Actualidad

Premio Nobel destroza las cuarentenas: “El bloqueo causará mucho más daño que las vidas salvadas”

El científico indicó que con algunas recomendaciones puntuales, como usar mascarillas desde el comienzo y adoptar ciertas normas de distanciamiento social, se habría obtenido el mismo resultado en términos sanitarios.

Por , 28 de Mayo de 2020

El científico Michael Levitt, galardonado con el Premio Nobel de química de 2013, criticó las cuarentenas en medio de la pandemia del coronavirus asegurando que son medidas “desafiladas y medievales”

En una entrevista publicada por el medio The Telegraph, el físico y profesor de la Universidad de Stanford señaló que si bien las cuarentenas pueden haber salvado personas, indicó que el “daño social” fue mucho peor.

“Creo que pueden haber costado vidas. Habrán salvado algunas en accidentes de carretera y en cosas así, pero el daño social por el abuso doméstico, los divorcios y el alcoholismo, ha sido extremo. Además están los que no fueron tratados por otras enfermedades. El bloqueo causará mucho más daño que las vidas salvadas”, sentenció.

Para Levitt, “el verdadero virus fue el virus del pánico. Por razones que no quedan claras, creo que los líderes entraron en pánico y la gente entró también, y creo que hubo una gran falta de debate”.

Junto a ello, el Premio Nobel asegura que con algunas recomendaciones puntuales, como usar máscaras desde el comienzo de la pandemia y adoptar ciertas normas de distanciamiento social, se habría obtenido el mismo resultado en términos sanitarios, pero a un costo muy inferior”.

En el caso de Reino Unido, el científico apuntó especialmente contra Neil Ferguson, que era el principal asesor del Gobierno británico al comienzo de la pandemia.

En marzo, Levitt advirtió a Ferguson, que había “sobreestimado la cifra potencial de muertes por coronavirus en 10 ó 12 veces”.

Según Ferguson, si no se decretaba cuarentena, el Reino Unido tendría 500 muertes a causa del coronavirus, afirmaciones que fueron fundamentales para que el primer ministro, Boris Johnson, dejara atrás el plan inicial, que era mucho menos restrictivo y apuntaba solo a mitigar la pandemia.

Lo que pasó con Ferguson prácticamente echó por tierra todo lo que él mismo aconsejaba, ya que terminó renunciando a su cargo después de que se supiera que había ignorado la cuarentena que él mismo había recomendado para compartir con su amante en su casa en dos oportunidades.

“No hay duda de que se puede detener una epidemia con la cuarentena, pero es un arma muy desafilada y muy medieval. Podría haberse detenido con la misma eficacia con otras medidas sensatas. No creo que nada haya detenido realmente al virus en Europa, salvo algún tipo de agotamiento”, expresó.