Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Madre de Víctor Montoya: “Vamos a demandar al Estado, fue una pesadilla”

Lidia Encina dice que ojalá el caso de su hijo termine con el uso de testigos protegidos en todas las causas. “Nunca deje de gritar que era inocente”, dijo emocionada.


País

5 de junio, 2014

Autor:

Captura de pantalla 2014-06-05 a la(s) 13.10.09

El Tribunal Oral en lo penal de Puente Alto absolvió esta mañana de todos los cargos a Víctor Hugo Montoya (23), imputado por colocación de un artefacto explosivo en el retén de Carabineros de Las Vizcachas.

El joven, relacionador público, cumplió casi un año y medio en prisión, investigado bajo la Ley Anti Terrorista por su supuesta responsabilidad en la explosión que dejó a un carabinero herido, en febrero de 2013.

Tras la investigación la justicia rechazó todas las pruebas que presentó el Ministerio Público, lo que fue apreciado por la familia de Montoya y por el abogado defensor, Rodrigo Román, quien aseguró que la resolución “devuelve la tranquilidad a la familia”, que ahora espera tenerlo de vuelta en el hogar.

En contacto con El Dínamo, aún nerviosa por la absolución de su hijo, Lidia Encina no esconde su alegría. “Ahora absolvieron a Víctor Hugo, la justicia reconoció que no estaba involucrado en nada, que nunca participó, que no había ninguna prueba. Lo único lamentable es que el fiscal Guzmán no se presentó en la audiencia para haberle enrostrado que hizo un muy mal trabajo. Él debería haber estado ahí para reconocerlo, pero no fue lo suficientemente hombre”, asegura.

Lidia dejó los pies en la calle y siempre se le veía gritando, megáfono en mano, acompañada por familia y amigos del joven. A veces estaba firme y otras lloraba en medio de los actos. Pasaba el tiempo, su hijo estaba encerrado y el caso no concitaba la atención de la prensa. Así de forma sagrada también llegaba hasta la cárcel a dejarle los almuerzos veganos  a su hijo.

“Nunca deje de creer que Víctor era inocente”, dice ahora embargada por la felicidad y la voz trémula. Nerviosa y a minutos de abrazar a sus hijo, dice que esta es la peor pesadilla que puede enfrentar una madre: un hijo acusado de terrorista. “Lo único que quiero es que abrace a su hermana menor, estamos muy felices, muy felices”, repite sin creer el vuelco del caso.

– ¿Cómo pudo ver a su hijo?

– No hemos podido hablar con él. Está absuelto, hasta el momento aún no puede salir, ahora en media hora más sale. Mientras lo revisan, acá afuera lo estamos esperando todos.

– ¿Cuál fue la reacción de ustedes tras la absolución?

– Estábamos tan felices, lloramos, lloramos mucho. Ya no creíamos en la justicia chilena, pero hemos vuelto a creer en ella, porque las juezas fueron muy ecuánimes y precisas, se dieron cuenta de todo, de que no hay nada. El Ministerio Público inventó tantas pruebas, se hizo un mal trabajo, un pésimo trabajo de investigación. Ellos se metieron en la cabeza de que mi hijo era un terrorista y no vieron más allá.

– Usted nunca dejó de salir a la calle para pedir justicia y definió estos 14 meses como “la peor pesadilla que puede vivir una madre”

– Terrible, no tuvimos vida, no tuvimos vida. Era solamente estar preocupada de él, que estuviera bien, que no le pasara nada y tratar de golpear puertas de los medios de comunicación, pero nadie nos escuchó. Sin embargo, ahora está lleno de periodistas y esperando las declaraciones… cómo es la vida.

– El caso de su hijo se transformó en “emblemático” de la Ley Antiterrorista

Ojalá se acabe el uso de testigos reservados, es una injusticia que se culpe a una persona como mi hijo, un estudiante joven. Quién sabe quién puso esa bomba. Con testigos reservados también podemos decir que fueron ellos. ¿Por qué no? Anotaron una patente cualquiera, para culpar a otra persona. ¿Cómo investigaron de esa forma? Al final igual es complicado, de esta forma y con tantos casos que se le caen el Ministerio Publico, debiera tener alguien que los fiscalice de mejor manera, junto con las investigaciones que están efectuando. Vamos a demandar al Estado de Chile por todo lo que sucedió.

– ¿Qué le dirá a Víctor cuándo esté en la casa?

– Llorar, no dejaré de abrazarlo. Lo primero es que se reencuentre con su hermana, a quien no ha visto en años y meses, eso es lo primero. Agradecer a quienes nos acompañaron y sabían que él era inocente en este proceso que fue tan doloroso, muy doloroso.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia