Actualidad

Tigre da positivo por coronavirus en zoológico de Estados Unidos

El felino mostró síntomas, como tos seca, a fines del mes pasado.

Por Gabriela Romo Pontiggia, 6 de Abril de 2020

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos informó que un tigre en el zoológico del Bronx, en Nueva York, dio positivo por coronavirus.

Nadia, una tigresa malaya de cuatro años de edad, es el primer gran felino conocido contagiado con el COVID-19 tras ser infectada por uno de sus cuidadores.

Según la Wildlife Conservation Society, organización que gestiona el zoológico del Bronx y otros en la ciudad como el Central Park Zoo, New York Aquarium, Prospect Park Zoo y Queens Zoo, indicó que Nadia presentaba síntomas de estar enferma desde finales de marzo y fue anestesiada hace unos días para proceder a tomar una muestra de sangre, tras lo cual se confirmó su infección con coronavirus.

“Se tomaron muestras de este tigre y se analizaron después que otros animales felinos en el zoológico mostraran síntomas de enfermedad respiratoria”, afirma el comunicado de las autoridades de gobierno.

Asimismo, la periodista de National Geographic, Natasha Daly, informó a través de la red social Twitter que “otros seis tigres y leones en el zoológico también muestran síntomas” del coronavirus.

El zoológico del Bronx informó que el resultado de la prueba fue confirmado por el Laboratorio de Servicios Veterinarios en Iowa y que un cuidador asintomático pudo haber sido el que transmitió la infección a Nadia.

Los felinos comenzaron a mostrar síntomas, incluyendo tos seca, a fines del mes pasado tras estar expuestos al empleado, quien aún está sin identificar.

“Esta es la primera vez que conocemos en todo el mundo que una persona infectada transmitiera la enfermedad a un animal y este desarrollara síntomas”, dijo Paul Calle, veterinario jefe del zoológico, a la agencia de noticias Reuters el domingo.

Asimismo, los responsables de Servicios Veterinarios donde vive Nadia detallaron que los análisis fueron realizados en un centro para animales y con pruebas diferentes a las utilizadas en humanos, en un intento de evitar críticas en una ciudad en la que se están produciendo miles de contagios en humanos y faltan test para su detección.