Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

País

Incendio en cárcel de San Miguel deja 81 muertos y 14 heridos de gravedad

Por 8 de Diciembre de 2010

Cerca de las cinco de la mañana habría comenzado un terrible incendio al interior de la cárcel de San Miguel, ubicada en la calle Ureta Cox.

 

Según información entregada por el Intendente Fernando Echeverría, al momento del siniestro habían 147 internos, de los cuales 60 fueron rescatados del sector norte, muriendo 15 por asfixia; y 72 en el sector sur, dejando 66 muertos. Hasta el momento, el siniestro ha dejado 81 muertos y 14 heridos de gravedad, quienes han sido derivados a diferentes centros asistenciales. Seis quedarán en recluidos en la Posta Central, cuatro en el hospital Luis Tisné, tres en el Hospital del Salvador y otro en el Hospital San José.  Algunos de ellos serán llevados desde el Hospital Barros Luco y del Instituto de Seguridad del Trabajo

 

Existen versiones que indican que la alerta a Bomberos fue tardía, pues habrían ingresado con una hora de retraso, cuando ya el siniestro se había ampliado. Sin embargo, Bomberos asegura que el llamado de alerta provino de un celular de un reo y no de Gendarmería, siendo que estos aparatos están prohibidos al interior del penal. El Subdirector Operativo de Gendarmería, coronel Jaime Concha, aseguró que se actuó con prontitud. Por su parte, el ministro de Justicia Felipe Bulnes se refirió en cuanto a si hubo algunas falencias para la evacuación rápida de los reos y la llegada de Bomberos, resaltó que, por el momento, atenderá la emergencia y después se determinarán las responsabilidades y se “actuará con rigor”. 

 

El ministro de Salud, Jaime Mañalich dijo que ha sido la “desgracia más importante en la historia de nuestro sistema carcelario y Gendarmería“. En cuanto al estado de salud de los heridos, explicó que tienen “quemaduras en la vía aérea, quemaduras faciales, están entubados con ventilación mecánica en diferentes recintos hospitalarios”. Además un bombero resultó lesionado de mediana gravedad y tres funcionarios de Gendarmería están heridos de moderada consideración, quienes fueron trasladados al hospital institucional de Carabineros.

 

El fiscal regional sur, Alejandro Peña, llegó hasta la cárcel de San Miguel y aseguró que se investigará una eventual negligencia por parte de Gendarmería, considerando que la población penal del recinto ascendía a los 1900 internos, número que claramente doblaba la capacidad del lugar. 

 

A las afueras de la cárcel de San Miguel, se encuentran agolpados una gran cantidad de familiares que esperan tener información oficial acerca del estado de su parientes. Tanta ha sido su desesperación, que han recibido violentamente a las autoridades que han llegado hasta el lugar. Sin embargo, con la información más clara, se comenzó a publicar la lista de heridos y de quienes se encuentran a salvo. En cuanto a los fallecidos, oficiales de Gendarmería llamaron a las familias con alta voz para informarles. 

 

La bancada de diputados DC expresó su más hondo pesar por la tragedia ocurrida esta madrugada en el Centro Penitenciario de San Miguel, solidarizando con los familiares de los 83 muertos en este voraz incendio “que enluta al país y que nos conmueve profundamente por la forma inhumana en que fallecieron estos internos”. 

 

De inmediato, los diputados Gabriel Ascencio, Sergio Ojeda y Gabriel Silber, integrantes de las comisiones de DD.HH. de la Cámara, concordaron que lo primero es el apoyo inmediato a los familiares, pidiendo al Gobierno que instale un Centro de Atención a la brevedad, para atender a las familias de los fallecidos y heridos, transparentando la información y, especialmente, la identificación de quienes perdieron la vida. 

 

El presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios, Pedro Hernández, resaltó que “aquí hay una inmensa escasez de personal, es el organismo más precario y lo estamos viendo en esta conmoción, por este hecho tan lamentable para el país, un país no puede reaccionar después que ocurre un hecho así”. 

 

Monseñor Ricardo Ezzati, arzobispo de Concepción y presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, expresó su pena y congoja por la tragedia ocurrida. “Es sin duda una tragedia que enluta el país y que nos llena de una pena muy grande. Expreso mis condolencias por las personas que han fallecido. Hago oración por ellos, por los heridos y por sus familias. Quisiera elevar una plegaria al Señor y así lo haré en la misa que celebraré en la Playa Blanca, en Lota, para que el Señor se haga presente, con su bondad y entregue consuelo para quienes sufren”, dijo. 

 

Además manifestó que “en este día en que celebramos a la Virgen María, pedirle a la Madre, que estuvo a los pies de su Hijo en la cruz, para que acompañe a todas las familias, en este momento de dolor”.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día