Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Así fue el tenso encontrón en vivo y en directo entre Alberto Plaza y Pamela  Jiles: “¡No soy facho!” Así fue el tenso encontrón en vivo y en directo entre Alberto Plaza y Pamela  Jiles: “¡No soy facho!”

POP

Así fue el tenso encontrón en vivo y en directo entre Alberto Plaza y Pamela Jiles: “¡No soy facho!”

Por El Dínamo 2 de Marzo de 2017

Pamela Jiles fue la invitada flamante de Bienvenidos durante este jueves para comentar el ya finalizado Festival de Viña y en su aparición, dedicó varios minutos a criticar duramente al cantante Alberto Plaza por los comentarios que hizo sobre la rutina de Chiqui Aguayo y por decir que el Festival fue tomado por los “flaites”.

En su ácido estilo, la periodista lo trató de “zombie caminando” y dijo que buscó “salir de la tumba” con sus críticas, además de tratarlo de conservador, retrógrado y derechista. Además comentó que le parecía insólito que Plaza no quisiera que sus niños escuchen groserías en la TV, cuando, según la periodista, sus hijos tienen cerca de 40 años.

Lo que nadie esperaba es que el propio Alberto Plaza llamaría a Bienvenidos y a través de su web cam, desde la misma habitación en la que dio sus polémicas opiniones, confrontó a la periodista y desmintió gran parte de lo que dijo. Primero aclarando que es menor que ella, que tiene un hijo de 10 años y una recién nacida. Y segundo, aclarando uno de los asuntos más controversiales respecto a su figura y que Pamela Jiles utilizó en gran parte de su argumentación: su posición política.

“Yo no soy de derecha. Yo estuve totalmente en contra de Pinochet. Quienes me conocen pueden dar fe de eso. Yo participé en actividades de campaña de Michelle Bachelet, voté por el NO, voté por Aylwin, Frei, Lagos y  por la Presidenta Bachelet. Nunca he sido de derecha y se instaló como verdadero un dato que es falso. La gente me dice facho y yo no alcanzo a distinguir una actitud más fascista que intentar eliminar al otro y borrarlo del mapa porque piensa distinto. La gente me odia por el hecho de ser facho, y no lo soy”, dijo Plaza ante una muda Jiles, revelando un historial que lo deja en el mismo sitial político que músicos como  Álvaro Henríquez.

Luego el cantautor continuó con sus críticas al Festival y a la comediante Chiqui Aguayo, argumentando que hay “momentos y espacios” para decir groserías y que el Festival no es uno de ellos, y dio el ejemplo de que los futbolistas dicen garabatos dentro de la cancha pero no en sus conferencias de prensa. “Reitero mi esperanza de que el Festival de Viña sea recuperado por la decencia”, concluyó.

Jiles escuchó silente toda la intervención de Plaza, y se esperaba que su respuesta fuera tan dura como su intervención antes de que el cantante llamara al programa. Sin embargo, la periodista no rebatió nada de lo desmentido por el autor de “Que Canté la Vida” y solo hizo una pregunta: “¿Quiénes son los flaites?”. 

“Con flaite me refiero a gente que no respeta los códigos de comportamiento social para dar supervivencia a una sociedad. Gente que actúa sin ética. La ética son códigos sociales que la gente determina como correctos para vivir en sociedad. Y ellos deciden que nada se debe respetar y que solo debe existir el pensamiento de ellos y se saltan cosas como el lenguaje. Lo que hay que corregir es que hay espacios y espacios para determinados usos del lenguaje”, explicó Plaza, que rebatió además que la periodista le diera excesiva importancia a que él haya ocupado la palabra “flaite”.

Jiles no tuvo más debate directo con Plaza. Sin embargo, dijo a las cámaras que “el Festival es mas interesante en tanto contiene mejor la realidad. La realidad no es la de esconder a los niños para que no escuchen un chilenismo. La realidad no es encontrar indecente que una mujer se plantee con vagina sobre el escenario. A mi me parece más interesante cuando el festival abarca la realidad. Mientras mas precisa, variada, multicolor y multiforme sea, para mi bienvenido sea. Hay un porcentaje de la poblacion que no le asusta ni le espanta el lenguaje que se ocupó. Hubo 17 mil personas que aplaudieron a rabiar”.

Pero Plaza tenía guardado un misil: “En el gobierno de Pinochet había tortura y asesinatos y esa era la realidad. Cuando hay una realidad que deteriora la sociedad, hay que combatirla, no darle espacio”. “Capaz que ahora que Pamela sabe que no soy de derecha, esté más de acuerdo con mi pensamiento”, terminó diciendo Plaza que para muchos, fue más incisivo que la Abuela en este enfrentamiento.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post