Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Boric y acuerdo por reforma tributaria: “Es un atentado a la democracia”

El diputado magallánico advirtió que esto no se puede repetir en materia educacional: "Yo me pregunto por qué el acuerdo, en vez de llegarse a él con un grupito de senadores a puertas cerradas, o con un grupito de empresarios, no se llega con el movimiento social. Esa es la postura que hay que defender ahora".


País

14 de julio, 2014

Autor:

/ agenciauno / agenciauno

Continúan las repercusiones por el acuerdo al que llegó el Gobierno con la oposición para aprobar la reforma tributaria. Esta vez, el diputado de la Izquierda Autónoma, Gabriel Boric, descargó todas sus críticas manifestando que la negociación del oficialismo significa “un profundo atentado con la democracia”. 

En entrevista con El Mostrador, Boric dijo que “el gobierno no tiene una voluntad de transformar estructuralmente las bases de la economía chilena. Somos un país primario exportador y acá, según mi punto de vista, lo que se necesita es una industrialización, y para eso se requieren recursos. Hoy el principal recurso es el cobre, y el gobierno me imagino que no se querrá meter con las grandes mineras. Sé que hay temas de legalidad y constitucionalidad, pero eso se enfrenta debatiendo, y acá lo que se hizo fue cerrar la puerta al debate respecto al cobre. Me parece que eso, en el marco de una Reforma Tributaria grande, como siempre se dijo, debió haber sido discutido”.

En ese sentido, matizó que el supuesto regreso de la “política de los acuerdos” sea algo negativo. “Me parece que es un error demonizar la idea de los acuerdos, si la política finalmente es ponerse de acuerdo entre gente que piensa diferente. La pregunta es entre quiénes se realizan esos acuerdos, y la principal característica de la transición chilena a la democracia fue que esos acuerdos se realizaron entre una pequeña elite –que es muy endogámica–, y donde primaban los poderes fácticos y los intereses de los más poderosos, los que tienen más plata en este país. Y con este acuerdo tributario eso se replica“, argumentó.

Con este escenario, el ex dirigente estudiantil enfatizó: “Finalmente el gobierno y la Nueva Mayoría prefirieron negociar en la casa de un amigo en Las Condes –de Juan Andrés Fontaine, ex ministro de Sebastián Piñera– que derechamente en el Parlamento y de manera pública, para que todos pudiéramos conocer los argumentos que se estaban exponiendo. Lo que nos presentaron a toda la sociedad es un acuerdo firmado y a mí me gustaría saber cuáles fueron los argumentos que llevaron a ese tipo de acuerdo, con el que yo, tanto en forma como en fondo, discrepo. Me parece que esto es un profundo atentado a la democracia, y que no se puede minusvalorar. Acá tenemos una democracia muy deslegitimada, muy dominada por grupos fácticos y, en esta pasada, claramente los empresarios fueron los grandes ganadores”.

Y no se quedó ahí, considerando lo que puede significar este acuerdo con las otras reformas que requiere el país. Boric agregó que “esto sienta un precedente tremendamente peligroso para lo que va a ser la tramitación de la reforma educacional. Me pregunto para qué cresta sirve el Parlamento. O sea, si esta cuestión la van a terminar negociando en las casas de los amigos, de espaldas a quienes nos hemos movilizado por reformas estructurales, la verdad es que el Parlamento al final es un adorno. De hecho, en el debate por la Reforma Tributaria la Cámara de Diputados fue un adorno, y más allá que el acuerdo se firmó en el Senado, este se logró en la casa de Fontaine”.

Respecto a las reformas educacionales y la apertura que ha mostrado el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, para modificar el proyecto y las voces que pretenden replicar el acuerdo de la reforma tributaria a esta cartera, el diputado magallánico explicó que “dentro de la Nueva Mayoría siempre hubo muchas indefiniciones y lo que está pasando es que esas indefiniciones van tendiendo a aclararse. Ahora, yo creo que el gobierno aún está a tiempo de enmendar el rumbo y llegar a acuerdos con los movimientos sociales, que son los que han hecho posible este debate”.

“El movimiento por la educación durante cerca de tres años tuvo el apoyo de cerca del 70% de la ciudadanía, durante mucho tiempo ha tenido una gran capacidad de convocatoria. Han planteado propuestas desde diferentes frentes, tanto en materia tributaria, como educacional, de financiamiento, institucionalidad. Entonces, yo me pregunto por qué el acuerdo, en vez de llegarse a él con un grupito de senadores a puertas cerradas, o con un grupito de empresarios, no se llega con el movimiento social, y esa es la postura que hay que defender ahora”, concluyó.

Comenta esta noticia