Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

Claudio Narea: “Lo que más importa ahora es el texto baboso, esas son las cosas que están vendiendo”

" El dinero puesto en la campaña lo es todo, no importa que seas un orangután o Chadwick, o Piñera, o Kast", dice el guitarrista.

Claudio Narea: “Lo que más importa ahora es el texto baboso, esas son las cosas que están vendiendo”

Fotos: Ana Fuentes

Por 12 de Enero de 2019

Claudio Narea está orgulloso: dos de sus hijos han emprendido camino en el mundo de la música y este 24 de enero se presentarán en el Festival “Santiago Off”. Nos reunimos con él y uno de sus hijos en un café de Providencia, para hablar entre otras cosas de cómo la música está presente en sus hijos y cómo ha sido la experiencia de apoyarlos en este tránsito.

Partiste tu carrera de música hace 36 años con los Vinchukas
-36…me resulta increíble cuando lo mencionas tú, yo lo había mencionado algunas veces, pero cuando lo escucho de ti me parece que 36 es demasiado tiempo. Yo sé que edad tengo, me siento muy bien, no empezando, pero si haciendo muchas cosas por primera vez, estoy como partiendo.

¿Qué cosas estás haciendo por primera vez?
-He sacado tres discos solistas, pero siempre es un desafío porque yo nunca canté antes, incluso en la época de Los Prisioneros, grabé canciones cantando pero no porque quisiera cantar, no tenía idea de como hacerlo. Hay que tener cierto entrenamiento y también mucha fuerza interior, mucha seguridad o tener un tipo de personalidad más “florero”. Yo no era así, entonces estoy en un desafío que es cantar y en un constante aprendizaje, en el entrenamiento de pasarlo cada vez mejor cuando canto.

Casi paralelamente, en la misma época aparecen Los Prisioneros. En pocas palabras ¿qué significan para ti después de todo este tiempo?
-Para mí son muchas, es el comienzo, el aprendizaje, la escuela donde aprendí todo, aprendimos juntos de hecho. Tiene muchas connotaciones ser parte de Los Prisioneros, tiene cosas muy positivas y muy negativas también.

¿Qué significa para ti seguir tocando junto a Miguel Tapia?
-Empezamos a tocar junto a Miguel el año 2009, hace diez años, que es bastante tiempo. Cuando empezamos fue muy informal, ahora está más normalizado todo, tenemos una manager, un equipo que trabaja con nosotros, todo es cada vez más profesional. Cuando empezamos a tocar juntos fue por una invitación que le hice a Miguel para tocar en la Cumbre del Rock. Tocó conmigo dos temas y eso fue noticia en los medios, por eso nos empezaron a invitar a tocar de distintos lados. A diez años de esa fecha, sabemos que Los Prisioneros son una banda muy importante, que las canciones son famosas, son queridas y que es una responsabilidad seguir llevando estas canciones adelante. Ahora, eso artísticamente no tiene ningún reto, o sea, si hago un disco nuevo, aunque no lo escuche mucha gente comparado con Los Prisioneros, es un reto artístico. Las temáticas nuevas, con arreglos nuevos, con sonidos nuevos, eso es algo que yo hecho varias veces, canciones y discos nuevos, eso tiene un reto, un desafío, sin embargo es entretenido tocar esas canciones, es emocionante, para público de nuestra edad, para público veinteañero, para niños muchas veces también que siguen a Los Prisioneros. Muchos no están necesariamente conectados a la música que hoy es famosa si no que a la música que les dice algo.

 

Foto: Ana Fuentes

Los Prisioneros son parte del patrimonio cultural que tenemos Chile, aunque no sea un desafío artístico tocar esas canciones hoy, imagino que debe ser un honor, un orgullo para ti ser parte de ese patrimonio.
-Se nos acerca mucha gente, mucho joven que se quiere sacar una foto con nosotros, que quiere un autógrafo o que quiere conversar. Eso obviamente lo hacemos con gusto. Tanto Miguel como yo llevamos con gusto el legado de Los Prisioneros y de conservarlos, nosotros tocamos esas canciones y lo pasamos muy bien, como hace treinta años.

