Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Cecilia Pérez sobre la interpelación a Peñailillo: “No es un ministro protegido ni privilegiado por la Presidenta”

La ex ministra Pérez critica la legitimidad de las reformas tramitadas por la Presidenta Bachelet y dice que a Eyzaguirre ya le "quitaron el piso" en medio de la reforma educacional. También insiste en que el liderazgo de Sebastián Piñera sigue fuerte y vigente.


País

30 de junio, 2014

Autor:

/ Agencia Uno / Agencia Uno

La agenda de Cecilia Pérez (39) por estos días está copada. Tras dejar el gobierno se metió en la docencia -hace el curso “Estado y sociedad” en la Universidad Andrés Bello-, conduce el programa “Las cosas por su nombre” junto a Fernando Villegas en Radio Agricultura y es la vicepresidenta de la Fundación Avanza Chile, que defiende el legado del ex Presidente Sebastián Piñera.

Su nuevo rol como escudera del ex mandatario incluye poner el pecho a las balas del Gobierno de Michelle Bachelet y responder con críticas a las reformas que buscan implementar. En entrevista con El Dínamo, la ex ministra Pérez cuestiona la legitimidad de las reformas tributaria y educacional, y justifica la interpelación al ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, por su responsabilidad en la violencia en La Araucanía.

-¿Extraña La Moneda?

-¡4 meses y parece un siglo! Extraño el hecho de ser gobierno frente a una preocupación evidente de cómo este gobierno está ejecutando sus políticas públicas, muy en la línea de terminar con las libertades individuales y de hacer un Estado mucho más grande, cosa que yo no comparto.

-¿Cómo evalúa el trabajo que ha hecho el ministro Álvaro Elizalde, su sucesor?

-Me parece bien. Álvaro ha cumplido lo que es fundamental en alguien que tiene que comunicar no necesariamente lo que uno piensa, sino que el gobierno. Y saber cuidar las palabras, los tonos, los acentos, y en ese sentido él ha comunicado lo que su gobierno está haciendo. Ha demostrado no tener agenda propia, sino más bien una lealtad a la Presidenta Bachelet y con el paso del tiempo se va a ir soltando más y aplicando naturalidad y espontaneidad a sus vocerías.

-Días atrás estuvo de viaje con la senadora Lily Pérez en Israel, con quien es cercana desde hace años. ¿La ha vuelto a invitar a ser parte de Amplitud?

-Ella es muy respetuosa de la decisión que yo tomé de quedarme en Renovación Nacional, reconociendo el tremendo trabajo que está haciendo Amplitud. Yo los quiero mucho; ahí está mi corazón, mis afectos, mis amigos. Ojalá que tenga también el agradecimiento de todos los sectores políticos.

-¿Se siente cómoda aún en RN?

-Yo hice una apuesta de confianza en la nueva directiva, en la cual creo, donde hay personas que me representan. Estoy en ese tránsito. Cómoda estoy o ya me habría ido, pero las confianzas tienen que fortalecerse y eso no son solo palabras, sino hechos. Cristián Monckeberg sabe que puede contar con mi experiencia para ello.

-¿Cómo evalúa los acercamientos de su partido con la Nueva Mayoría? La semana pasada, Monckeberg se reunió con Osvaldo Andrade, presidente del PS.

-Todo lo que a través del diálogo signifique fortalecer la democracia me parece bien, pero lo que no puede hacer Renovación Nacional es descuidar sus relaciones con los aliados naturales y en este caso es la UDI, es Evópoli y es Amplitud.

-¿Se han descuidado?

-Yo espero que no. Hay que evaluar en su mérito los acuerdos que se han hecho con este gobierno. No puede ser que cuando se necesiten los votos, como en el caso de la reforma electoral, se busquen en RN y cuando no, el diálogo no existe o sea en base a condiciones. Cuando ellos señalan que tienen una mayoría parlamentaria que es absolutamente accidental puede eso significar que con la Oposición no se dialoga y no se hacen acuerdos. Lo que está haciendo RN me parece bien.

-¿Y qué rol le queda a la UDI?

-La UDI lo ha hecho muy bien. Ha entendido y ejecutado muy bien lo que es ser partido de oposición. No puedes pretender aprobar reformas tan importantes para el país cuando no estás de acuerdo con ellas, por ejemplo, la tributaria y educacional. Cuando ves que una reforma va a ser perjudicial, y ya lo estamos viendo cuando se han perdido más de 21 mil puestos de trabajo en cuatro meses de gobierno, las proyecciones de crecimiento han bajado y ellos responsabilizan a una desaceleración, yo al contrario veo con alarma que hemos pasado de una desaceleración a una casi recesión. Entonces, en este gobierno que no se pone metas y plazos para nada, por qué no apostaron a seguir creciendo entorno al 6% que en cuatro años de régimen significaban lo mismo que 2 reformas tributarias. Quedarse con la línea populista de que esto es producto de la desaceleración… ¡Señores, oiga! ¡Con lo que están haciendo, podemos entrar derechamente a una recesión!

