Administración del Santuario del Islote de pingüinos de Algarrobo es cuestionada por las autoridades

Tras una denuncia que apuntó la supuesta “matanza” de huevos de pingüinos en este Santuario de la naturaleza, el ministerio de Medioambiente y el Consejo de monumentos nacionales pidieron modificar las responsabilidades administrativas y la falta de eficiencia de la Cofradia naútica a cargo del lugar desde 1977.

Por
Administración del Santuario del Islote de pingüinos de Algarrobo es cuestionada por las autoridades
Compartir

Los cuestionamientos de cara a la administración del Islote Pájaros Niños ubicado en Algarrobo son claros. A juicio del subsecretario de medio ambiente, Ricardo Irarrázabal, se deben modificar las responsabilidades administrativas; a su turno,  la encargada de la Comisión de Patrimonio Natural del Consejo de Monumentos Nacionales, Lisette López, fustiga la falta de eficiencia de la Cofradía Náutica del Pacífico, a cargo del espacio, respecto de proteger debidamente la flora y fauna del santuario.

La muerte y desaparición de gran cantidad de aves que habitaban en este roquerío ya determinó el inicio de la investigación por parte de la  Fiscalía de San Antonio en contra de quienes resulten responsables, según informa La Tercera. Y es que se trata del sitio de nidificación más importante de Chile Central, para los pingüinos Humboldt, pelícanos y gaviotas dominicanas.

El Islote Pájaros Niños que se ubica en la Bahía de Algarrobo (Valparaíso), fue declarado “Santuario de la Naturaleza” en 1978. Pero justo un año antes fue concesionado a la Cofradía Náutica del Pacífico.Tras esto, la Marina de Algarrobo fue inaugurada en 1979, convirtiéndose en el puerto deportivo más grande de la costa Oeste del Océano Pacífico suroriental, ubicado en el litoral central de la Quinta Región.

En este contexto, Lisette López apunta que “si lo que ha ocurrido fue generado por terceros, la Cofradía igual cometió una falta, porque no informaron que ingresarían personas al islote. Eso al menos muestran las fotos que respaldan la denuncia investigada por la Fiscalía. Ellos deberían haber controlado el acceso, ellos tenían que velar por el resguardo del islote porque es un área protegida”.

Aunque la primera concesión que obtuvo la Cofradía en 1977 señala que tiene por objetivo “habilitar un puerto para embarcaciones deportivas”, también revela deberes que deben cumplir por contrato de cara a la fauna. Entre éstos se cuenta “tomar las medidas especiales que el caso aconseje para impedir que a través de sus instalaciones, personas extrañas y no autorizadas expresamente, pasen al Islote Pájaros Niños”, todo con la meta de “salvaguardar las bellezas naturales y avifauna propia del lugar”.

Más adelante, en 1997 y bajo el consentimiento del titular de Defensa del momento, Edmundo Pérez Yoma, se renovó la concesión de la Cofradía. Pese a que las exigencias continúan siendo las mismas, a 20 años de la primera concesión, se agregan otras especificaciones, que subrayan que se perderá el derecho de gratuidad si la concesión se “destina a fines de lucro”.

Desde la otra vereda, el gerente general de la Cofradía Náutica, Luis Escobar, se defendió señalando que  “nunca hemos dejado entrar a nadie que no venga con un permiso oficial”. 

La Subsecretaría de las Fuerzas Armadas es la entidad que otorga las concesiones marítimas, por lo que puede negarlas o ponerles término. La máxima autoridad de este organismo, Alfonso Vargas Lyng, explicó que por una parte, esperan “el resultado de la investigación y, segundo, le pedimos a la Armada, que es el ente que fiscaliza, que nos entregue información respecto de lo que está ocurriendo en el lugar. Cuando tengamos los resultados de ese informe, sumado a la investigación, vamos a evaluar las acciones que tomaremos más adelante”, aclaró.

A su turno, el  subsecretario del medio ambiente, Ricardo Irarrázabal, enfatizó que “se debe analizar la administración, la municipalidad debería tener acceso a la Isla y participación activa en ella. De esta forma, se podría tener más vigilancia respecto de lo que ocurre en el islote“.

A juicio de la autoridad, sería prudente “entregar la concesión a un tercero”. Irarrazábal plantea que si una entidad del Estado asumiera responsabilidades administrativas en el Islote, “debiera cumplir con el objetivo de protegerlo”.

La encargada de la Comisión de Patrimonio Natural del Consejo de Monumentos Nacionales, en tanto, señala que debería regir además lo establecido por la Ley de Monumentos Nacionales, en su artículo 38: “El que causare daño en un monumento nacional, o afectare de cualquier modo su integridad, será sancionado con pena de presidio menor en sus grados medio a máximo y multa de cincuenta a doscientas unidades tributarias mensuales”.

Lisette López comentó que si la investigación que lleva la Fiscalía revelara que los responsables de pérdida de huevos y de aves en el Islote, son funcionarios de la Cofradía “lo que debería ocurrir es que se solicitara que se acabara la concesión y que la Isla deje de estar conectada al continente. Además, está comprobado que eso permitió que ingresaran especies invasoras que fueron perjudiciales para la fauna marina”.

Plan de fiscalización 

El subsecretario de Medioambiente, junto al edil de Algarrobo, Jaime Gálvez anunciaron la creación de un “Plan de Fiscalización” para regular la protección ecosistémica en el islote.

Tras la denuncia que presentó el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) en diciembre pasado ante la Fiscalía de San Antonio, luego de que el organismo recibiera fotos que muestran una supuesta “matanza” de huevos de pingüinos, desde el servicio, su director regional (s) de Valparaíso, Christian Quinteros Serrano, detalló los alcances de la medida.

“Es del máximo interés de Sernapesca no sólo que se establezcan las responsabilidades de los hechos denunciados, sino que además se tomen las medidas preventivas para que no vuelvan a ocurrir. Por ello, celebramos el anuncio de la Subsecretaría de Medio Ambiente, respecto a la creación de un Plan de Fiscalización para el islote, además de hacer cumplir las obligaciones que el concesionario tiene respecto al cuidado de este Santuario de la Naturaleza”.

“Sernapesca ha continuado realizando patrullajes y monitoreos en los alrededores del Santuario, donde no se han reportado nuevos ataques a las nidificaciones”, puntualizó Quinteros. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Ambiente

Últimas noticias

Populares

Recomendados