Profetas, fiestas Spandex y Redolés

También se cumplen veintiocho años de tu primer disco con Los Profetas ¿cómo recuerdas esa época?
-Tienes razón, en mayo se cumplen veintiocho años, se me había olvidado ese detallito. Cuando partimos con Profetas eran tiempos difíciles en lo económico. Hay artistas que sacan muchos discos, generalmente porque no tienen mucha responsabilidad económica, no tienen hijos por ejemplo o tienen una cuenta bancaria mas o menos importante que les permite sacar discos, promocionarlos, sacar vinilos, ir al extranjero a tocar, que eso les pasa a muchos. Pero en la época de Los Profetas yo tenía dos hijos y una situación económica un poco difícil, eso sumado a comenzar un proyecto que además tampoco tocaban en las radios, era difícil, sin embargo llevábamos mucha gente a los conciertos, tocábamos con La Ley y nosotros llevábamos tanto o más público que ellos.

Y que hacías para generar recursos cuando estabas empezando con Los Profetas?
Era pobre no más, no podía generar recursos, estaba dedicado completamente a la música y con mucha dificultad pasamos ese tiempo, pero después empezamos a tocar y la gente a ir a nuestros conciertos, nos empezaron a contratar bastante y la cosa se fue compensando. Pero partir con la banda fue difícil.

En esa época se hacían las fiestas Spandex ¿Tienes algún recuerdo?
-Sí, tocamos ahí un par de veces. Esas fiestas Spandex eran bien locas digamos, era un lugar que estaba lleno de artistas y de gente del medio artístico. Inventaban estas fiestas que llamaban mucho la atención, no sé si hoy en día sería así, pero en esa época era muy loco, había mucho gay bailando en cubo y era todo loquillo. Nosotros no éramos parte del mundo Spandex pero tocamos un par de veces ahí.

Hiciste Escuelas de Rock con Tito Encárate y Mauricio Redolés
-Yo conozco a Redolés el año 95 en un viaje a Antofagasta, fuimos a hacer unos talleres, ya habíamos empezado con las escuelas de rock. Yo dirigía las escuelas junto a Andrés Godoy y Tito Escárate. Redolés hacía clases de letras, lírica. En el viaje hicimos muy buenas migas, entonces ahí empezamos a hablar sobre esta relación que había entre el blues y la música folclórica chilena, ahí en algún momento me sorprende Redolés con esta cueca blues que es “Marcando ocupao” y me invitó a tocar con el en su disco Quién Mató a Gaete. Yo andaba rayado por el blues, el blues lo era todo en un momento, yo alucinaba, compraba los discos, tenía videos, con música que ya está muerta, de los años viente, treinta, cuarenta máximo, eso demuestra en el fondo que los cultores originales del blues ya están todos muertos.

Redolés entonces compartía contigo la pasión por el blues
-Sí claro, cuando fui a su casa tenía libros sobre blues, era alucinante ir a su casa y ver esos libros que tenía.
Estuviste hace poquito tocando con él, en el Club Chocolate, a propósito de tu participación en el disco “Quién Mató a Gaete”.

¿Cómo recuerdas las grabaciones, los ensayos?
-Me acuerdo que había mucho buen músico en esas sesiones, mucho talento dando vueltas para la grabación de ese disco, eso fue sorprendente, porque cuando yo grabo discos o cuando he visto que otros graban discos no hay tanto cerebrito dando vuelta por ahí, estaba el Álvaro Henríquez, el Cuti Aste, y a mí me tocó trabajar con el Cuti, había varios músicos importantes chilenos, es distinto como yo trabajo, Redolés trabaja con mucho colaborador y buenos músicos, eso llama la atención, muy buenos músicos.

