Actualidad

Alfredo Castro y su trabajo en Algunas Bestias: “Ha sido la escena más difícil que he hecho en el cine”

En conversación con EL DÍNAMO, el actor entregó detalles de su trabajo en esta cinta y cómo se conecta con la realidad que vive el país. Además se refirió a las críticas por su trabajo en Tengo Miedo Torero y a la apertura de teatros en medio de la pandemia.

Alfredo Castro y su rol en Algunas Bestias: "Ha sido la escena más difícil que he hecho en el cine"
Alfredo Castro y su rol en Algunas Bestias: "Ha sido la escena más difícil que he hecho en el cine"

Este viernes 20 y sábado 21 se estrenará en la plataforma Punto Play la cinta Algunas Bestias, segundo largometraje de la productora Laberinto, realizado por el chileno Jorge Riquelme Serrano, que cuenta con un elenco liderado por Alfredo Castro, Paulina García, Gastón Salgado, Andrew Bargsted y Consuelo Carreño.

La historia se centra en una familia que desembarca con entusiasmo en una isla deshabitada en la costa sur de Chile con el sueño de construir un hotel turístico en el lugar. Cuando el hombre que los cruzó del continente desaparece, la familia queda prisionera en la isla.

Desde su hogar, Alfredo Castro conversó con EL DÍNAMO sobre su trabajo en Algunas Bestias, donde interpreta a Antonio, un personaje altanero y arribista que no ve con buenos ojos el proyecto que busca iniciar su hija junto a su pareja.

Antes de enfocarse en este proyecto, el reconocido actor explicó que “el cine y, de alguna manera, el teatro también ha dejado de lado, ha menospreciado un poco el tema de la emotividad, de la emoción. De cómo se llega a un espectador bajo diversos canales. Para mí uno de ellos es la emoción. Yo leo un guión y si ese guión a mí, políticamente, emocionalmente, ideológicamente, no me perturba, es un guión que no merece mi interés”.

Por lo mismo, cuando llegó a sus manos este texto, afirmó, “inmediatamente me cautivó por su aspecto social, por su mensaje político y porque, emocionalmente, me cautivó completamente. Yo le pido a un guión inteligencia, le pido buena estructura, emotividad, emocionalidad y un componente político importante también”.

Aunque la película fue rodada hace dos años, el actor destaca que “hablaba con Jorge Riquelme -el director-, y le decía ‘qué impactante cómo las películas se van poniendo al día’. Porque al igual que El Príncipe, al igual que Tengo Miedo Torero, Algunas Bestias se va a estrenar cuando en el país la violencia intrafamiliar ha crecido una enormidad con el tema de la pandemia y el encierro. Entonces, es loco cómo las películas agarran un ritmo social e ideológico.

“Para mí no es lo mismo ver esta película hace un año atrás y hablar de esta película ahora, cuando han habido femicidios, ataques homofóbicos, de género, violencia intrafamiliar… Ayer, viste la noticia de que un tipo quemó un kiosko de diarios… Entonces yo pienso eso con la película y me parece impactante, porque lo que pasa con Algunas Bestias es que aparecen algunas bestias y tú no lo puedes creer”, sostuvo.

Otro hecho que hace especial a esta película en la carrera de Alfredo Castro, a su juicio, es que en ella grabó una escena vinculada con violencia intrafamiliar que para él ha sido la más difícil de su trayectoria en el cine.

“Ha sido la escena más difícil que yo he hecho en el cine. En los pocos años que llevo en el cine, una de las escenas más demandantes y tremendas que he hecho ha sido en Algunas Bestias y que tiene que ver con la contingencia ahora en este país”, expresó.

La conexión con la realidad país

Uno de los temas centrales que aborda Algunas Bestias es la familia y cómo surgen los conflictos en medio de este encierro en la isla, un tema que Alfredo Castro vincula directamente con el confinamiento ocurrido a raíz de la pandemia.

Para explicarlo, el actor contextualiza explicando que las situaciones vividas durante el último año “han despejado la visibilidad de un país que no es que no conociéramos algunos, yo lo conocía, pero me lo han puesto en la cara. Como te digo, la cantidad de demandas que han habido por violencia intrafamiliar, ahora el acceso al 10% de los padres que no han aportado un peso en la alimentación y crianza de sus hijos, con no sé cuántas miles de demandas… Esas madres que han tenido que cubrir cualquier cosa para alimentar a sus hijos, mientras los padres viven en otro mundo”.

