Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
A un año del dolor de Juan Fernández: 15 hitos de la tragedia A un año del dolor de Juan Fernández: 15 hitos de la tragedia

A 12 meses del accidente del avión Casa 212 en el que perdieron la vida 21 personas, y cuando se preparan múltiples conmemoraciones y homenajes a las víctimas, El Dínamo recoge los principales hechos que han marcado un año de búsqueda, dolor y resignación.

País

A un año del dolor de Juan Fernández: 15 hitos de la tragedia

Por Equipo El Dínamo 27 de Agosto de 2012

Desde la confirmación de que no había sobrevivientes hasta el desgarrador tránsito de restos para ser identificados en el Servicio Médico Legal. Desde el fervor popular hasta el íntimo y silencioso duelo de los familiares de las víctimas más desconocidas de la historia.

Una isla envuelta en desgracia, un aeródromo de mala fama, el último disparo de una cámara, una larga investigación de causas y varios sospechosos forman parte de los principales hitos de la más impactante tragedia aérea ocurrida en cielos chilenos.

1- Duelo Nacional

El avión Casa 212 despegó desde Santiago a las 14:00 Hrs. del viernes 2 de septiembre con destino al aeródromo de la Isla Robinson Crusoe, con 21 personas a bordo, la mayor parte pasajeros que iban a participar en actividades de ayuda a las víctimas que dejó el terremoto del 27-F en el archipiélago.

Cerca de las cinco de la tarde la aeronave intentó aterrizar en dos ocasiones, pero los fuertes vientos se lo impidieron. A las 16:53 Hrs. el concejal y jefe de la torre de control del aeródromo, Felipe Paredes, vio cómo el avión pasaba tras un cerro cuando intentaba un tercer acercamiento a la pista. Fue el último avistamiento de la aeronave, al menos sobre el nivel del mar.

A las 17:48 se declaró fase de siniestro. El rescate de posibles sobrevivientes se inició en la madrugada del 3 de septiembre y en la noche el ministro de Defensa Andrés Allamand, junto con el vocero de Gobierno Andrés Chadwick, confirmaba que, considerando el estado de los primeros cuerpos encontrados y el tamaño de los fragmentos de avión que habían aparecido, el Casa 212 había impactado violentamente con el mar. No había sobrevivientes.

El domingo 4 el Presidente Sebastián Piñera anunció duelo nacional para los días lunes 5 y martes 6 de septiembre, como una manera de solidarizar con los familiares de las 21 víctimas:

Fuerza Aérea de Chile: Carolina Fernández, Juan Pablo Mallea, Eduardo Jones, Eduardo Estrada, Flavio Oliva, Erwin Núñez, Rodrigo Fernández y José Cifuentes.

Consejo de Cultura: Galia Díaz y Romina Irarrázabal.

Desafío Levantemos Chile: Felipe Cubillos, Sebastián Correa, Catalina Vela, Joel Lizama, Jorge Palma y Joaquín Arnolds.

Televisión Nacional de Chile: Felipe Camiroaga, Roberto Bruce, Sylvia Slier, Carolina Gatica y Rodrigo Cabezón.

2- TVN, el canal de la tragedia

Ninguno de los cinco integrantes del equipo de Buenos Días que perdió la vida cuando el Casa 212 se estrelló al mar llevaba menos de seis años trabajando en la red estatal.

La desaparición del conductor Felipe Camiroaga, los periodistas Roberto Bruce y  Sylvia Slier, la productora Carolina Gatica y el camarógrafo Rodrigo Cabezón, y la posterior confirmación de que la aeronave se había desintegrado con el impacto, significó un gran remezón mediático que convirtió el frontis del canal de Bellavista 0990 en un conmovedor escenario de muestras de afecto y tristeza por parte del público, especialmente de los fieles espectadores del llamado matinal de Chile.