Que significó para ti tocar con Redolés en el fondo la canción que grabaste en “Gaete” ¿que significó para ti la invitación y haber tocado con él?
-A veces me invitan a tocar con otros músicos y siempre es difícil, no creo que sea tan sencillo encontrar un espacio, con una guitarra, o con la voz y la guitarra, en una canción de otro, en este caso era distinto porque yo fui parte de la creación. En el show de Club Chocolate no toqué los mismos punteos que toqué en el disco, pero da lo mismo porque en el fondo sabía cual era la atmósfera que había que tener para tocar la canción, entonces creo que lo hicimos bien. Tocar con otros artistas a veces se me hace difícil, en este caso no lo fue. Después de grabar la canción, esta es primera vez que la tocamos.

Foto: Ana Fuentes

Su etapa como solista

Estamos a 18 años de tu debut como solista ¿Qué es lo que más te ha gustado de esta etapa?
-El primer disco efectivamente salió hace dieciocho años, pero con la salvedad de que yo no me animaba a tocar en vivo. Saqué el disco no más, ya fue un reto grabarlo, no estaba mentalmente convencido de querer tocar en vivo, no me atrevía.

¿Por qué?
Timidez no más, siempre supe que no cantaba bien, entonces, no me iba a atrever a hacerlo en vivo para ser criticado, era algo que no quería hacer, aunque hay canciones de ese disco que me parecen que salieron bien.

A parte que en esa época la prensa era super pesada, mucho más pesada que ahora…
-No sé, pero yo no me atrevía, y la banda quería tocar, habíamos grabado un disco y nos decían que estaba bueno, y todos querían tocar, pero yo lo único que hice fue aparecer en un concierto benéfico en el Caupolicán donde tocamos dos canciones y nada más. Ese fue un comienzo entre comillas, tímido en salir y además que después de eso nos juntamos a tocar con Los Prisioneros. Yo sabía que me iba a juntar a tocar con ellos, por lo tanto no tenía ninguna intención de tirarme como solista.

Era algo paralelo, piola…
-Claro, entonces hicimos este único mini evento donde tocamos dos temas, y luego me metí a tocar con Los Prisioneros e hicimos el Estadio Nacional. Durante dos años estuvimos tocando, y después a la vuelta ya el 2004, tuve un tiempo de descanso y me puse a preparar lo que sería “Largo Camino al Éxito” que salió el 2006, entonces ese fue como el comienzo de mi carrera solista, porque ahí dije “ya, voy a olvidarme de los temores, voy a empezar a cantar y voy a hacerlo en vivo y lo voy a hacer bien. Me voy a empezar a preparar. Si consideramos de el 2006 y los demás años como un ensayo, sólo llevo doce años como solista.

¿Qué te ha gustado de esta etapa como solista?
-Me gusta el hecho de poder hacer una canción y dirigirla, en la época de Los Prisioneros yo era el guitarrista, era el único en cuento armónico de Los Prisioneros y era el que tenía que tratar de llenar todos los espacios, era una cosa difícil. Yo nunca estudié guitarra, entonces claro, era como lo que podía hacer, salvando, pero era difícil en ese sentido. A mí me iban a pedir un solo de guitarra, pero a Miguel no le iban a pedir un solo de batería ni a Jorge un solo de bajo, entonces era una responsabilidad mayor, pero después con el tiempo cuando empiezo a hacer mi disco me doy cuenta que no tengo que preocuparme de hacer los solos, aunque los hago, pero no es la principal ocupación, yo tengo que hacer la canción, tengo que tener la idea clara de como quiero sonar, que son cosas que me gustan mucho más que ser el guitarrista.

En el fondo, como solista, puedes determinar, tomar decisiones.
-Claro, es mucho más libre, me gusta experimentar en este terreno de la música. Lo otro era muy limitado, ser el guitarrista de Los Prisioneros es una cosa limitada, cuando nos juntamos, el 2003 queríamos hacer un disco, fue muy difícil la convivencia musical porque yo quería y sabía que podía hacer otras cosas y no solo tocar la guitarra en una canción, también podía opinar y no dirigir, pero por lo menos tener una opinión válida dentro del grupo y eso fue complicado, por eso terminamos también distanciándonos Los Prisioneros.

