Actualidad

Carmen Gloria Arroyo incluirá educación cívica en su programa: “No pretendo cambiarle la opinión a nadie”

La abogada abordó los cambios que traerá la nueva temporada de Carmen Gloria A Tu Servicio, el estallido social y su rol de jurado en Viña 2020.

Carmen Gloria Arroyo incluirá educación cívica en su programa: "No pretendo cambiarle la opinión a nadie"
Carmen Gloria Arroyo incluirá educación cívica en su programa: "No pretendo cambiarle la opinión a nadie"

En pocos días más, Carmen Gloria Arroyo estrenará la nueva temporada de su programa Carmen Gloria A Tu Servicio, el que se concretó luego de que a fines del año pasado decidiera renovar su vínculo laboral con TVN, asegurando que está “muy contenta con TVN, muy contenta. Superó todas mis expectativas lo que yo esperaba del canal”.

En medio de los agitados días en el Festival de Viña del Mar, donde la abogada oficia como jurado de la competencia folclórica e internacional, accedió a conversar con EL DÍNAMO, donde explicó que su decisión de continuar en el canal estatal.

“Ha tenido acogida el trabajo que yo hago y siento que se valora, se fomenta y se potencia. A ellos les interesa el trabajo social desde antes de que ocurriera lo del estallido, desde el minuto que quisieron contratarme a mí y a todo el equipo. Eso ha sido súper gratificante porque nos permite concretar muchas más cosas, buscar más ayuda, tener apoyo del canal para ciertas iniciativas que queremos como hacer ciertas campañas contra la violencia contra la mujer o que tengan que ver con el cuidado de los niños”, asegura Arroyo.

“Un requisito básico es tener conciencia social para ser parte del equipo porque hay que aperrar más allá de un programa de televisión: hay que salir a la calle, hay que hacer las cosas, buscar ayuda, preocuparse de las personas, hay que contenerlas emocionalmente. TVN nos ha dado la posibilidad de hacer eso”, añadió.

– ¿Cómo has visto tu evolución en televisión, primero con La Jueza y ahora con Carmen Gloria a tu Servicio? ¿Cómo ves tu crecimiento en pantalla?
– Ha sido súper inesperado porque cuando entré a la televisión yo pensé que lo hacía por un par de años y me iba, que era como lo que necesitaba para estabilizarme después de separarme. Decía ‘la tele no es lo mío’, y a pesar de que han pasado los años, inesperadamente, cada vez que renovaba pensaba que iba a ser el último periodo. De repente, en un minuto, cuando se produjo el quiebre con CHV, di vuelta para atrás y miro y digo ‘¿de verdad quiero seguir en esto o quiero volver a lo mío?’, porque ya no existía la razón original que era lo económico, pero ya había un compromiso de lo que yo me di cuenta que lograba a través de la pantalla de la TV que era la masividad, que era llevar educación a miles de lugares.

En ese sentido, explicó que ya había tenido la oportunidad de recorrer Chile y darse cuenta que hay gente que utiliza conceptos legales en su lenguaje cotidiano. “Me ha tocado leer mensajes de chicas que han decidido contar cuál es su orientación sexual a raíz de un programa de TV, o mujeres que se han envalentonado a dejar un mundo de violencia con la información que le hemos entregado, me encantó, me enamoró”, comenta.

“Ahí fue cuando tomé la decisión de decir ‘no, no me voy de la televisión’. Pero siempre en lo mío, no tengo mayores pretensiones en la televisión y me lo han preguntado harto, pero si hago algo es porque el canal me lo pide, lo encuentro entretenido, es como probar algo nuevo, pero no pretendo hacer carrera en otra área. Lo mío es lo mío”, aclaró.

Como ejemplo de esta versatilidad ante los requerimientos del canal, comenta la experiencia animando el festival Viva Dichato. “Lo tomé como una experiencia entretenida, interesante, un desafío importante pero con ninguna expectativa de ‘oh, vamos de aquí a Viña’. No, no es lo mío”, asegura, comentando además su especial vinculación con la zona tras el terremoto y tsunami del 27 de febrero de 2010. “Cuando llegué allá en ese entonces y ver Dichato que ahora está muy bonito, la costa está preciosa, fue gratificante. Entonces si estuve en las malas, también voy a estar en las buenas con la gente y en el festival”.

Educación cívica para todos

Con un vaso de agua con hielo y un cigarro en una mano, Carmen Gloria Arroyo se ve relajada al momento de entrar en detalles de lo que será la nueva temporada de Carmen Gloria A Tu Servicio, la que parte este lunes 2 de marzo por TVN.