La tragedia fue el episodio más doloroso que ha debido enfrentar la red televisiva en su historia. El informativo central enmudeció por varios días sus transmisiones, dando especio sólo a la voz de los conductores, y el set del desafortunado matinal, dirigido por un desconsolado Mauricio Correa, se convirtió en un lugar de encuentro y reconciliación que reunió a viejos colegas de la televisión, antiguos compañeros o amigos de Camiroaga.

TVN tuvo que ejercer al aire el doble y complejo rol de informador-afectado durante todas las semanas que duró la búsqueda, rescate e identificación de los cuerpos, y con el transcurso de las semanas enfrentar también las críticas por la sobreexposición del accidente y su impacto en el rating.

3- El último vuelo del Halcón

Era un buen título. Lo malo es que la polémica frase elegida por el diario Las Últimas Noticias para titular su versión digital la noche del 2 de septiembre pasó a simbolizar, en cuestión de minutos, el oportunismo y la frialdad de los medios, alcanzando dimensiones de escándalo.

Dar por muerto a Camiroaga, príncipe de la televisión e ídolo de las masas, cuando aún no existía confirmación oficial del deceso de las víctimas -cosa que recién ocurrió al día siguiente-, indignó a tal punto a la gente, que la portada debió ser reemplazada rápidamente.

“Nuestros reporteros recogieron la información que nos llevó a concluir que había ocurrido un desenlace fatal y quisimos expresar en la portada (…) nuestros respetuosos sentimientos ante tan dolorosos hechos”, explicó el domingo siguiente, a través de un inserto publicado en su página 3, el diario perteneciente a El Mercurio.

En esa edición, el director Agustín Edwards del Río, señaló: “Lamentablemente, muchas personas pudieron interpretar la foto y la lectura de esa noticia de un modo completamente diferente a lo que fueron nuestras intenciones. Pedimos disculpas a todos los lectores que tras recibir la primera edición de ayer se han sentido ofendidos pues han creído ver una intención diferente a la que tuvimos”.

4- Operación Loreto

La Virgen de Loreto, patrona de la FACH, le dio su nombre al punto exacto en el que se estrelló el Casa 212 la tarde del 2 de septiembre y donde se concentraron las labores de búsqueda submarina, tanto del fuselaje de la aeronave como de los restos de sus pasajeros.

Esta operación, en la que participaron operativos de las Fuerzas Armadas, buzos civiles y lugareños, permitió encontrar la tarde del 3 de septiembre cuatro cuerpos, correspondientes a Erwin Núñez, Galia Díaz, Roberto Bruce y Sylvia Slier. Cuatro días después, el 7, el Gobierno entregó el nombre de otros 3 pasajeros identificados: Catalina Vela, Sebastián Correa y Juan Pablo Mallea.

El 8 se sumó el hallazgo de los restos de la piloto Carolina Fernández; el 9 el reconocimiento de los cuerpos de Carolina Gatica, Felipe Camiroaga, Eduardo Jones, Felipe Cubillos y Jorge Palma; el 12 el hallazgo de Joaquín Arnolds, y el 21 de septiembre se agregó a la lista de cuerpos identificados por el SML Rodrigo Fernández. Concluían así la primera y segunda fases de la denominada Operación Loreto.

En una tercera etapa, ya en diciembre, se indentificaron los restos de Joel Lizana, y en enero ocurrió lo mismo con Romina Irarrázabal, funcionaria del Consejo de Cultura.

5- La víctima N° 22

A las 14:20 Hrs. del martes 13 de septiembre, en medio de las intensas labores de búsqueda de los cuerpos de las víctimas y de las partes del fuselaje del Casa 212, una nueva tragedia volvió a conmover el ánimo del país y especialmente el de los más de 600 efectivos que trabajan durante esos días en la denominada Operación Loreto.

A esa hora, el mecánico de aviación, cabo primero Manuel Vera, realizaba preparativos en la losa del aeródromo de Juan Fernández para el despegue del avión Twin Otter 940 de la Fach (utilizado para el transporte de efectivos y abastecimiento desde el continente a la isla), cuando fue impactado por la hélice izquierda de la aeronave, hecho que provocó su muerte instantánea.