Se cumplen también 13 años del disco “Largo Camino al Éxito” ¿Qué es el éxito para ti?
-Es estar como estoy, estar contento haciendo algo que me gusta y que funcione. Actualmente vivo de la música, me encanta, y no sólo la música, si no también cosas relacionadas con la música, como ser jurado en algún concurso, algún evento. Hace poco tiempo nos invitaron con Miguel a ser jurados de un concurso en Castro, Chiloé y cuando llegamos nos dimos cuenta que eran solo grupos de colegio que cantaban canciones de Los Prisioneros, entonces, ser jurados de ese evento y cosas así, relacionadas con la música, con el aprendizaje que he tenido de forma informal.

En la Rock and Pop tenías un programa de radio
-Claro, y a veces también hago charlas de música, la historia de la música que es un tema que me apasiona. Todo lo he aprendido por mi cuenta y me ha servido para salir adelante.

Daniel Narea

Con tu hermano tienen una banda que se llama Psiconautas. ¿Cuál es tu rol dentro del grupo?
-Yo hago las canciones con mi hermano, componemos los dos, escribo, canto y también dirijo la creatividad desbordante de mi hermano, porque él tiene una creatividad muy especial, canaliza melodías muy bonitas.

¿A qué se debe el nombre de la banda Psiconautas? ¿viene de algún interés por la psicología?
-Nace de una conversación que tuvimos con mi hermano. Lo que pasa es que, un psiconauta es una persona que se conoce a si misma, que se observa a través de la meditación, o a través del uso de plantas maestras, plantas ancestrales, no sé si tu sabes pero a veces en otros países en algunos centros médicos usan estas plantas para controlar adicciones y vaya que sí. Desde ahí que dejé el cigarrillo, yo estaba con la intención, pero fue el empujón final.

Imagino que las letras están impregnadas de todos estos viajes e introspección
-Sí, con mi hermano hacíamos canciones hace mucho tiempo y cuando nos propusimos grabar en el estudio de mi padre, recogimos esas canciones y muchas veces hicimos un rompecabezas de ideas que teníamos tiradas. Igual ahí las emociones son parte fundamental de las canciones y sobre todo el amor.

¿Qué significa para ti grabar con tu hijo?
Claudio: Yo opiné harto pero era difícil porque era un tiempo en que yo le comentaba cosas que sentía que tenía que revisar, a veces tenían que ver con la melodía, con la voz, con la letra, le hice comentarios siempre, porque quería que le quedara bien.

Comentarios constructivos
-Claro, hoy día que ya está terminado veo que fue bueno, yo creo que le aporté, había canciones donde estaba un poco confusa la idea o había demasiadas ideas dentro de una canción. También eso se lo decía, pero ese aporte fue previo a la producción final que la hizo Jaime Medel, un músico que toca conmigo.

¿Y cómo se llevaron en el trabajo, que significó trabajar para tu papá?
Daniel: Agarrando lo que estaba contando mi padre, es cierto, el contribuyó a su manera, tengo un padre que está en su territorio que es la música. Yo soy multifacético, entonces la música también es para mí importante pero no me he dedicado a la música en mi vida, solamente lo he estado tirando a un plano más secundario, ahora estamos planteándonos más seriamente. Mi padre me criticaba como cantaba, yo trataba de cantar, debo haber tenido catorce, trece años, pero no cantaba bien y a veces creía que sí. Mi padre me decía “trata de tomar clases, tómatelo un poco más en serio si quieres cantar”.

Antes de hacer música ¿qué hacías?
Daniel: Estudié Ciencia Política pero me considero un Psiconauta, me gustaría enseñar a meditar, me gusta el trabajo social.

¿Te ves como a futuro siguiendo una carrera como músico?
-Sí, de todas maneras, también tengo el tema de la inseguridad, pero lo veo, lo observo, entonces ya puedo trabajarlo.