“Ha develado un país que no pensábamos, ni por más sensibles y por más contacto con la realidad, todos sabíamos que habían demandas en los Tribunales de Familia por pensión de alimentos, pero que te lo pongan en la cara y te digan que hay 500 mil padres que no les interesa aportar a la alimentación y a la vivienda, educación de sus hijos, es muy fuerte”, agregó.

Por lo mismo, Castro planteó que “esta película que pone como centro a la familia, tú te preguntas ¿de qué familia estamos hablando? Cuando está el Sename, el tema de la adopción es dificilísimo en Chile, la familia homoparental, el tema de la violencia de género, en qué ha hecho esta gente que ha tenido que vivir en departamentos de 40 mts2 con cuatro hijos, el matrimonio, dos allegados; el tema de los inmigrantes…”.

“Entonces, esta película, como te digo, hablar de ella ahora es hablar del país. Esta película sucede en una isla donde llega un grupo familiar que queda enclaustrado, confinados, como quedamos todos en la pandemia, en una isla como quedó confinada una familia en un departamento con cinco niños. Es el mismo tema, yo estoy realmente impresionado y cómo eso permite que surjan algunas bestias”, sentenció.

“Reality show”

El pasado fin de semana, Paulina García calificó como un “reality show” las grabaciones de Algunas Bestias, un término que, en cierto modo, Alfredo Castro comparte.

“Fue un rodaje que no tuvo ningún fondo de ayuda, ningún fondo concursable. Por lo tanto, el director cayó en una rabia muy justificada y consiguió, en fin, como es Chile, otra red y consiguió una isla en el sur a la cual a las seis de la mañana cruzábamos en bote, volvíamos a las dos o tres de la mañana. Pero fue un ambiente de tremenda calidez humana, hubo un equipo que se puso a tono con la dinámica de la puesta en escena”, contó.

En ese sentido, destacó la metodología que tuvo Jorge Riquelme para llevar a cabo su proyecto, lo que fue algo que “como actor fue lo más interesante que he descubierto en los últimos años de hacer cine. Entonces, sí, fue vivir juntos, comer juntos, pasaron cosas, mareas altas, mareas bajas, pero eran espirítus de creación que yo entiendo lo del ‘reality show’ en todo lo positivo que tiene un reality show, que un equipo se afiate, trabaje junto, unido”.

En esta cinta, Castro pudo compartir con Andrew Bargsted y Consuelo Carreño, a quien elogió por el trabajo realizado y destacó lo logrado con la joven actriz, particularmente con la escena más difícil que le ha tocado llevar a cabo.

“Lo que le sobra a este país es talento, talento de poetas, actores, escritores, actrices, directores, hay millones, miles. Y estos chicos jóvenes, que yo ya conocía a alguno de ellos, yo ya he hecho dos películas con la Consuelo, me tocó hacer la escena más dura de mi carrera en el cine con ella”, afirmó.

En esa misma línea, sostuvo que “son chicos muy bien preparados, que estructuralmente están bien preparados. (…) En el caso de Andrew y de la Consuelo, son jóvenes que han estudiado mucho y trabajan desde un lugar muy sabio también, que lo otorgan a la inspiración, a la honestidad, a la espontaneidad un rol. Pero también están preparados porque fuiste a una universidad, porque has leído para afrontar escenas tan difíciles como la que yo tuve que hacer con la Consuelo o la que tuve que hacer con Andrew. Pero ellos tienen cuerpo, tienen película en su cuerpo. A los 25 o 26 años yo no había hecho nada de cine”.

La crítica trans a Tengo Miedo Torero

En el último año, además de Algunas Bestias y El Príncipe, otro de los celebrados trabajos de Alfredo Castro en el cine fue en Tengo Miedo Torero, la adaptación de la novela de Pedro Lemebel donde interpreto a La Loca del Frente.

Para él, este rol consistió en un trabajo desde la dignidad y la demanda que le dejó el fallecido escritor. “Yo supe que ese rol tenía que estar pleno de dignidad, primero que nada”, explicó.

“Que no se trataba de loquear o mariconear a diestra y siniestra, que es lo mismo que tenía Pedro en la vida, que era una gran dignidad, un gran talento, un amor por su gente, tenía que tenerlo la Loca del Frente también, no siendo Pedro Lemebel”, añadió.

Pero el intérprete también se hizo cargo de las críticas que surgieron hacia la película por no incluir personas trans en el reparto. “Estoy de acuerdo con esa crítica, la comparto, pero creo también que yo tengo el derecho a pedirle a la gente trans que se prepare, estudie seis años en la universidad, que haga cursos, que se prepare… Y yo sé, porque los conozco, porque trabajé con ellos, que hay maravillosos actores y actrices en el mundo trans”, comenzó diciendo.

