Actualidad

Comprueban daños en la placenta de embarazadas con coronavirus

El análisis de la Universidad de Medicina Northwestern detectó ciertas anomalías en las mujeres contagiadas, las que por el momento no causarían problemas en el feto.

Por , 26 de Mayo de 2020

Un estudio de la Universidad de Medicina Northwestern, en Estados Unidos, reveló el hallazgo de ciertas lesiones en la placenta de mujeres embarazadas contagiadas con coronavirus.

El análisis, que fue publicado por la revista American Journal of Clinical Pathology, revisó la situación de personas que dieron positivo a su examen de COVID-19, a las que se les detectó algunos daños por un flujo sanguíneo anómalo entre las madres y sus bebés en el útero.

“La mayoría de estos bebés nacieron a término después de embarazos normales, por lo que no esperábamos encontrar nada malo con las placentas, pero este virus parece estar provocando alguna lesión en la placenta”, señaló Jeffrey Goldstein, el encargado del estudio.

Afortunadamente, el especialista expresó que la enfermedad “no parece estar induciendo resultados negativos en los bebés nacidos vivos, según nuestros limitados datos, pero valida la idea de que las mujeres con COVID-19 deben ser controladas más de cerca”.

De hecho, de los casos analizados la mayoría terminó dando a luz a guaguas sanas durante el tercer trimestre, mientras que una mujer sufrió un aborto espontáneo, que correspondía a una paciente asintomática del virus.

Los autores del análisis señalaron que la idea es tener un seguimiento más exhaustivo a la placenta de las mujeres embarazadas con coronavirus, ocupando pruebas no invasivas para determinar si el feto está recibiendo el oxígeno necesario para su crecimiento normal.

Una de las bases históricas para la revisión de este tema fue lo ocurrido con las personas nacidas entre 1918 y 1920, quienes tiene altas tasas de enfermedades vasculares, las que fueron relacionadas a la denominada “gripe española”, que azotó al mundo a inicios del siglo XX.

Sobre esto, Goldstein explicó que este virus no es capaz de atravesar la placenta, pero sí podría estar vinculado a la actividad inmune y a las lesiones.