Los hijos de grandes artistas como en este caso, siempre tienen que lidiar con el prejuicio de “ser el hijo de” ¿has pensado en como lidiar con eso? como desmarcarte de ese karma.

-Ya ha pasado, muestro la música y también tengo que tener una puesta en escena en que yo soy el frontman, creo que no me tengo que creer nada el cuento, pero por otro lado como persona soy distinto a mi padre, super distinto. Y en la música también, la sonoridad no tiene nada que ver con Los Prisioneros.

Se piensa que tienen ayuda entre comillas, porque ya están en el medio, nacen en el medio, pero tienen un doble trabajo: el de demostrar que no están ahí por ser “hijos de”, sino que porque tienen su propio talento.

-Claro, la mente del ser humano actual es una mente que está catalogando, clasificando, enjuiciando todas las cosas que observa, entonces, independiente de toda la música que yo haga, siempre van a asociarme con mi padre, pero como te digo, el diálogo interior de nosotros no para nunca, uno siempre está haciendo interpretaciones, que tienen que ver con la historia personal de cada uno, que por lo general está en un contexto de un sistema de mierda, de competencia, super insano, entonces los comprendo, comprendo que las personas hagan la crítica, pero no importa lo que hablen, de la música o de nosotros, eso va a ser bueno, va a hacer tribuna, nos va a servir para que escuchen lo que estamos haciendo.

Foto: Ana Fuentes

Festival “Santiago Off”

El 24 de enero estarás en el Festival “Santiago Off”. Te presentarás el tercer día de los cuatro que dura la jornada, y compartirás escenario con Parálisis del Sueño y Los Psiconautas, banda conformada por 2 de tus hijos. ¿Qué significa esto para ti?

Me gusta, ellos sacado un single hasta ahora y van a tirar otro, pero tienen varias canciones grabadas y me gusta. Yo les he dicho muchas veces que no es fácil esto, para que no se hagan expectativas demasiado grandes, porque si estuvieran haciendo trap hoy día, podría ser que lo logren, pero en realidad hacer música hoy en día, música con un poco más de contenido y tenga un poco más de dos acordes, con preocupación por los arreglos, es difícil. Estar dando una propuesta artística hoy día es lo que menos importa, lo que más importa ahora es el ritmo, es el texto, el texto baboso, esa son las cosas que están vendiendo. Por eso por un lado me alegro y por otro le cuento como es la cosa, no es fácil meterse y que le vaya super bien de inmediato, así que, estamos en tiempos peligrosos musicales, la música es lo que menos importa.

¿Qué significa compartir escenario con tu papá?
Daniel: No lo había pensado, es especial, mi padre tiene ya seguidores con Los Prisioneros y su carrera de solista y como te decía, nosotros no tenemos nada que ver en la sonoridad de las cosas que él ha hecho, pero yo estoy agradecido, soy un privilegiado de poder tener esta conexión a pesar de que yo no estoy pidiéndole a mi padre cosas así como “oye, conéctame con tus shows”. Hay mucha gente talentosa en la calle que queda en el camino y claro yo gracias a que tengo un papá que es conocido, que tiene un estudio, podemos mostrarlo y por eso el sentimiento principal es el agradecimiento.

Cuando graban ¿qué peso tienen las opiniones de tu papá dentro de las decisiones que se toman?
-La relación padre hijo siempre está marcada por matices 360ª. Yo lo acompañe en la venta de su libro, lo apañé en toda esa época, en lo musical donde es su terreno. Él tiene un crítico interno muy activo y yo lo comprendo, y también conmigo se dio esa crítica que igual fue constructiva, a veces si me molestaba debo reconocerlo sobre todo en los temas de cuidar lo propio, porque mi papá venía y decía “oye esa estructura está mal”. Pero esas críticas eran bien fundadas, porque nosotros teníamos un coro doble por ejemplo, me gustaban los coros dobles, y eso puede funcionar en cierto tipo de canciones, pero si uno quiere también ser más ordenado, que la gente entienda lo que está escuchando, es más fácil cierto tipo de estructuras que es la que está siempre presente en el Rock o en el Pop, aunque nuestra sonoridad es más Indie.

