cuatro gobiernos. Mira mucho más hacia allá que un programa de Piñera.

-¿Pero crees que puede convertirse en Venezuela?

-Hoy estaba leyendo unos diarios antiguos, de 1970. Hacían la misma pregunta que tú me haces porque muchos comparaban el programa de gobierno de Allende con Cuba, si era comparable donde había un dictador instalado en ese entonces hace 18 años. Bueno y llegamos súper cerca con Allende. Hay que mirar cuáles son los países que lo están haciendo bien y cuáles los están haciendo mal.

-¿Es comparable Guillier con Maduro?

-Yo creo que no, que es mucho más preparado Guillier. Maduro no está preparado para gobernar, así en lo más básico. Esto es política, no química, uno da opiniones en política. Si eres médico o ingeniero tiene que ser algo preciso. A mí me gusta el Chile donde todos pueden dar sus opiniones, donde a nadie se le censura y todos pueden decir libremente si creen que Chile se acerca a Venezuela. Yo podré decirle que lo encuentro exagerado o compararlo con China.

El comunismo

-Se sigue culpando al Partido Comunista de la izquierdización de la Nueva Mayoría, de tener el control de la candidatura de Guillier. ¿Compartes esa mirada?

-El Partido Comunista se adecúa para estar dentro de la Nueva Mayoría. Yo puedo bajar la música porque están mis viejos en la casa, pero no es que no me gustaría tenerla más alta. Por otro lado, yo creo que la Presidenta Bachelet, pese a ser PS, está más a la izquierda del PS. No es solo el Partido Comunista el que ha izquierdizado el gobierno, Bachelet también se ha izquierdizado o siempre fue y en su primer gobierno se contuvo.

-Piñera habló de votos marcados en las elecciones del 19 de noviembre sin mostrar ninguna evidencia. ¿Es responsable que un ex presidente haga esas acusaciones?

-Yo estoy contando votos como apoderado desde 1990 y efectivamente he visto trampa ye errores involuntarios. Fui al reconteo de votos en la elección municipal de Zapallar (donde su primo, Gustavo Alessandri resultó electo), donde entre los votos del acta y los del reconteo habían 242 votos de diferencia. Si estás de buena fe, puedes decir error en la suma, apurados, cansados, con calor; si estás de mala fe, dices trampa, mala suma intencionada. Al final se ganó por un voto. Lo que pide Piñera es poner más cuidado y lo que lo debió haber respondido el Gobierno es que siempre los sistemas son perfectibles y pueden ser más transparentes. Piñera le habló a nuestro sector y pidió un apoderado por mesa.

-Desde el oficialismo y el Frente Amplio hablaron de desesperación para justificar lo ocurrido. ¿Cómo lo recibes?

-Una cosa es el gobierno de turno y otra cosa es el Estado. Cuando eres ministro, representas al Estado y me hubiese gustado una respuesta de la ministra (Paula Narváez) que apuntara a que los sistemas son perfectibles, que pondremos especial cuidado y que estamos seguros de que el sistema puede ser mejor. Nadie se fijó en el fondo de lo que dijo, solo “todos contra Piñera”, que es la tónica de los últimos meses.

-Este hecho también precipitó que algunas figuras del Frente Amplio, incluida Beatriz Sánchez, diera su apoyo a Guillier. ¿Puede ser que estos errores le cueste la elección?

-La decisión de ella estaba tomada y estaban esperando el timing correcto. Al final la sobrereacción de todos contra Piñera puede terminar dándose vuelta. Mucha gente vio este tema en las noticias, que no están pegados todo el día a Twitter, dirán que es exagerado el tema. Entonces, esta virulencia con que han atacado va a hacer que la sensatez los haga ir por un sistema más transparente.

La dieta parlamentaria

-¿Apoyas bajar el sueldo de los parlamentarios?

-Sí. Antes de 1973, los parlamentarios ganaban dos sueldos vitales, el equivalente a dos sueldos mínimos. Los argumentos de la época para cambiarlo fueron que con un sueldo tan bajo solo los más ricos podían ser parlamentarios, porque tenías tu empresa, tu campo, tu casa; además, para evitar casos de corrupción el sueldo se hizo equivalente al de un ministro de Estado. No sé si se habrá cumplido con esos objetivos pero no tengo problema con un Congreso con sueldos bajos.

-¿Cuánto es tu ideal?

Cuando el Frente Amplio dice 3 millones 300 mil pesos de sueldo líquido, yo digo por qué no puede ser el sueldo de los parlamentarios unos 500 mil pesos, una cosa simbólica, manteniendo obviamente las asignaciones. Algo simbólico. Vamos a ver si se aprueba algo así. Más de seis millones es súper alto, especialmente si tienes 25 años y vienes saliendo de la universidad y es tu primera pega. Distinto si es un diputado de 70 años y muchos hijos. Me gusta el Parlamento con sueldos bajos para que vaya gente con muchas razones y que el sueldo no sea una de esas razones.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día