Actualidad

QAnon: la fábrica de mentiras de la ultraderecha de Estados Unidos

El FBI ya los clasificó como potencial precursor de actos de terrorismo en Estados Unidos.

QAnon: la fábrica de mentiras de la ultraderecha de Estados Unidos
QAnon: la fábrica de mentiras de la ultraderecha de Estados Unidos

QAnon es el nombre que recibe una teoría conspirativa que nació hace unos años en internet y que, sin ninguna evidencia, acusa al partido Demócrata de Estados Unidos de participar en círculos de pedofilia y satanismo.

Si en algún momento fue un solo un fenómeno marginal del ciberespacio, durante las últimas semanas las teorías infundadas de QAnon han vuelto a ser reflotadas por sus seguidores en las redes sociales con temas relacionados al movimiento Black Lives Matter y, por supuesto, a las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Según señala The New York Times, los simpatizantes de QAnon también intentaron vincularse a movimientos anticuarentena, en medio de la pandemia del coronavirus, en un esfuerzo por hacer crecer sus adherentes, a pesar de que el FBI ya los clasificó como potencial precursor de actos de terrorismo local.

Ritos satánicos

El movimiento QAnon nació en octubre de 2016, un mes antes de las elecciones presidenciales en que Donald Trump derrotó a Hillary Clinton.

La BBC señala que el movimiento surgió con el propósito de recaudar fondos. Sin embargo, el origen de una insólita teoría propagada por los mismos integrantes de QAnon, que sostenía que dirigentes demócratas realizaban en el sótano de la pizzería Comet Ping Pong rituales satánicos en los que abusaban de niños, cambió el rumbo de la agrupación.

En 2017, luego que asumió Donald Trump como presidente de Estados Unidos, un usuario de nombre Q, través de la plataforma web 4chan, foro en donde abundan ideas supremacistas y de ultraderecha, afirmó que Hillary Clinton se encontraba al borde de ser arrestada por casos de tráfico sexual de menores de edad.

Obviamente, el arresto nunca llegó y el delito nunca existió. Sin embargo, el usuario Q siguió compartiendo contenido por 4chan, donde acusaba a otros políticos demócratas y a celebridades de pertenecer a círculos de pedofilia y de satanismo.

Desde sus inicios, QAnon reclama, de manera falsa, que el mundo está gobernado “pedófilos adoradores de Satán” que están conspirando en contra de Trump y al mismo tiempo operan una red global de tráfico sexual de menores.

Ellos señalan que entre los pervertidos adictos a la pedofilia se encuentran Hillary Clinton, Barack Obama y George Soros, además de Oprah Winfrey, Tom Hanks, Ellen DeGeneres, y figuras religiosas como el Papa Francisco y el Dalai Lama. Por si fuera poco, The New York Times, también indica que muchos de los seguidores de QAnon creen que, además de abusar de los niños, algunos miembros de este grupo matan y se comen a sus víctimas con el propósito de extraer de su sangre un químico que extiende la vida.

A pesar que la mayoría de las teorías de QAnon han permanecido en el ciberespacio, el año pasado, las macabras ideas del movimiento de ultraderecha lograron traspasar el mundo real cuando un seguidor fue acusado de asesinar a un capo de la mafia en Nueva York y otro que fue detenido por amenazar con matar a Joe Biden, el candidato presidencial demócrata para las próximas elecciones.

Trump “los aprecia”

Para QAnon, Donald Trump se encuentra liderando una batalla secreta contra la pedofilia y otros “elementos malignos”, que estarían arraigados en el diversos organismos del Estado.

Medios estadounidenses señalan que la principal razón por la que los seguidores de QAnon se identifican tanto con el actual presidente es porque todo su discurso se sustenta en la crítica a la sociedad liberal global y en la promesa de volver a un pasado presuntamente mejor, en el que Estados Unidos era grande.

El mismo día en que Facebook anunció el cierre de las páginas asociadas a QAnon, sus simpatizantes se cambiaron a Instagram (que pertenece a la misma empresa). Allí han celebrado impunemente todos los actos violentos de las últimas semanas en Estados Unidos y han lucido sus armas, sugiriendo que las usarán si es necesario.

En medio de una conferencia de prensa, Donald Trump fue consulado por el aumento de su popularidad en los grupos de QAnon, pero fiel a su estilo y lejos de cuestionarlos, indicó: “Bueno, no sé mucho sobre el movimiento más allá de que ellos me quieren mucho, lo que aprecio. He escuchado que esta gente ama a nuestro país”, agregó.

Más Noticias

Más Noticias