¿Cómo fue la experiencia de grabación del video clip? Fue en El Cajón del Maipo…
-Sí, fue entretenido, una verdadera aventura, pasé el fin de semana sin dormir porque llegamos super tarde, como a las doce y Esteban el director decía que lo esencial era pasarla bien, entonces había llevado carne, preparó un asado, comimos y compartimos. Nos acostamos super tarde y después teníamos que despertarnos a las seis de la mañana, no dormí nada, estaba estresado durmiendo porque por fin íbamos a grabar el video, no pude meditar porque tenía que dormir, y bueno, en el fondo fue una aventura. Tuve que conducir un auto que estaba malo y cuando estaba arriba en bajada me di cuenta que no tenía los frenos buenos, fue terrorífico en ese momento y después fue agradable. Había adrenalina, además se sintió el apañe de todas las personas que nos acompañaron, no afiatamos con el director, con sus ayudantes, con la maquilladora, con los músicos, con mis hermanos.

Que consejo le darías a tu hijo?
Claudio: Ya le di todos los consejos que había que darle, ahora las canciones están saliendo y fluyen de una forma natural, ya le he explicado todo lo que hay que explicarle, no es llegar y grabar y que te vaya super bien, si no que hay que hacer mucho trabajo para eso y eso ya lo sabe, creo que todo lo que es el resultado de estas grabaciones que ha grabado, demuestra que ha aprendido bastante en estos años y que ya los consejos que tenía que darle los incorporó. No hay más consejos.

“El dinero puesto en la campaña lo es todo, no importa que seas un orangután o Chadwick, o Piñera, o Kast”

Tocaste en un show en paseo Bulnes por los 30 años del NO. ¿Cómo se sintió esa experiencia?
-Yo tenía mis dudas de cuando me contaron de este evento del NO porque sentía que no había tanto que celebrar, yo sé que es importante pasar de una Dictadura a la Democracia, pero la Democracia que hemos tenido tampoco ha sido una Democracia donde yo me sienta parte, creo más bien que la gente normal no se siente parte de esto, porque hacen lo que quieren, hoy día tenemos el tema de Chadwick, un mentiroso, un corrupto, no se siente ni aludido porque la gente o muchos pedimos que se vaya, porque en realidad los poderosos siempre hacen lo que quieren, entonces, sí, esta Democracia es de los poderosos y ellos hacen lo que quieren. Cuando me invitan a participar en ese evento lo pienso un rato y después dije “bueno, vamos” porque igual es importante haber salido de la Dictadura, pero creo que todavía estamos al debe. Las cúpulas, las élites las han manejado como ellos han considerado que es conveniente, Moreira es un farsante y corrupto y tenemos que decirle “Senador”. Está lleno de tipos así, delincuentes con corbata manejando los destinos de Chile, esa es la Democracia que tenemos lamentablemente. Moreira es un delincuente, una persona que anda pidiendo el raspado de la olla para quedarse con plata, todo lo que hace él y otros delincuentes que están en el Congreso y que son parte de este Gobierno. Todo está teñido de un color que no es bueno para la Democracia, la gente ya no quiere votar, yo mismo me cuestiono ¿para qué votar? porque no pasa nada, no hay un cambio real. Por ejemplo ahora que salió Bolsonaro en Brasil, me doy cuenta que cualquiera puede salir, con mucho dinero para promocionar el producto Presidente, puede salir cualquiera, hasta un payaso como Kast, todo depende de la plata que le pongan encima, esa plata tuvo Piñera para promocionarse porque cuando salió de su primera empresa presidencial, cuando termina su primer mandato, no estaba para salir reelecto, salió muy bajo, muy desprestigiado y ahí está hoy día, volvió porque a la gente le meten el dedo en la boca con mucha facilidad, entonces, la promoción lo es todo, el dinero puesto en la campaña lo es todo, no importa que seas un orangután o Chadwick, o Piñera, o Kast. También hay muchos peleles de izquierda, es que cuando uno critica al gobierno pareciera que uno está diciendo todo a favor de la izquierda y no, la izquierda ha echo demasiadas huevadas, por eso estamos con este gobierno hoy día.