El malogrado funcionario llevaba 12 años de servicio en la Fach, se desempeñaba como Jefe de Línea en el Servicio Aerofogramétrico (SAF) y según los testigos usaba orejeras al momento del accidente, razón por la cual no se habría percatado de la proximidad de la hélice del avión.

El diario La Tercera consignó que la víctima hizo un giro y un ademán de despedida a una persona que se encontraba a distancia cuando la hélice lo alcanzó. A sólo 20 metros se encontraba el ministro de Defensa, Andrés Allamand.

La de ese martes 13 fue para Vera, 31 años, casado y padre de dos hijos, su primera y última jornada en la isla, a la que había llegado esa misma mañana.

Días antes Allamand había dado cuenta del estrés al que estaban sometidos los 600 efectivos que participaban en la Operación Loreto, con jornadas de 18 horas diarias, expresando su temor de que en cualquier momento se produjera otro accidente.

6- La dolorosa e inconclusa identificación de las víctimas

El miércoles 18 de enero de este año, cuando el Gobierno entregó la identidad de la última víctima de la tragedia aérea de Juan Fernández que han logrado reconocer los genetistas del Servicio Médico Legal (SML), quedaron aún en calidad de desaparecidos el camarógrafo de TVN Rodrigo Cabezón, el periodista José Cifuentes, y los cabos Flavio Oliva y Eduardo Estrada.

El director del SML, Patricio Bustos, comentó en ese momento que los últimos restos los recibió el SML el 7 de noviembre -en la última etapa de búsqueda en el archipiélago- y que pese a las dificultades por el tiempo transcurrido y las condiciones de los restos, la unidad de genética forense del servicio tuvo que trabajar ininterrumpidamente para lograr la identificación de Irarrázabal.

La dificultad en la identificación de los restos pasa por la factibilidad de extraer ADN de las osamentas y luego compararlas con el material genético entregado por las familias restantes. El SML ha informado, sin embargo, que conservará los restos que no puedan ser identificados en caso de que en el futuro nuevas tecnologías permitan lograr ese objetivo.

7- El aeródromo de Juan Fernández: una ruleta rusa

Construido en la cima de un gran formación rocosa, su pista de aterrizaje, del tipo ‘portaviones’, tiene de largo apenas un kilómetro y 18 metros. A los lados, dos acantilados de 150 metros de altura separan la pequeña pista del Océano Pacífico.

Allí las condiciones meteorológicas cambian constantemente, a veces en unos pocos minutos, y las ráfagas de aire superan fácilmente los 30 nudos (más de 50 kilómetros por hora).

Al no tener un tráfico regular, el aeródromo no cuenta con torre de control. En el lugar tampoco existe un servicio meteorológic o que pueda informar en tiempo real las condiciones climáticas.

El día del siniestro, el último avión en aterrizar en el archipiélago, a las 13:45 Hrs., fue un Dornier de la empresa Corpflite. A bordo viajaban 15 personas que lograron aterrizar sólo en el segundo intento, a través de una maniobra brusca que terminó con uno de los tres neumáticos de la aeronave reventados.

Entre los pasajeros iban el poeta Raúl Zurita y el arquitecto Matías Klotz, quienes abundaron en testimonios sobre lo difícil que es enfrentarse a un aterrizaje en la remota isla. Klotz contó cómo el Dornier pudo, a duras penas, carretear y ser ubicado lejos de la pista, que debía estar despejada para el próximo aterrizaje, el del Casa 212 siniestrado. “Es como jugar a la ruleta rusa”, expresó, indignado, el arquitecto.

8- Todos contra Mallea

En un comienzo uno de los focos estuvo puesto en saber quién pilotaba el avión al momento del siniestro. Esta duda ni siquiera se logró disipar con las imágenes captadas por el camarógrafo Rodrigo Cabezón en pleno vuelo, donde se muestra al teniente Juan Pablo Mallea sentado a la izquierda de la cabina de mando y a la teniente Carolina Fernández a la derecha, porque desde ambas posiciones se puede comandar la aeronave.