Las reformas de Bachelet

-¿Cuál cree que va a ser el futuro de estas reformas?

-Ellos tienen los votos para aprobarlas. El fiel reflejo es lo que pasó en la Cámara de Diputados con la reforma tributaria, sin escuchar se aprobó, sin darse cuenta de lo que estaban haciendo. Ésa es la retroexcavadora de Jaime Quintana. No solamente fue una frase, es algo real. Es real en las reformas cómo se han ido construyendo; es real en los retiros de proyectos del gobierno anterior; es real cuando ves que la ideología llegó a programas tan exitosos como el Elige Vivir Sano.

-¿Y todo eso no es valido teniendo en cuenta que tienen una mayoría?

-Pero es una mayoría circunstancial. Reconozco la legitimidad del triunfo de Michelle Bachelet, pero fue con un 62% sobre la base del 40% de personas que votaron. Creer que eso es arrasar y que les da el fundamento para hacer lo que quieran es no entender lo que es la democracia.

-¿Qué le parecen los dichos de Ignacio Walker sobre la reforma educacional? Se ha transformado en uno de los principales opositores estando dentro de la misma Nueva Mayoría.

-Me da la impresión de que Ignacio Walker está incomodando fuertemente a sus socios y es lo correcto. Hoy uno se da cuenta que son las voces más reflexivas de la Democracia Cristiana son las que no tienen espacio dentro de la Nueva Mayoría. Ignacio Walker ha dado en el clavo. Ahora… palabras no son sinónimos de acciones y yo quiero ver esas acciones en el Parlamentos.

-Pero está un poco solo en eso, ¿no?

-Yo no lo he visto solo. Lo he visto bastante acompañado y eso cuando se refleje en acciones demostrará hasta dónde permea el liderazgo de Ignacio Walker dentro de la Nueva Mayoría.

-¿Cómo analiza la alusión que hace el ministro Nicolás Eyzaguirre de quitarle los patines a los niños más aventajados: un error o es algo de fondo?

-Yo creo que refleja el fondo de lo que este gobierno siente por las libertades de las personas. Siendo Nicolás Eyzaguirre un hombre muy criterioso e inteligente, es parte de un gobierno donde no se ve que haya mucha acción para poder señalar lo que claramente debiese ser en términos de la prudencia. No por nada lo han intervenido desde el gobierno. En buen chileno, la Presidenta le está quitando el piso. Esa “frase” no es afortunada. Cuando tú dices que para nivelar hay que quitarle los patines a quienes les va mejor, en este caso a los particulares subvencionados, es que no entiendes nada. ¡Tienes que ponerle patines a la educación municipal!.

El aborto

-La Presidenta Bachelet dijo en una entrevista que el aborto estaría despenalizado en Chile antes de fin de año. ¿Cómo toma ese anuncio?

-No estamos de acuerdo. ¡Yo no estoy de acuerdo! Soy una mujer que defiende la vida siempre. Soy contrario a cualquier tipo de aborto, con el apellido que le quieran poner; a la pena de muerte y a la eutanasia. Yo siento que este gobierno, diciendo que es algo sanitario o decir que es por los derechos de las mujeres, lo que tiene que hacer es sincerar el debate: ¡decir que Michelle Bachelet lo que quiere es un aborto a secas!.

-Su sector se define como “pro vida”, pero por ejemplo, y lo mencionaba recién, dos años atrás el diputado Hasbún (UDI) presentó un proyecto de ley para reponer la pena de muerte. ¿No hay una inconsecuencia ahí?

-Yo soy partidaria de discutir el aborto, abrirse a la discusión. En ese abrir el debate a discutir diferentes temas, yo también valido que dentro de la coalición nuestra existan personas que estén a favor de la pena de muerte, sobre todo, cuando se plantea frente a delitos tan grave. Yo no soy contraria, pero no criminalizo a quienes sí, como tampoco criminalizo a quienes están a favor del aborto. Lo que no se puede hacer es satanizar a nadie.

Peñailillo, Huenchumilla y La Araucanía

-¿Comparte la necesidad de interpelar al ministro Rodrigo Peñailillo?

-Es una frase muy desafortunada del ministro cuando dijo que cuando la derecha no tenía ideas, interpelaba. La interpelación es un mecanismo de fiscalización efectuado tantas veces como los parlamentarios estimen y bienvenidas sean. Nosotros también las tuvimos. Dan cuenta del trabajo propio al Congreso sobre temas de fondo y claramente a lo que está sucediendo en La Araucanía, con los dichos del intendente Francisco Huenchumilla, no veo cuál es el problema que dé cuenta al Parlamento. Él no es un ministro protegido ni privilegiado por la Presidenta.