¿Quiénes son los peleles de izquierda?
-De izquierda hay hartos, yo creo que Girardi por ejemplo no es un buen aporte, aunque tiene sus chispadas, pocos están intachables hoy día, yo no tengo pretensión por tirarle mierda a ninguno en especial de izquierda, pero hay momentos en que pienso que está lleno de farsantes de izquierda también.

Supiste algo de lo que ha pasado con la productora Transistor
-Vi una cosa sobre Leo Valeria, una acusación en Instagram. Sólo una vez lo vi, él me llamó, fuimos a una reunión y me dijo que quería juntar a Los Prisioneros y le dije que no, eso es toda la experiencia que tengo con él. Fue hace varios años, él pensaba que con plata se nos juntaba pero le dije que no.

Se acaba de postergar la Cumbre del Rock chileno, que por primera vez tiene características paritarias. ¿Qué te parecen este tipo de iniciativas?
-Me parece bien aunque me da la impresión de que hay más hombres dedicados a la música que mujeres, aunque hay muchas mujeres también que están haciendo música y bueno, no tenía idea que era paritaria. He tocado dos veces en La Cumbre, me ha gustado participar del evento pero hace muchos años que no voy, del 2009, o sea diez años ya sin participar.

A propósito ¿Qué piensas del movimiento feminista?
-Creo que las razones para participar del movimiento feminista -lo digo por las mujeres y por los hombres- creo que hay mucho desconocimiento de parte de los hombres, veo las opiniones en redes sociales. Creo que ya van como cuatro femicidios en lo que va del año, creo que ese tema es super relevante, la otra vez mataron a una señora que tenía que ver con la universidad, la asaltaron y la gente que escribe en Twitter dice “ah, aquí las feministas no salieron” pero es que es un asalto no tiene nada que ver. En el fondo hay gente que todavía no entiende la diferencia, o con los derechos humanos, lo que es ser atacado por el Estado, tus derechos humanos o el caso de un asalto común, hay gente que le cuesta entender tanto las cosas sencillas, pero hay gente que no las entiende, entonces, yo creo que en el caso el feminismo, estoy de acuerdo con todo, creo que la mujer ha sido maltratada a través de la historia permanentemente. Es muy bueno que hoy en día se esté hablando el tema para que las mujeres van avanzando en sus conquistas. Lo malo es que se da muy lento el cambio.

¿Crees que hay machismo en la música chilena?
-Es que la sociedad es machista, entonces, obviamente dentro de la música chilena debe haber machismo.

¿Con que música mujer te gustaría tocar?
El otro día veía a la banda Bandana, no sé si la conoces, toca la hija de Florcita Motuda, tocan increíble, son covers, pero tocan increíble, hay músicas mujeres notables, muy buenas, mujeres instrumentistas. Estoy abierto a poder tocar con distinta gente en el futuro pero no se ha dado, me sorprendió la hija del Flor Motuda, lo bien que toca la guitarra, comparado con uno toca increíble, yo no cachaba, a ella la conozco de hace muchos años, pero antes no tocaba tanto, entonces, fue aprendiendo con el tiempo y hoy día toca super.

¿Trabajas en material nuevo? Algún proyecto?
-Estoy lentamente porque estoy de papá, tengo una hija muy pequeña, entonces, dentro del tiempo que tengo -porque yo trabajo en la casa- entonces es más difícil dedicarse permanentemente a algo. Estoy probando unas cosas musicales pero toma tiempo, por ahora no tengo nada más que mostrar, lo último que hice fue un disco de Profetas que fue el año 2016.

Transcripción: Andrés Gorostiza

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día