Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Condenan a ex agentes de la DINA por desaparición de dos opositores a la dictadura

Las víctimas fueron un recluta de la Fuerza Aérea y un militante de la Juventud del Partido Comunista, que fueron torturados en "Villa Grimaldi".


País

5 de julio, 2014

Autor:

/ Agencia Uno / Agencia Uno

La Corte de Apelaciones de Santiago ratificó este sábado la condena a prisión de seis ex agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), por el secuestro calificado de dos opositores a la dictadura en 1974, informaron fuentes judiciales.

La IX Sala del tribunal de alzada, por unanimidad, ratificó el fallo dictado en primera instancia el 27 de mayo de 2010 por el juez especial Alejandro Solís, que condenó a dos penas de diez años y un día de prisión, una por cada víctima, a los ex coroneles del Ejército Marcelo Moren Brito y César Manríquez Bravo.

En tanto, a una pena de diez años y un día fueron condenados el general retirado Hernán Ramírez Hald, el ex coronel Manuel Carevic Cubillos, el ex mayor Gerardo Urrich González y el ex coronel Haroldo Latorre Sánchez.

Cuatro de los condenados formaban parte de la DINA, mientras que Ramírez Hald y Latorre Sánchez participaron en la detención de una de las víctimas.

Las víctimas fueron Rodolfo González Pérez, un recluta de la Fuerza Aérea de 19 años, y José Flores Araya, de la misma edad, militante de la Juventud del Partido Comunista.

El recluta fue destinado como guardia de prisioneros políticos, a los que ayudó llevando y trayendo correspondencia con sus familiares, pero fue delatado por Luz Arce, una prisionera miembro del Partido Socialista que se convirtió en colaboradora de la DINA.

El 23 de julio de 1974 Rodolfo González fue detenido en su domicilio y trasladado al campo de torturas y exterminio “Villa Grimaldi”, donde fue duramente torturado por “traidor”.

Según prisioneros supervivientes, González, para terminar su sufrimiento, se lanzó desde “La Torre”, y se fracturó una pierna que no impidió que los agentes lo siguieran torturando por varios días, hasta que fue sacado del recinto sin que nunca más supiera de su paradero.

Al año siguiente, su nombre fue incluido en la “Operación Colombo”, un montaje de la dictadura para encubrir la desaparición de 119 presos políticos, a los que, incluso con la publicación de ediciones únicas de periódicos en Argentina y Brasil, se les hacía figurar como muertos “en purgas internas” del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

José Flores Araya, en tanto, era un estudiante de secundaria que fue detenido en su colegio el 23 de agosto de 1974 por una patrulla militar, por estar supuestamente recolectando dinero para financiar actividades del Partido Comunista, proscrito en ese entonces.

El joven fue trasladado a la Escuela de Suboficiales del Ejército, donde fue visto por José Alfaro, uno de sus profesores detenido anteriormente; tras ser interrogado, esa noche ambos fueron entregados a agentes de la DINA, que los llevaron a la “Villa Grimaldi”, donde se perdió todo rastro del estudiante, mientras Alfaro logró sobrevivir a la prisión y la tortura.

Comenta esta noticia