Respecto a su rol, lo sintetiza en una palabra: “Educar”.

“Yo no pretendo cambiarle la opinión a nadie, yo siento que es un derecho votar lo que uno quiera, pero también es un deber estar informado. Quiero que la gente se sienta libre de votar a conciencia lo que crean que es correcto. Sin presiones, sin miedos, sin prejuicios, sino que ellos cuando tengan la información, que la vamos a ir entregando de forma periódica, tenga su decisión le guste a quien le guste. Que lo hagan tranquilos, diciendo ‘sé lo que estoy haciendo, entiendo lo que estoy haciendo y en razón de lo que entiendo, quiero esto. Sea lo que sea”, asegura.

De manera concreta, la abogada detalla que existirá una sección llamada “El Buen Ciudadano”, donde junto a un profesor de Derecho Constitucional hablarán de qué son los derechos ciudadanos, cuáles son las obligaciones “que a veces se nos olvidan un poquito”, para luego entrar al proceso constituyente: “qué es lo que se va a ver en este proceso, cuáles son las opciones que tenemos, qué implica cada una de esas opciones, cómo las puedo ejercer, cómo me va afectar en mi vida, en un lenguaje cercano, donde van a poder participar también, porque vamos a dejar abiertos estos links de las secciones dentro de la página del programa donde van a poder decir si les quedó claro o no, o si están de acuerdo o no. Así, con este feedback, nosotros podremos ir incluyendo ciertas materias o dudas”.

– ¿La salida del famoso martillo del logo del programa tiene que ver con estos cambios que vas a realizar?
– Sí, porque creemos que hasta el año pasado estábamos muy focalizados en lo judicial y era súper en serio. Somos el único programa de esta especie, en el mundo, que tramita judicialmente las causas. Después que se logra el acuerdo en el programa, se firma ante notario, tomamos ese documento y una abogada nuestra lo lleva hasta los Tribunales de Familia y salimos con una sentencia judicial en la mano, así de serio es. Hoy queremos ser más que esto, vamos a dar la ayuda, la orientación que necesita y para eso no necesitamos el martillo.

Para las clases de educación cívica, continúa, darán tips para las pymes sobre cómo rearmarse, cómo refocalizar el negocio, cómo reorganizarse y enfrentar las cobranzas si se perdió el empleo, entregando mucha información.

Las aristas del estallido social

Manteniendo la línea de lo anterior, Arroyo se abre a la posibilidad de conversar respecto al estallido social que atraviesa el país desde el pasado 18 de octubre.

“Nosotros conocíamos perfecto, como programa, que había una desigualdad y una falta de dignidad en la forma de vida de la gente, enorme. Recuerdo, y siempre que puedo lo nombro porque fue un caso que a mí me impactó muchísimo y que lo cubrieron los medios, que fue el caso de don Benancio, que cuando comenzamos a conocer su realidad, yo termino bajándome de ese estrado (en el programa), voy donde él, y la frase textual que le dije y que nunca se me olvidó fue ‘le pido perdón por esta sociedad indolente en la que está viviendo’, porque él lo estaba pasando muy mal y parte de eso era responsabilidad de todos”.

“Tantas veces que nos tocó lidiar con la falta de atención médica, de recursos, millones de cosas que la gente conoce mejor que uno, como las pensiones indignas. Me parece que esto es un reclamo tan válido tan atingente, tan real, que no creo que nadie puede decir que no corresponde y todos tenemos la obligación de hacernos cargo”, manifestó.

En esa misma línea, ella esperaría “una reacción más rápida, no me parece que estemos posponiendo todo esto y que nadie esté entregando soluciones rápidas. Un montón de estas soluciones que son leyes que se pueden tramitar, uno que es abogado sabe que se podría ponerse la urgencia y tramitar un par de veces, y derogar un par de cosas, agregar otras, que suena fácil decirlo pero tampoco es tan difícil hacerlo. Eso por un lado”.

Punto aparte, confiesa que “me duele muchísimo” y que “no comparto nada” los múltiples hechos de violencia que se han registrado en el país.

“Eso me duele en el alma y no solo por la destrucción material, que uno puede compartir o no el valor que siente por nuestra historia arquitectónica o de material que puede haber en el país, sino que también está la destrucción de la calidad de vida de las personas. Hay algunos que están viviendo en un estrés, quienes viven en el punto más álgido de estas concentraciones, yo conozco gente que se ha tenido que ir a casas de amigos, familiares, dejar su lugar botado. Me molesta la falta de empatía, de entender que hay gente que la está pasando mal. Hay otra gente que se ha visto afectada con la pérdida de trabajo, disminución de ingresos, hay personas que se han demoraba una hora en trasladarse ahora se demora cuatro o cinco”, expresó.