A estas alturas todo indica, sin embargo, que fue Mallea el conductor del avión y que una hora antes de despegar, la tarde del 2 de septiembre, el plan de vuelo que elaboró fue rechazado por el encargado de despachar las naves desde el Grupo 10, por contener errores en su formulación.

Esta información fue revelada al ministro en visita Juan Cristóbal Mera, en el marco de la investigación del accidente, por un miembro de la Fach que declaró judicialmente. Desde entonces, se desclasificaron innumerables detalles de la hoja de vida del teniente durante sus tres años de formación antes de convertirse en piloto.

Salieron a la luz sus notas deficientes, su bajo nivel de madurez y de conocimiento, sus problemas de comprensión, de capacidad de análisis en la ejecución de maniobras y en la toma de decisiones, y las varias veces que reprobó exámenes. Revelaciones que fueron calificadas por la madre del piloto como un asesinato de la imagen de su hijo.

Los escasos logros de Mallea marcaban un contraste con la carrera de la teniente Carolina Fernández, quien aprobó con distinción su curso, fue la segunda mejor piloto de su generación, e incluso ganó el premio al “Espíritu de Vuelo”.

Un reportaje de TVN dio a conocer, además, la declaración jurada de Mauricio Solano, instructor del teniente Mallea en Puerto Montt, quien afirmó que a su juicio Mallea -quien fuera pololo de una de las hijas del secretario general de la Fach, Maximiliano Larraechea e hijastro del coronel de la Fach Juan Montaner- debió ser reprobado, pero que fue el general Hugo Peña quien le permitió aprobar el curso de vuelo a pesar de su mal rendimiento.

9- El impasse entre la familia Camiroaga y TVN

Tras el accidente de Juan Fernández,la familia de Felipe Camiroaga sostuvo una serie de reuniones con distintos

/AgenciaUno

ejecutivos de TVN –estación en la que el conductor trabajó por más de 20 años- para superar algunos desacuerdos en materia económica que se trataron con el mayor de los sigilos.

En el centro de las conversaciones estuvo el pago del sueldo íntegro del animador correspondiente al mes de septiembre (25 millones de pesos) y la petición de la familia de que se mantuviera vigente el contrato que Camiroaga tenía con TVN, el cual vencía en 2013, lo que en la práctica significaba para el canal pagar los más de $ 300 millones anuales que el conductor recibía por su trabajo.

Las primeras reuniones las encabezó Rosa Elena Aravena, asistente personal del animador durante 18 años, y en ellas la piedra de tope según, consignó La Tercera en su momento, fue el hecho de que Camiroaga, a diferencia de sus compañeros, no era un empleado contratado de planta fija del canal, sino que prestaba servicios profesionales, por lo que no contaba con ningún seguro. Por lo demás, la idea de un acuerdo extrajudicial era poco probable considerando el carácter estatal de TVN y las restricciones presupuestarias que ello conlleva.

El patrimonio del animador está avaluado en unos US$ 4 millones y la mayor parte de sus activos se manejaban a través de la sociedad Dalai Producciones, que posee varios inmuebles, incluidas las nueve parcelas del animador en Chicureo, acciones del hotel Radisson de Concón, un refugio en La Parva, dos departamentos en el barrio El Golf, y el campo de 189 hectáreas que Camiroaga compró en Chillán, a través de la sociedad Agrícola Campo Viejo.

TVN habría llegado finalmente a un acuerdo con la familia del animador, extendiendo al caso de Felipe Camiroaga el pago de un seguro que tiene la estación para los funcionarios que cumplen coberturas periodísticas de riesgo. La presencia de Jorge Camiroaga como invitado especial a la inauguración del estudio que llevará el nombre de su hijo, en marzo pasado, habría sido una clara señal de avenimiento.

