Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Las claves para entender el “gallito” entre el intendente Huenchumilla y La Moneda

Su labor ha sido tildada de excesivo protagonismo, con sus pro y contra, el intendente parece tener la venia de la presidenta Michelle Bachelet. En su flanco está su extremada independencia del gobierno, como cuando se reunió por más de tres horas con el machi Celestino Córdova el 21 de mayo pasado.


País

29 de mayo, 2014

Autor:

Agencia Uno Agencia Uno

En el mes de marzo, cuando asumió como intendente de la IX Región, el ex ministro Francisco Huenchumilla dio un golpe a la cátedra al anunciar públicamente un nuevo trato con el pueblo mapuche. Cercano a las comunidades desde su carrera como abogado, parecía ser la carta correcta para la zona.

Pero por estos días el intendente vive momentos difíciles en su carrera política, principalmente por la visita que realizó al machi Celestino Córdova. Antes de eso, sus reuniones y declaraciones no pasaron desapercibidas, como cuando pidió “perdón” en nombre del Gobierno “al pueblo mapuche por el despojo que el Estado de Chile le hizo de sus tierras”.

Esta mañana volvió a la palestra en el Encuentro Empresarial de La Araucanía 2014, donde se refirió al conflicto mapuche en la zona. “Estoy dispuesto a quemarme a lo bonzo en la plaza de Armas de Temuco por la paz social en La Araucanía“, aseguró.

Sus declaraciones tuvieron eco de inmediato. El ministro Secretario General de Gobierno, Álvaro Elizalde, declaró que “el gobierno tiene una postura categórica en esta materia: promover el diálogo para alcanzar la paz social, en el marco del estado de derecho”, mientras que Jorge Schaulsohn ironizó al decir que  “en una de estas lo quema el Machi que fue a visitar”, en un conflicto que está lejos de terminar y que se explica en varios antecedentes:

1.- La furia de la derecha

Esta semana, la bancada de diputados UDI preparó una ofensiva contra el gobierno. La gestión apunta al rol protagónico que Huenchumilla ha ejercido en la localidad y su estrecha relación con las comunidades mapuches. Al medio día de el martes, el diputados Felipe Ward, en compañía de Renzo Trisotti, ingresaron a la Cámara Baja con un oficio bajo el brazo dirigido al ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, y al ministro Justicia, José Antonio Gómez.
En el documento, se solicita que el gobierno explique cuál es su real postura respecto de las reuniones y declaraciones que el intendente de la IX Región ha realizado en su tarea como intendente.

La gestión, ocurrió luego que el 21 de mayo, Huenchumilla visitara en la cárcel al machi mapuche Celestino Córdova, condenado a 18 años de presidio por la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay. Entre algunos de los puntos del documento, los parlamentarios exigieron ser informados sobre si dicha visita sería parte de una instrucción desde el Ministerio del Interior y si se reuniría también con “ los familiares del matrimonio asesinado por el señor Córdova”.

2.- El by pass a Peñailillo
Antes parecía una relación cercana, como cuando en marzo el intendente llegó hasta el Palacio de la Moneda para reunirse con el ministro del Interior. La Ley Antiterrorista fue uno de los puntos y pronunciamientos claves de ambas autoridades. El secretario de Estado afirmó que no se aplicaría bajo el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, mientras Huenchumilla ratificaba su posición con declaraciones que criticaban a la ley, por no cumplir con estándares internacionales. Ahora la relación se ha vuelto distante y tensa, principalmente por la visita de tres horas a Córdova el 21 de mayo.

Huenchumilla habría llamado a la Presidenta para avisar de este encuentro, obviando a Peñailillo. Tampoco hubo comunicación con el titular de Justicia, José Antonio Gómez. Lo extraño fue  que nadie desaprobó publicamente esta situación, aunque la inquietud era obvia. Más tarde, el vocero Álvaro Elizalde aclararía que  la cita  “se enmarcó dentro de la gestión” del intendente y que “obviamente ejerce las atribuciones en el marco de lo que es su competencia”.  Al interior de La Moneda saben del apoyo que tiene de la Bachelet, lo que tiene mucho más peso que las críticas. “Tiene la venia de la presidenta, los comentarios sobre su labor no importan”, dice una fuente cercana al gobierno.

3.-Sus críticas al Ministro de Justicia

La visita al machi Celestino Córdova no fue el primer desajuste con Gómez y Peñailillo. Hace poco más de dos semanas, cuando un grupo de comuneros mapuches ya cumplían casi 40 días de huelga de hambre en el penal de Angol, Huenchumilla los emplazó y dijo que “es la autoridad central la que tiene que tomar una decisión, en concreto, el Ministerio de Justicia, y lo único que digo es que como ya han pasado más de 30 días, me gustaría que hubiera una definición más rápida”.

En esta línea, agregó que “siempre he señalado que llegué a la intendencia para apurar más el tranco y, a mi juicio, siento que a veces voy un poquito más rápido que muchas instituciones del Estado. Me gustaría que pudiéramos caminar un poco más rápido”. En La Moneda y en el Ministerio de Justicia consideraron “innecesario” el emplazamiento, porque aseguran que en ese momento Gómez ya estaba en negociaciones y a punto de llegar a un acuerdo para cerrar el conflicto, dato que Huenchumilla manejaba.

4- Línea directa con Bachelet
Más allá de las críticas, situación que es un secreto a voces dentro de La Moneda,  Huenchumilla cuenta con el respaldo de Bachelet y un apoyo importante de la DC,  principalmente porque desde Palacio deslizan que no hay muchas figuras que puedan reemplazarlo,  ni que estén a la altura de su trayectoria.

Sin embargo, el mayor apoyo a Huenchumilla está dentro de las comunidades mapuches, donde conocen su trabajo político y académico, marcado por la defensa a los conflictos de la zona. La agenda del intendente ha puesto el énfasis en un hito histórico, en las causas del conflicto más que en los enfrentamientos, lo que ha incentivado el diálogo entre el gobierno y los  comuneros. Esto lo pone como el intermediario perfecto con la zona roja, la figura necesaria para descomprimir el conflicto.

5- Llegar al Ministerio de Asuntos Indígenas
Totalmente opuesto al intendente anterior, Huenchumilla cuenta con el apoyo en la zona. Para los comuneros y algunas autoridades, su sello en la IX región era más o menos predecible. Pese a eso, algunas de sus salidas y declaraciones excedidas de protagonismo han soprendido en La Moneda, desde donde se le ha pedido más sutileza frente a casos sensibles, como  la muerte del matrimonio Lushinger Mackay. De esta manera, la tesis apunta a que Huenchumilla desea llegar al Ministerio de Asunto Indígenas.

Fuentes cercanas al gobierno señalan que hace gala de una extremada independencia al momento de legitimarse e ir pavimentando su camino a la designación de un ministro en esta materia, lo que implicaría “tirar el elástico” con otras autoridades. En lo que viene permanecerá más cauto. Dice que no dará entrevistas y que toda la información sobre las comunidades mapuche será entregada sólo en puntos de prensa. “Será la estrategia por el momento, en lo posible para no pasar a llevar a otras autoridades como al Ministro de Justicia”, asegura una fuente cercana al intendente.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia