Actualidad

Claudia Di Girólamo: “Michelle Bachelet no debiera volver a ser Presidenta, ella está a otro nivel”

La actriz conversó con El Dínamo sobre su regreso a C13 después de 28 años, pero no dejó de lado la contingencia, dedicándole palabras a Piñera, el ex ministro Rojas y a Maldonado.

En medio del lanzamiento de la nueva teleserie de Canal 13, el animador Martín Cárcamo detuvo de manera abrupta la música con la que estaba presentando al elenco que lidera Javiera Contador. La ocasión la ameritaba.

Después de 28 años, Claudia Di Girólamo regresaba a Inés Matte Urrejola donde nació su carrera como actriz en recordadas teleseries como La Madrastra, Los Títeres, Ángel Malo y ¿Te Conté?. Dentro de los próximos meses la veremos interpretando a Julia Tocornal, la protagonista antagónica de La Reina de Franklin.

Su nuevo desafío en el ex canal católico también significó el reencuentro con Pablo Ávila, ex productor de la época dorada de las teleseries de TVN, quien ahora lidera la productora AGTV que firmó un convenio de cinco años con la estación para desarrollar sus producciones, con algo de polémica.

En medio del evento que se llevó a cabo en el estudio 3 de Canal 13, Claudia conversó con El Dínamo respecto a su presente laboral, pero también retomó la contingencia nacional al abordar la gestión de Sebastián Piñera tras sus primeros seis meses, luego de que en una entrevista anterior asegurara que si el Mandatario “llegara a echar para atrás esos proyectos (agenda valórica), creo que, me incluyo, saldríamos a las calles a gritar y a exigir lo que se había aprobado”.

– Regresaste a Canal 13 después de 28 años y volviste a trabajar con Pablo Ávila. ¿Cómo ha sido este reencuentro?

Me llamó Pablo y estuve feliz de aceptar esta propuesta porque me encantó la idea de volver, de la teleserie, de trabajar para las ocho de la tarde que es un horario que es mi regalón, creo que tiene grandes desafíos a esa hora y porque me construí en este canal y en TVN a las ocho. Entonces, es un horario que manejo bastante bien, me entiendo con las ocho de la tarde.

– En esta ocasión, a diferencia de tus últimos personajes, vas a tener un rol antagónico…

Me encanta. La verdad que me da lo mismo hacer cualquier cosa. Me encanta el personaje, es una mujer que tiene mucho sentido del humor, que dentro de sus convicciones está haciendo justicia con recuperar este barrio y lo que le pertenece, estos galpones de Franklin, tiene sentido su idea del progreso y la modernidad, tiene una familia entrañable donde hay mucho humor, muchas situaciones muy divertidas. Lo que más me gusta de ella, es que es una mujer que se reniega de su origen y creo que, en ese sentido, tiene mucho que ver con nosotros: que somos aspiracionales, que somos personas que desconocemos en algún momento de nuestras vidas de dónde venimos, quiénes somos, cómo nos construimos, y porque como idiosincracia del país tiene que ver esta cosa de ser ‘ganadores’.

– Canal 13 siempre ha querido reflejar a la sociedad chilena en sus producciones

Creo que esto da cuenta un poco de eso. Refleja bastante bien lo que somos, en ese sentido. Con mucho humor, con mucha gracia, con personajes preciosos y entrañables; con mucho colorido, es una teleserie muy alegre de ver, pero que apunta también a eso.

– Acabas de llegar al canal pero, ¿cómo has visto este proceso que se ha vivido en cuanto a la externalización del área de ficción?

Lo viví de muy cerca porque me interesa lo que pase con todos los canales de televisión. Creo que fue doloroso, que fue duro para muchas personas. Pero es un riesgo que yo también aplaudo, aquí llegó la modernización también y es una nueva forma de ver, de hacer, y estoy súper feliz de ser parte de algo histórico en la plataforma audiovisual chilena. Creo que esta manera de externalizar, pero también con un fuerte amarre en el contenido, es contenido e importante. Ver cómo funcionan las parrillas programáticas, ver cuáles son los contenidos que se quieren dar, cómo AGTV y Secuoya va a manejar todo esto. Es un momento estructural súper importante y me gusta mucho estar ahí.