Sobre esto, insiste en que “estoy de acuerdo con esa crítica, me hago cargo de la crítica”, pero también exige “trabajar con gente preparada. Yo de hecho trabajé con Sabrina O’Donell, con la Maureen Junott, con la Mayra Vouitton también y era estar con un actor/actriz muy bien formado, nada que envidiarle. También pienso, para no ser injusto, que es un país que está aprendiendo. Es segunda o tercera película que trata el mundo trans, surgió el talento maravilloso de Daniela Vega. En diez años este país es otro país”.

“Yo comparto la crítica, pero no ‘porque soy trans tengo derecho a participar en una película’, eso no te da derecho a nada. Ni ser joven, ni ser viejo, ni ser lindo, ni se gay, ni ser cualquier cosa… Nada te da, per se, derecho a algo. Te da derecho a algo cuando hay talento, hay estructura política, hay pensamiento, inteligencia y talento. Pero hay trabajo también. Estoy de acuerdo, siempre y cuando el mundo trans y el mundo gay, hetero, lo que sea, estudie para merecerse los roles que tiene que merecerse, que se preparen”, recalcó.

Apertura de teatros

Gracias al avance en el Plan Paso a Paso que han experimentado diversas comunas del país es que los teatros y cines también podrán abrir sus puertas después de ocho meses cerrados.

Para Alfredo Castro, esta situación nos pone en una “encrucijada tremenda”, porque pese a los cuestionamientos surgidos, destaca que actualmente “se puede viajar en avión con 300 personas arriba, se puede ir a un casino a jugar plata que puede que no sea ni tuya, puedes arruinar a una familia en un casino y se ha matado gente en un casino; se puede ir al mall, se puede ir a las ferias… ¿Por qué no se puede ir al teatro? ¿A un cine?”.

Es en este punto donde el artista nacional -quien es el fundador de la compañía y teatro La Memoria– critica la labor que ha cumplido la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés. “¿Por qué Lavín inaugura la apertura de un teatro con la ministra de Cultura en uno que no está respetando las reglas que exige la pandemia porque no tiene una ‘X’ en su aforo y por qué reabren un teatro que tiene capacidad para 500 personas y que tiene una subvención de miles de millones de pesos anuales?”.

En ese sentido, cuestionó: “¿Por qué no va la ministra o Lavín a un teatro que tiene cabida para 100 personas, cuyo aforo es para 25 personas y va a un teatro con una subvención millonaria para un sector súper específico de la población? ¿Por qué no va a un teatro de bolsillo que está en la ruina a inaugurar los teatros? Donde caben diez personas y no hay dinero para sanitización, donde no hay apoyo del gobierno. Eso sí que sería una muy buena lección, una muy buena idea”.

“Ese es el país que la derecha no conoce, que el Ministerio de Culturas que no conoce. Hay teatros en la calle en este momento, con gente que no puede pagar los arriendos, que no puede abrir porque no puede sanitizar, porque cuesta 300 mil pesos diarios sanitizar un teatro. ¿Por qué la ministra no va a esos teatros? ¿Por qué Lavín no va a esos teatros? ¿Por qué hacen la mofa de abrir un teatro con tanta subvención que está destinado a un sector del público que no tiene dificultad para ir? Ese es el dolor y la molestia que el mundo de la cultura siente con este Gobierno, que no están en la realidad, esa no es la realidad del teatro en Chile”, postuló.

Con esto y ante la consulta si está de acuerdo con la reapertura de los colegios, planteó que “en una escuela pública tienen 50 alumnos y un colegio privado… Esto es un problema de economía, ideológico. Obviamente que Lo Barnechea, La Dehesa, Vitacura, Las Condes, las tres comunas que gobiernan Chile van a poder abrir sus colegios, porque pueden hacer 20 turnos de cinco alumnos, pero no vas a poder en una escuela rural con cinco alumnos y tampoco en una escuela en Independencia, Quilicura, El Bosque o La Pincoya no puedes hacer lo mismo”.

“Este no es un problema de ‘me gusta o no me gusta’, ‘se puede o no se puede’, esa discusión es banal. Aquí la discusión es ideológica, es política. ¿Por qué se puede abrir un teatro en Las Condes y no un teatro en Providencia donde están los que funcionan con 100 personas? ¿O un teatro en Ovalle, Arica o El Bosque? Esos son los teatros que hay que ir a abrir, quedan trabajo a muchas personas. La gente cree que un teatro es el dueño el que recibe la plata, pero detrás hay muchas familias que están en la miseria, no así en el teatro de Las Condes”, sentenció.

Más Noticias

Más Noticias