Mundo

Las 7 claves para entender el conflicto entre Rusia y Ucrania

Ucrania está en una zona de influencia rusa. No obstante, Estados Unidos y Europa buscan incorporarla a la OTAN. Eso permitiría asistencia militar recíproca de sus miembros contra una ofensiva de Moscú y la instalación de bases occidentales. 

El Presidentes de Rusia, Vladímir Putin y el de Francia, Emmanuel Macron, abordaron la situación hace algunos meses. AGENCIA UNOEl Presidentes de Rusia, Vladímir Putin y el de Francia, Emmanuel Macron, abordaron la situación hace algunos meses. AGENCIA UNO
El Presidentes de Rusia, Vladímir Putin y el de Francia, Emmanuel Macron, abordaron la situación hace algunos meses. AGENCIA UNO

La crisis ruso-ucraniana tuvo sus inicios en 2014, aunque hace 8 meses se agudizó, cuando Rusia reunió 100.000 soldados en la frontera con Ucrania. Esto precipitó una crisis internacional y generó preocupaciones sobre una posible invasión. 

1. Golpe de Estado en Ucrania

En noviembre de 2013 el Gobierno de Ucrania suspendió la firma del Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea (UE). Por ello estalló una ola de violentas manifestaciones internas, llamada Revolución de la Dignidad, por una severa crisis económica y alto desempleo que desencadenaron la caída del presidente electo, Víctor Yanukovich, considerado pro ruso. Las protestas dejaron cerca de 70 muertos y la oposición al derrocado mandatario y el Congreso tomaron el poder y el control de Ucrania.

2. La primera respuesta de Putin

Rusia no reconoció a este gobierno como autoridad legítima de Ucrania y declaró que lo ocurrido fue un golpe de Estado. Un sector del Congreso de Ucrania, apoyado por el Kremlin, llamó a la resistencia armada y acusó a los “golpistas” de violar un acuerdo de paz firmado con el destituido presidente.

En las gobernaciones fronterizas entre Rusia y Ucrania propusieron referendos separatistas y se produjeron una serie de revueltas militares, llegando tropas rusas a la frontera.  

A partir de entonces, residentes de la mitad suroriental de Ucrania se manifestaron en contra del nuevo gobierno de Kiev. Las Fuerzas Armadas de Rusia se desplegaron en la península de Crimea para “garantizar la integridad de los ucranianos”, prorrusos de Crimea y bases rusas en la zona. Ello, pese a las advertencias de EE. UU. que respalda a Ucrania.

Entonces en un referendo se proclamó  la independencia de la República de Crimea y fue aprobada la anexión Crimea a Rusia, donde  este último mantiene una poderosa flota en el Mar Negro y cuyo control le proporciona la única vía de salida al mar Mediterráneo.

La anexión de territorio fue rechazada por la ONU, Estados Unidos, la Unión Europea y apoyada por Bielorrusia, Corea del Norte, Siria y Venezuela. 

3. Recrudece crisis en 2021 por membresía en la OTAN

La tensión se mantuvo con mediana intensidad y escaramuzas. Sin embargo, en 2021, Ucrania reactivó tratativas para incorporarse como miembro de la OTAN. Ello fue fuertemente rechazado por Rusia y pidió una disminución de soldados y equipos militares de la OTAN en Europa del Este a cambio de la retirada de las fuerzas armadas rusas en la frontera.

Estados Unidos y otros miembros del organismo rechazaron estas solicitudes y advirtieron a Rusia de mayores sanciones económicas si invadía Ucrania. Las conversaciones diplomáticas bilaterales entre Estados Unidos y Rusia se llevaron a cabo en enero de 2022, pero no calmaron la crisis.

4. Medidas económicas europeas contra Rusia

La protesta diplomática rusa precipitó una crisis internacional y generó preocupaciones sobre una posible invasión. Rusia reforzó los militares en la frontera con 100.000 efectivos, misiles y armamento pesado.

Las conversaciones diplomáticas bilaterales entre Estados Unidos y Rusia se llevaron a cabo en enero de 2022, pero no calmaron la crisis.

Solo la amenaza de Alemania de congelar la construcción de un millonario gasoducto entre Siberia y Berlín, habría tenido impacto para que Rusia no invadiera a su vecino país.

Con el millonario negocio, Rusia vendería combustible a un mercado de 26 millones de hogares alemanes. Asimismo, se planteó al mandatario ruso Vladimir Putin que, de haber una guerra, habría prohibición concretar inversiones u operaciones comerciales o financieras para privados estadounidenses o europeos en regiones prorrusas.

5. Intensificación de crisis diplomática

Esta semana el presidente de Rusia, Vladimir Putin, reconoció, y financió, la independencia de dos provincias separatistas y ruso parlantes del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk.

Además, amenazó con desplegar tropas en ellas, lo que elevó la tensión con Occidente, que desde hace semanas teme una inminente invasión rusa al país vecino.

6. El enemigo externo y crisis económica: las otras motivaciones de EE. UU. para operar

El presidente Joe Biden accedió al poder en Estados Unidos hace un año, tras ambiciosas promesas de revertir daños hechos por su antecesor en salud, economía y política exterior, apuntando al consenso en una sociedad polarizada.

Sin embargo, hoy las encuestas de opinión lo han hecho caer más de 10 puntos de aprobación, principalmente por la elevada crisis económica y sanitaria en el país.

Eso, en medio de una campaña demócrata para las elecciones intermedias de congresistas en noviembre próximo, y donde la mayoría de su partido es por pocos escaños. A eso se añaden las críticas por la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, que fue el momento político más criticado en Washington, por asegurar que las fuerzas de seguridad afganas tendrían el control del futuro.

Por último, la economía de Estados Unidos cruzó, hasta fines de 2021, por una debacle provocada económica por la pandemia de COVID-19. La inflación llegó a su punto más alto en 13 años y el coronavirus volvió a golpear con fuerza, pese al extenso programa de vacunación.

En ese contexto especialistas en Defensa indican que la producción de armamento y el gasto militar comenzarán a aumentar en 2022 y con ello ha podido comenzar a recuperarse la situación económica, posiblemente la más difícil desde 1984.

La tesis comenzó a alimentarse hace 40 días: Biden promulgó el aumento de gasto en Defensa para el año 2022, con un presupuesto de US$768.200 millones, explicando que era para centrar sus esfuerzos en China y Rusia.

La Ley de Autorización de Defensa Nacional 2022 incluyó un crecimiento del 7% con respecto al año anterior. El aumento recoge un alza salarial para los militares del 2,7%, 300 millones para la seguridad de Ucrania, 4.000 millones para defensa Europea y cooperación en el Báltico.

7. Apuestas para el futuro: ¿Habrá una respuesta militar o guerra?

Expertos debaten dos puntos. El primero es si Rusia iniciará una invasión masiva a Ucrania. El segundo, si Estados Unidos y la OTAN responderán con un uso proporcional de la fuerza para defender al vecino ruso.


Las inquietudes de la comunidad internacional consideran posible que el ejército de Rusia haga una entrada formal en los territorios pronto. Aunque el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Andréi Rudenko, dijo esta semana que "por ahora" no tiene intenciones de desplegar tropas.

Aunque agregó que, si ello ocurre, habrá que ver si recibe ataques de parte de las fuerzas militares ucranianas o todo queda en una relativa paz, o si finalmente la decisión de Moscú es invadir Ucrania, que es la principal sospecha que tienen las potencias de occidente.

Más Noticias

Más Noticias