-Esta sería la segunda interpelación en cuatro meses de gobierno. Ocupar tanto esta herramienta, ¿al final no la banaliza?

-No. Permite que se puedan tener respuestas que muchas veces no se tienen por este mecanismo. A la ministra Paulina Saball muchas veces se le preguntó por metas y plazos y ni siquiera lo hizo en el Congreso. Parece que estaba más preocupada por que la recibieran con flores en su ministerio sus funcionarios de confianza.

-¿Crees que el ministro Peñailillo lo ha hecho mal en La Araucanía?

-Él es el ministro del Interior y tiene un intendente que es representante de la Presidenta. No me atrevo a decir que lo ha hecho mal, pero son preocupantes las señales que se dan. Cuando uno busca la paz y se aborda desde un escenario político no puede ser contra algunos actores, en contra de las víctimas de la violencia. Tiene que buscarse la solución con todos. Cuando el intendente dice que los miembros de las comunidades deben tener las tierras a costa de compra o expropiación, son señales súper peligrosas. Esto sobre todo cuando se ha mostrado en la historia que lo que ha dado solución al conflicto mapuche no es la entrega de tierras, se han entregado más de 500 mil hectáreas y el conflicto recrudece. El entendimiento pasa por todos los sectores y no por ser representante de un solo sector. Eso me preocupa.

-Ayer se confirmó que la Conadi hizo entrega de algunas tierras a algunas comunidades, principalmente Temucuicui. ¿Qué te parece eso?

-Yo no tengo certeza de que la entrega de tierras sea la solución. Se ha demostrado que no es así. No hay que descuidar a las víctimas de la violencia…

-¿Es un error el traspaso de tierras?

-No. Es parte de un trato que tiene que existir pero respetar el estado de derecho. Acá no hay dos estados dentro de uno. Chile no es un estado plurinacional, aunque algunos quieren que sea así. Por tanto, el derecho de uno preocupa tanto como el derecho de otro. Esas señales son discordantes y contradictorias, cuando las visitas son a los asesinos y no a las víctimas. Por eso es bueno saber lo que piensa el ministro Peñailillo. Quien ha protagonizado esto es Huenchumilla pero su superior jerárquico es el ministro del Interior.

-¿Y cómo evalúas la gestión de Huenchumilla?

-Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo. Señalar que se quemaría a lo bonzo, decir cómo debe ser el traspaso de tierras, quitarle a uno para darle a otro, la visita a Celestino Córdoba, incompresible. Sí hay algo que le reconozco: ha tenido la fuerza y el coraje de poner un acento importante en una región que necesita ser atendida. Ha sido valiente.

“El líder de la centro derecha es Sebastián Piñera”

-¿Siente que se ha ordenado la derecha tras la derrota electoral?

-Después de una derrota tan dolorosa y con la fragmentación de RN, yo pensé que nos íbamos a quedar más tiempo en las culpas. Eso demuestra que somos una coalición política más madura cada vez. Se han anunciado coordinación en miras a las elecciones municipales y espero que eso se traspase a las próximas elecciones.

-En la Nueva Mayoría ya se habla de varios pre-candidatos presidenciales: ME-O (que coquetea con ese sector), Carolina Tohá, el mismo Eyzaguirre e incluso Ricardo Lagos Weber. ¿De quién se puede hablar en la Alianza?

-Yo también creo que tenemos muchas caras interesantes con conocimiento de la ciudadanía. Sin importar quien sea, hay dos cosas que importan: primero, que existan muchos liderazgos que puedan crecer y, segundo, que a través de primarias se determine el candidato de la Alianza. Lo importante es no poner zancadillas…

-En la vereda del frente hay nombres claros. ¿Ustedes los tienen?

-Hay muchos que lo han manifestado y otros que se han posicionado. Hoy, sin duda, el líder de la centro derecha es Sebastián Piñera, aún vigente y cada vez más reconocido. En RN Manuel José Ossandón, Andrés Allamand, Alberto Espina; en Amplitud Lily Pérez; en Evópoli por qué no Felipe Kast; en la UDI sigo viendo con fuerza a Evelyn Matthei, Jacqueline van Rysselberghe, no dejaría de mirar a Ernesto Silva. Lo importante no son los nombres, sino la unidad.

-¿Cuáles son los planes de Avanza Chile? ¿Convertirse en un partido?

-No, nosotros somos una fundación. Muchos pertenecemos a otros partidos. Avanza Chile nació con 3 objetivos: primero, la defensa del gobierno producto de la demolición que está tratando de hacer Michelle Bachelet respecto del gobierno anterior; segundo, un lugar de encuentro del corazón del gobierno de quienes participaron en el sector público; y tercero, aportar al debate de las ideas de nuestro país, desde las políticas públicas, levantando documentos sobre las reformas tributaria y educacional, etc. Teniendo una voz que es importante en el debate público.

Comenta esta noticia