10- La Nikon de Romina Irarrázabal

Una tarjeta de memoria encontrada entre los restos del avión CASA 212 le permitió a los peritos de la PDI recuperar 409 fotografías, de las cuales seis fueron tomadas en el interior del avión minutos antes de que se precipitara al mar.

En cuatro de ellas aparecen posando sonrientes algunos pasajeros del avión, entre ellos Galia Díaz, Felipe Camiroaga, Felipe Cubillos, Rodrigo Fernández, José Cifuentes y Romina Irarrázabal, dueña de la cámara Nikon.

Las otros dos fotos capturaron el momento mismo del impacto: una muestra el agua deslizándose por una de las ventanillas del avión, sumergida en ese instante hasta la mitad; otra capta la alfombra que cubre el piso de la aeronave.

Hasta ahora no se sabe con certeza si alguien tomó las fotos o si la cámara se disparó sola por la violencia del impacto, pero la sola idea de que alguna víctima hubiera sobrevivido, aunque sólo fuera por unos instantes después del impacto, alteró el ánimo de varios familiares de los pasajeros.

11- Caen cabezas en la FACH

A fines de abril de este año la FACH dio a conocer los cargos y las sanciones que surgieron del sumario interno realizado por el general Leopoldo Moya y que estableció la responsabilidad administrativa de 13 oficiales.

Entre las sanciones destacó el llamado a retiro -por no haber ejercido el control superior de la operación aérea del avión Casa 212- de los generales de Brigada Aérea Marcos González y Julio Frías, y del comandante César Pineda, por no haber cumplido cabalmente sus obligaciones.

El resto de las sanciones abarcó desde reprensiones hasta dos días de arresto militar y se sumó a la renuncia del general Carlos Bertens, del Comando de Combate, a quien se responsabilizó por el retraso en el análisis y la entrega de la información sobre los 165 kilos de pesos con los cuales despegó desde el Aeropuerto Arturo Merino Benítez hacia el archipiélago el avión CASA 212.

12- Los familiares de las víctimas quieren más

Las sanciones y llamados a retiro anunciados por la Fach a fines de abril no dejaron satisfechos a las familias de las víctimas, quienes pidieron el procesamiento para cinco de los 13 oficiales sancionados (Julio Frías, Luis Ili, Guillermo Castro, Aldo Carbone y César Pineda) por su responsabilidad en la falta de prococolos y procedimientos en los vuelos a la isla. Sin embargo, la solicitud fue rechazada la semana pasada por el ministro Juan Cristóbal Mera y será apelada ante la Corte Marcial.

/AgenciaUno

Uno de los abogados de las familias, Alfredo Morgado, exlicó que tanto Airbus como la propia Junta Investigadora de Accidentes Aéreos (JIAA) establecieron en sus conclusiones que, independientemente de la responsabilidad que pudo tener la tripulación, es una causa contribuyente al accidente la falta de procedimientos básicos y esenciales en materia de seguridad aeronáutica, sobre todo ante las complejas condiciones que presenta un aterrizaje en el archipiélago Juan Fernández.

Por su parte, el secretario general de la FACh, Maximiliano Larraechea, desestimó la existencia de responsabilidades penales entre altos oficiales de la institución, acotando las culpas al plano administrativo de las reprenciones, los días de arresto y los llamados a retiro.

13- Dirección General de Aeronáutica Civil, la otra arista

A fines de julio de este año, un nuevo sospechoso en la investigación de las causas que originaron el accidente del Casa 212 salió al ruedo: la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), organismo estatal normativo y fiscalizador de la actividad aeronáutica en cielos chilenos.

Un informe de la (JIAA), dependiente de la FACH y entregado el 30 de julio al ministro en visita del caso, Juan Cristóbal Mera, estableció que la DGAC entregó información errónea sobre la situación de los vientos en el área del aeródromo a los pilotos.

El texto, que fue revisado por los abogados que representan a las familias de las víctimas, revela que la información meteorológica entregada por la DGAC a la tripulación correspondía a la situación que se registraba esa tarde en Bahía Cumberland, en el pueblo de San Juan, y no a la realidad climática del lugar donde se emplaza el aeródromo, que está en el otro extremo de la isla Robinson Crusoe.