“Unas son las demandas sociales y en otra está el carril del daño que se ha hecho y está también el del daño de la comisión de delitos con abuso de poder, conductas que lisa y llanamente constituyen delitos, la pérdida de tantas vidas y lesiones irreparables, como las lesiones a la vista. Son tres cosas absolutamente distintas que corren por carriles distintos que tenemos el deber de separarlas y no mezclarlas, porque no podemos jugar a la ley del empate porque eso no nos sirve a nadie, no nos va a sacar de donde estamos”.

“Si seguimos destruyendo el país, en razón de que no se hacen las reformas, o seguimos matando en razón de que salen a protestar, no vamos a llegar a ninguna parte, vamos a terminar en una guerra civil que nadie quiere”, insistió.

– ¿Rechazas entonces los hechos de violencia que se registraron el domingo en Viña del Mar?
– Absolutamente. Conozco directamente a algunas personas que se vieron afectadas con esto, dañadas profundamente que son personas de trabajo, de esfuerzo. No se lo merecen, ellos no son responsable de la desigualdad que se vive en el país, de ninguna manera.

Arroyo, la jurado de Viña 2020

“Siento que lo primero que hice fue pensar ‘¿por qué yo?’. Claro, entendí que es porque tengo un lugar importante dentro de TVN. Mi análisis siguiente fue ‘¿por qué tengo un lugar importante?’, por el tipo de trabajo que hago y a TVN le interesa. Entonces ese tiene que ser mi rol en el jurado, porque yo música sé lo mismo que de medicina, nada”, son las primeras palabras que entrega la abogada a la hora de hablar de su rol de jurado en Viña 2020 por estos días.

Desde este sitial, Carmen Gloria busca “representar a las personas que consumen la música, porque a mí también me encanta, y por otro lado, no perder la consecuencia o la coherencia entre lo que yo hago y por qué llego ahí, y lo que voy a hacer en el jurado. Ahí es donde decidí que cada noche simbolice alguna causa con la que me he comprometido, no son causas que me las colgué al cuello, sino que las he trabajado durante años”.

– ¿Cómo has vivido estas jornadas agitadas?
– Ha sido una vorágine el Festival de Viña. Uno piensa que venir de jurado era medio relax, tranquilo, pero con todo lo que ha pasado ha sido más estresante, porque uno no sabe, por ejemplo el primer día, si íbamos al aire o no, si se iba a hacer la competencia o no, si Ricky Martin se iba a presentar o no. Todo ha sido más en duda, pero finalmente se ha llevado a cabo, creo que ha sido un cambio bien importante para la televisión la transmisión de este festival, que ha dado pantalla, ha habido una libertad de expresión que a mí me parece loable, oportuna, y creo que ambas partes han sido respetuosas, tanto los artistas en el escenario que han entregado su parecer de manera respetuosa, han expresado su parecer y me parece bien, es lo que uno espera de los artistas. También el público ha sido respetuoso en dejar que el show continúe. Este festival va a ser recordado como un ícono dentro de los festivales, no solo por las circunstancias especiales en que se está realizando, sino también por la libertad de expresión arriba del escenario y el respeto y la empatía que ha habido entre los artistas y el público.

– En ese mismo contexto, ¿qué te pareció lo ocurrido con Ernesto Belloni?
– Tengo un análisis bien prudente. Estoy absolutamente de acuerdo que las rutinas antiguas de Belloni, que las venía criticando de antes, critico mucho la cosificación que se hacía de la mujer, como también lo que se hacía con los hombres, esto de aplaudir cuando la mujer le pegaba la cachetada tampoco corresponde. Creo fehacientemente que las personas tienen derecho a cambiar y nosotros tenemos que estar abiertos y receptivos a los que estén dispuestos a cambiar. Creo en las intenciones de Belloni, me tocó estar con él en un programa de televisión, donde me sonó sincero su cambio de postura, de ver las cosas distintas. Le aplaudo que haya despertado y ojalá que muchos más se sumen a este cambio de actitud, de mentalidad frente al respeto a la mujer y la igualdad de género. Respecto a los desatinos, porque yo creo que fue un desatino lo que dijo de Daniel Zamudio, creo que fue un desacierto. Creo que no hubo mala intención, simplemente fue un desacierto. La familia, la fundación envió un comunicado, y ayer lo hablamos. Él lo entiende, fue un desacierto, todos sabemos que Daniel Zamudio no fue voluntariamente lo que hizo, le arrebataron la vida gente homofóbica y creo que él lo entiende.

Más Noticias

Más Noticias