Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

Suicidios en el Kpop: la problemática que ensucia la industria musical de Corea del Sur

La muerte de la cantante Sulli, que se dio a conocer este lunes, abrió un nuevo flanco de cuestionamientos a una de las industrias musicales más grandes del mundo.

Suicidios en el Kpop: la problemática que ensucia la industria musical de Corea del Sur
Por 15 de Octubre de 2019

El fenómeno Kpop arribó hace algunos años a nuestro país ganándose miles de adherentes. Un ejemplo de esto fue el éxito rotundo del festival SM Town Live que se llevó a cabo a principio de año en el Estadio Nacional, convocando a miles de fanáticos.

Sin embargo, la industria musical de Corea del Sur se ha visto empañada en el último tiempo por el suicidio que han protagonizado diversos referentes musicales.

Un claro ejemplo de ello es que este lunes se dio a conocer que la ex integrante de la banda f(x), Sulli, fue encontrada muerta en su departamento. Aunque la policía ha iniciado la investigación para esclarecer la causa de su deceso, se está ratificando si dejó una nota de suicidio, lo que se está barajando como principal hipótesis.

Pero no es la primera vez que una noticia así impacta la industria del Kpop. Otro hecho que remeció a la fanaticada fue cuando en diciembre de 2017, el vocalista de SHINee, Kim Jong-hyun, de solo 27 años, se quitó la vida por la depresión que padecía.

“Estoy roto por dentro. La tristeza que me ha estado devorando lentamente finalmente me ha tragado entero. No he podido superarlo”, decía el mensaje que le entregó a una de sus amigas tiempo antes de concretar el suicidio y que difundió una vez que conoció la noticia.

En la nota, agregaba que “me odiaba a mí mismo. Me agarraba a los recuerdos que se desvanecían y gritaba para despertar. No había respuesta. Si no puedo respirar, es mejor acabar”.

El lado desconocido del Kpop

Sulli y Jonh-hyun formaron parte de esta industria del Kpop de la que poco se conoce. La poca información que se maneja, según dio a conocer en 2018 el portal Cultura Colectiva, indicó que las compañías discográficas se encargan de todo, desde la promoción hasta los compromisos en la agenda y, por supuesto, del proceso de reclutamiento.

Estas empresas buscan en la calle a atractivos jóvenes que sepan cantar o rapear y tener nociones de baile. Esto, con el fin de que se presenten en audiciones. De lograr pasar esta etapa, lograrán convertirse en lo que llaman trainees.

Allí, entran a una fase de entrenamiento, que puede durar desde unos pocos meses hasta muchos años. En ellas reciben clases de baile, canto, idiomas, actuación, manejo ante los medios de comunicación y retoques estéticos si hace falta. Es por eso que las compañías prefieren contratar a adolescentes, con el fin de explotar al máximo su potencia, pero no se niegan a trabajar con quienes están cercanos a los 20 años.

El medio antes citado consigna que en Corea del Sur debutan por lo menos seis grupos al mes, y al ser un mercado tan competitivo muchos no pasan del primer sencillo, quedando en el camino.

Quienes sí alcanzan el éxito no es equivalente a ganar dinero. Esto, porque mientras son entrenads, y durante los primeros meses en que están logrando la fama, es la agencia discográfica la que corre con todos los gastos: estadía, alimento, viajes y vestuario, lo que finalmente se transforma en una millonaria deuda que los artistas deberán pagar a lo largo de su carrera.

De este modo, las ganancias no las recibe el grupo directamente, sino que la compañía las divide en un 70-30, de ese 30 % se descuenta la deuda y hasta que no quede saldada, los artistas reciben un sueldo. Una vez que lo hagan, pueden acceder a una pequeña parte de sus ganancias, las que deben dividirse entre sus integrantes, los que en algunos casos puede llegar a ser de 13 personas.

Como si eso fuera poco, las compañías los presionan para mantener una imagen impecable frente a su fanaticada. De protagonizar un escándalo, el contrato se acabará inmediatamente. Es por eso que deben someterse a una apretada agenda que incluye los eventos a los que asistirán, los festivales y programas de televisión. Eso, sumado a las sesiones de ensayo que pueden llegar a ser de hasta 15 horas. Todo esto, deben cumplirlo incluso estando enfermos.

Con todos estos antecedentes, no es muy raro pensar que toda la presión pueda provocar instancias fatales en sus artistas.

Las otras tragedias que enlutaron el Kpop

Además de Sulli y Jonh-hyun, otros iconos del mundo Kpop también murió hace solo unos años. Con solo 20 años, Kim Dong Yoon, integrante de la banda surcoreana Spectrum y participante del programa de televisión MIXNINE, fue encontrado muerto en julio de 2018 en circunstancias que nunca se aclararon por petición de sus padres.

A pesar de esto, los fanáticos comenzaron a plantear sus propias teorías. Una de ellas tiene relación a que su carrera estaba “en peligro” porque las agrupaciones en las que estaba no iban a continuar en el mercado musical de Corea del Sur.

Y es que esto habría provocado que Dong Yoon cayera en depresión, puesto que a diferencia de sus compañeros, tuvo que pasar diversas pruebas para ingresar en la agrupación.

Otro reconocido caso es lo ocurrido en mayo de este año con Goo Hara, ex integrante del grupo Kara, quien fue rescatada luego de intentar suicidarse en su casa este fin de semana. Esto se logró luego de que la noche anterior publicara diversos mensajes que alertaron su situación.

Su manager rápidamente reaccionó a esto y tras fracasar en su intento por contactarla, llegó a su casa donde la encontró inconsciente en una habitación llena de humo. Una vez que fue diagnosticada por los médicos se logró comprobar que fue hallada con pulso y respiración normal. De haber llegado tarde, podría haber sido fatal para ella.

Mala imagen en las familias de Corea del Sur

En 2016 se dio a conocer un estudio del gobierno de Corea del Sur, el que consignaba que “evitar el tratamiento psiquiátrico y el abuso del alcohol están significativamente relacionados con la alta tasa de suicidios de Corea del Sur”, detalló el Korea Herald.

La investigación se llevó a cabo luego de que se encuestara a 151 familiares de 121 víctimas de suicidio en 2015. Allí se plantearon preocupaciones sobre el estigma social que existe en el país asiático contra las personas que sufren trastornos mentales y abuso de sustancias, lo que, evidentemente, desalienta a que quienes padecen de trastornos mentales busquen ayuda profesional.

Y es que más del 90% de las víctimas de suicidio podría haber sido diagnosticados con un trastorno mental, pero sólo el 15% de ellos recibieron el tratamiento adecuado. Más de dos millones de personas sufren depresión cada año en dicho país, pero de ellos sólo 15.000 eligen recibir tratamiento en forma regular. 


Si tienes pensamientos o comportamientos suicidas, o conoces a alguien que haya mostrado alguna señal, tienes a disposición el teléfono de ayuda 600 360 7777 de Salud Responde, el que cuenta con asistencia de enfermeras y psicólogos. También hay agrupaciones civiles que ofrecen ayuda a personas que se encuentran enfrentando ideas suicidas situaciones relacionadas. Entre ellos están la Fundación José Ignacio, Todo Mejora, Fundación Katy Summer y Fundación Míranos.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día