Actualidad

Rusia prohíbe la entrada de ciudadanos chinos por temor al coronavirus

Durante enero, Rusia ya había cerrado su frontera sur, donde comparte 4.250 kilómetros con China, para prevenir la propagación del COVID-19.

Por EL DÍNAMO, 18 de Febrero de 2020

Rusia anunció hoy que prohibirá la entrada de ciudadanos chinos a su territorio desde el 20 de febrero para intentar frenar la propagación del coronavirus en dicho país.

“La entrada de ciudadanos chinos a través de las fronteras rusas queda suspendida a partir de jueves para los viajes de negocios, privados, estudios y turismo” indicó Tatiana Golikova, viceprimera ministra encargada de Salud. “Las restricciones no afectarán a los pasajeros en tránsito”, agregó.

Durante enero, Rusia cerró su frontera sur, donde comparte 4.250 kilómetros con China para prevenir la propagación del COVID-19. El cierre se impuso en 16 pasos fronterizos en determinados tramos a lo largo de la frontera, incluyendo pasos automovilísticos y ferroviarios.

Tatiana Golikova explicó que esta nueva prohibición también es de carácter “exclusivamente temporal” y que tiene como objetivo evitar la propagación del coronavirus, que hasta el momento ha provocado la muerte de 1.900 personas en China y afectado a 72.528.

Asimismo, la Comisión Nacional de Sanidad de China informó que hasta ayer se habían registrado 11.741 casos graves, mientras que 12.552 personas habían superado con éxito la enfermedad y habían sido dadas de alta.

“Este es un brote muy serio y tiene el potencial de crecer, pero necesitamos ponerlo en su justa medida con el número de personas infectadas”, dijo Michael Ryan, responsable del departamento de emergencias médicas de la OMS.

A pesar de las preocupaciones mundiales sobre el impacto económico de la enfermedad, el embajador de China en la Unión Europea indicó que esto sería “limitado, a corto plazo y manejable” y que Beijing tenía suficientes recursos para intervenir si fuera necesario.

De la misma forma, la televisión estatal china citó al presidente Xi Jinping diciendo que China aún podría alcanzar su objetivo de crecimiento económico para 2020 a pesar de la epidemia.