Rojas, Maldonado y Bachelet

– Hace algunos meses conversamos y mencionaste que en caso de que Sebastián Piñera tocara la ‘agenda valórica’ de Bachelet ibas a salir a la calle a manifestarte. ¿Cómo has visto su gestión en estos primeros seis meses?

Para serte sincera, de todo lo que yo escuché del Presidente Piñera todavía no he visto resultados. Sé que gobernar es algo tremendamente complejo, que los partidos de oposición son fuertes, sobre todo los más jóvenes, con argumentos súper potentes, con una gran consciencia de justicia social. Pero creo que el Presidente ha cometido algunos errores, por ejemplo el último en la conmemoración en La Moneda del 11 de septiembre, donde llamó a la democracia que no murió de muerte súbita, ya no habla de ‘cómplices pasivos’. Ha retrocedido en su discurso que lo unía con un pasado histórico súper importante y se ha alejado demasiado. Ese alejamiento puede darle una dificultad mayor.

– ¿Fue el episodio con Mauricio Rojas un factor determinante en este ‘alejamiento’ que mencionas?

Evidentemente que sí. Lo que yo me pregunto es cómo no saben, cómo el Presidente no sabe que ese hombre escribió un libro y que nombró al Museo de la Memoria de esa manera. Y no solo al museo, como una estructura, sino también a los que visitamos el museo. Nos humilló, nos degradó a quienes nos conmovemos y vamos. Hemos hecho actos en el Museo de la Memoria para rememorar el 11, recordar a los detenidos desaparecidos, a los muertos, los fusilados, los torturados… a la aberración que se cometió en este país. No entiendo cómo alguien desconoce eso o no sabe que eso existe y lo pone como ministro de Cultura. Era una bomba de tiempo, indiscutiblemente.

– En el acto de desagravio que se llevó a cabo en el museo, causó polémica el llamado que hizo Amparo Noguera junto a Aline Kuppenheim para “sacar a las Patys Maldonados de la TV”. ¿Compartes su posición?

Creo que la televisión o los medios de comunicación, no necesariamente deban representar una postura. Creo en el derecho a decir lo que uno piensa, a expresar lo que uno piensa como Amparo y Patricia Maldonado. El único pero que tengo con Maldonado es que no puedo entender que una persona que es madre, es esposa, que tiene esa sensibilidad, no sé si es católica, pero tiene una sensibilidad especial; no sea capaz de reconocer que en la dictadura hubo un régimen de muerte sistemática, de desapariciones sistemáticas, y que se destruyó la libre expresión. Que lo que ahí se estaba haciendo, y lo que ella acusa actualmente, fue exactamente lo que hizo la dictadura durante 18 años y siguió haciéndolo, porque la democracia no llegó de la noche a la mañana, se tuvo que construir lentamente, porque nos habíamos olvidado de lo que era. Ella debería tener la generosidad de decir ‘yo estoy de acuerdo con que haya habido una dictadura, pero no estoy de acuerdo con que se hayan atropellado de esa manera, de una manera tan brutal, los derechos humanos.

– Tú te has declarado una ferviente seguidora de Michelle Bachelet. ¿Qué te parece este nuevo desafío que asumió en la ONU como alta comisionada de Derechos Humanos?

Me parece que es totalmente merecido. Es una mujer brillante, inteligente, valiente. Creo que lo va a hacer muy bien, de verdad. A mí ella me conmueve profundamente, es una mujer humilde, sencilla, valerosa, con un conocimiento de la vida profundo y con una sensibilidad por los demás que les hace falta a muchos.

– Mucho se le ha preguntado sobre una tercera postulación a La Moneda, ¿crees que debería volver a ser Presidenta?

No, yo creo que ella está a otro nivel, a otra altura. Ella tiene un don especial de dedicarse a los demás. El cargo que tiene está super bien designado en ella y yo creo que no debiera ser Presidenta de este país.

Más Noticias

Más Noticias