Actualidad

Coronavirus: los esfuerzos y obstáculos para desarrollar una vacuna contra la enfermedad

Los médicos del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que han aislado el coronavirus para analizar su información genética.

Por EL DÍNAMO, 4 de Febrero de 2020

La veloz expansión del coronavirus de Wuhan (nCoV) tiene a los científicos de todo el mundo trabajando en elaborar una vacuna eficaz contra la enfermedad.

Los médicos del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que han aislado el coronavirus para analizar su información genética, dijo Xu Wenbo, director del Instituto de Enfermedades Virales, a la agencia de noticias Xinhua.

Con esto se da el primer paso para la elaboración de una vacuna que sea capaz de controlar el nuevo coronavirus, que se ha detectado, a la fecha, en 25 países y ha causado la muerte de cerca de 400 personas, además de haber confirmado más de 18 mil contagiados.

Las autoridades chinas han destacado la rapidez con la que los médicos han decodificado la información genética del coronavirus -patógeno que se transmitió de un animal al ser humano en la localidad de Wuhan-, posibilitando que se reproduzca para su tratamiento.

Además de los investigadores chinos que ya están desarrollando una vacuna, médicos, empresas e instituciones sanitarias en Estados Unidos, España, Australia y otros países están trabajando en una solución que frene la expansión del coronavirus.

En Estados Unidos, médicos investigadores de vacunas del Instituto Nacional de Salud (NIH) se reunieron para coordinar el plan de trabajo, destacando que las vacunas desarrolladas contra el SARS (síndrome respiratorio agudo y grave) y el MERS (síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio) pueden servir de base para desarrollar una vacuna contra el nuevo coronavirus, según publica la Revista de la Asociación Médica Estadounidense.

Los expertos han señalado que una de las mayores dificultades para establecer una vacuna es la versatilidad y capacidad de contagio que ha mostrado el coronavirus.

Los investigadores estadounidenses adelantaron además que en tres meses podrían probar una vacuna en humanos.

Mientras tanto, los especialistas que se encuentran combatiendo el coronavirus han validado la eficacia de los tratamientos antivirales, como los utilizados para el tratamiento del Ébola y el VIH, destacando, sin embargo, que la cuarentena sigue siendo la medida más efectiva.

“Estamos mejor preparados que nunca para conseguir la vacuna”, aseguró al diario El País Jaime Pérez Martín, de la junta directiva de la Asociación Española de Vacunología (AEV), agregando que “el plazo promedio de desarrollo de una vacuna es de 10 años”.

El Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) de España impulsa otro proyecto de vacuna contra el coronavirus mediante una combinación genética de virus atenuados, que dan una mayor inmunización y no requieren revacunaciones.

El Instituto Pasteur de Francia, por su parte, ha informado en las últimas semanas una serie de proyectos, por lo que en los próximos meses se podrían tener los primeros prototipos.