Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
Plebiscito Nacional 2020

Actualidad

¿Fracasó Alberto Fernández en sus medidas para contener el coronavirus?

Argentina registró cifras récord de contagios y fallecidos en pleno proceso de desconfinamiento escalonado. Pese a esto, el presidente cree que la extensa cuarentena sirvió para evitar algo peor.

¿Fracasó Alberto Fernández en sus medidas para contener el coronavirus?
Por 25 de Julio de 2020

Argentina está pasando por sus peores momentos en la pandemia, alcanzando cifras récord de contagios y fallecidos y poniendo en duda la estrategia del presidente Alberto Fernández, la que se basó en una extensa y estricta cuarentena que está siendo parcialmente liberada.

El cierre total del país se registró el 20 de marzo. Desde entonces, se mantuvo una tasa baja de casos nuevos y muertes, siendo un ejemplo para una región que estaba siendo azotada por la pandemia. De hecho, el gobierno trasandino ponía como punto de comparación las situaciones de Brasil y Chile, donde los brotes prácticamente se descontrolaron.

Más allá de las comparaciones, el país vecino está viendo ahora con preocupación cómo la capacidad hospitalaria está llegando al límite, especialmente en la provincia y la Ciudad de Buenos Aires, las que concentran la mayor parte de focos de infección.

Efectividad del encierro

alberto fernández coronavirus

Buenos Aires bajo la cuarentena. (Foto: GCBA)

La revista Time ubicó a Argentina entre los países que mejor respondió a la pandemia en su primera etapa. Según la publicación, el hecho de que Alberto Fernández haya cerrado el país ante la primera muerte por coronavirus fue útil para evitar el descalabro que estaba viviendo el resto del continente.

“Su deseo de cuidar de su gente y la decisión de desviar recursos del pago de la deuda para hacerlo —aún a riesgo de un inminente colapso financiero— ha sido la mejor opción entre las malas alternativas”, expresó el medio.

Hasta antes de junio, las medidas estaban siendo exitosas. El país no alcanzaba el millar de decesos y tenía un poco más de 20 mil contagios, una cifra ínfima para sus 44 millones de habitantes.

El trabajo colaborativo entre todas las autoridades también fue fundamental, ya que hubo una coordinación total entre el gobierno central —liderado por el peronismo y el kirchnerismo— con autoridades ligadas a la oposición macrista, como el jefe del gobierno de la ciudad bonaerense, Horacio Larreta.

Pero los efectos económicos, financieros y sociales del confinamiento hicieron que este frágil equilibrio peligrara, justo en época de invierno, la que según los expertos es más compleja para controlar el virus debido a la alta propagación de las enfermedades respiratorias.

La liberación de algunas actividades alertó a las autoridades. El 10 de junio, el presidente Fernández planteaba que si era necesario volver a la cuarentena absoluta lo iba a hacer, cuestión que ratificó días después, cuando decidió endurecer las medidas restrictivas.

Los diversos problemas generados por el confinamiento llevó a que durante la semana pasada el mandatario anunciara un proceso de apertura “escalonada”, la que habilitaba varias actividades no esenciales día por día.

Mientras se iniciaba dicho proceso, se notificaron más de 6 mil contagios y 100 muertos por jornada, números nunca antes vistos.

Testeos y regreso al encierro

alberto fernández coronavirus

Un hospital modular instalado para la atención de pacientes con coronavirus. (Foto: Ministerio de Obras Públicas de Argentina)

La capacidad de testeo también ha sido uno de los temas que ha complicado a Alberto Fernández en su estrategia contra el coronavirus.

En mayo pasado, el Ministerio de Salud reportaba 87.547 pruebas, es decir, una tasa de 1,9 testeos por cada mil habitantes. La cifra era inferior en comparación a Chile, que a esa fecha acumulaba 303.340 pruebas del tipo PCR, con una tasa de 15,8.

El viernes pasado, los trasandinos reportaron 16.218 pruebas, con lo que se llegaron a las 609.262 pruebas diagnósticas, lo que equivalió a 13.426,7 muestras por millón de habitantes. Durante esa misma jornada, las autoridades chilenas informaron de una cifra récord diaria de 21.071 exámenes, con lo que se totalizaron 1.485.711 de pruebas.

En un reporte del diario Clarín se señaló que en este aspecto se registran situaciones preocupantes, como lo que ocurre en Jujuy, donde existe un verdadero “cuello de botella” con los test. Allí se han registrado atrasos en la entrega de los resultados de las pruebas, lo que ha impedido el seguimiento correcto de los casos.

Estas situaciones han llevado a que Ginés González, el ministro de Salud y principal guía de Alberto Fernández en sus decisiones sanitarias, afirmara que el país podría volver a cero en sus avances.

Estoy preocupado. Yo venía viendo algunos síntomas que no me gustaban, algunos números. Pero creí que iban a empezar a bajar como consecuencia de la cuarentena anterior. Lo que sucede es que evidentemente no tuvo el efecto que habían tenido las cuarentenas anteriores”, expresó.

Los números que deje la aparente llegada del peak de la pandemia finalmente decidirá si la estrategia del gobernante trasandino fue totalmente positiva o tendrá profundas secuelas en cuanto a la pérdida de vidas y al derrumbe económico.

Relacionados

Comenta