Estas conclusiones fueron desmentidas tajantemente por la DGAC, entidad que asegura puso a disposición de los pilotos toda la información que se tenía en el aeródromo de la isla Robinson Crusoe. “La tripulación recibió información en tiempo real durante la aproximación al aeródromo donde se le confirmó los vientos de 20 a 25 nudos promedio”, sostuvo molesto Jaime Alarcón.

Sin embargo, el peritaje de la JIAA concluyó: “Las condiciones meteorológicas determinadas finalmente fueron de vientos fuertes que provienen del oeste, con intensidad de 36 a 41 nudos arrachados (…), lo que permite inferir fuerte inestabilidad en los alrededores del aeródromo a la hora del accidente y, por lo tanto, turbulencia al menos moderada y eventualmente fuerte en el sector”.

Para despejar dudas, el juez Mera solicitó como diligencia un detallado informe con los contactos entre los funcionarios de la DGAC y la tripulación del avión Casa 212 accidentado en Juan Fernández.

14- Juan Cristóbal Mera, entre las causas y los responsables

/AgenciaUno.

Una semana después de la tragedia el ministro de la Corte de Apelaciones y presidente de la Corte Marcial, Juan Cristóbal Mera, fue designado como ministro en visita para investigar el accidente del Casa 212. Ello, luego de que el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Jorge Rojas, le solicitara a la instancia castrense hacerse partícipe en la investigación a petición del Presidente Sebastián Piñera.

Mera está en la recta final de la investigación y las señales indican que su labor llegará hasta establecer las causas del accidente, dejando las responsabilidades criminales del mismo en manos de la justicia civil.

Su trabajo se basó en las pericias encargadas a la empresa fabricante Airbus Military y a la Fuerza Aérea de Chile (Fach), a través de la Junta Investigadora de Accidentes (JIA).

El ministro reconstruyó las tres horas de vuelo, indagando en la información que tenían los pilotos al momento de despegar, en qué condiciones estaba el avión, qué datos recibió la tripulación durante el vuelo, qué decisiones tomó y cómo se sucedieron los hechos desde que el avión pasó el llamado “punto de no retorno” (momento en que la aeronave no tuvo combustible para regresar a Santiago), hasta que se produjo su caída.

En ese marco, las familias de las víctimas han pedido nuevas diligencias, entre ellas el procesameinto de cinco ex altos oficiales de la Fuerza Aérea, solicitud que el ministro rechazó en primera instancia.

15- Homenaje en Punto Loreto

Durante meses el ministerio de Defensa ha preparado un completo itinerario para conmemorar del primer año de la tragedia aérea ocurrida en el archipiélago Juan Fernández, el 2 de septiembre de 2011.

Ministro Andrés Allamand. /AgenciaUno

Un centenar de familiares de las 21 víctimas ha confirmado su presencia en los actos, aunque aún está en duda la asistencia de algunos parientes que han manifestado su temor de que la instancia sea aprovechada políticamente por el ministro de Defensa y precandidato presidencial Andrés Allamand.

El itinerario contempla la salida de las familias desde el Ministerio de Defensa, el viernes 31 de agosto a las 9.00 Hrs., con rumbo a Valparaíso, donde abordarán un buque de la Armada para viajar cerca de 26 horas hasta el archipiélago de Juan Fernández.

El arribo a Bahía Cumberland está pensado para el sábado 1 de septiembre. Durante la tarde se realizará una misa para recordar a las víctimas de la tragedia y una recepción organizada por el municipio, tras la cual los familiares volverán a dormir al mismo buque que los llevará, el domingo 2, hasta el denominado Punto Loreto, donde se descubrirá una boya y se realizarán ofrendas florales que serán lanzadas al mar.

Luego, las familias tendrán la oportunidad de permanecer en el lugar cerca de una hora, para después emprender el retorno a Valparaíso, programado para el lunes 3 en la tarde.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día