Mira por qué los chilenos respaldan impulso a las ERNC y rechazan megaproyectos

La Encuesta sobre actitudes hacia el medioambiente, realizada por el Centro de Sustentabilidad de UNAB muestra el apoyo de los consultados a la multiplicación de plantas solares y eólicas, el uso de bicicletas y el reciclaje. Además el 49% de los consultados opina que no es necesario construir más centrales eléctricas.

Por
Mira por qué los chilenos respaldan impulso a las ERNC y rechazan megaproyectos
Compartir

Entre las principales conclusiones de la V Encuesta sobre actitudes hacia el medioambiente, realizada por el Centro de Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello (UNAB) sobresale la preferencia de los chilenos en favor del desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), principalmente plantas solares y eólicas.

Y es que el 52% de los encuestados sostiene que en el futuro se debiese priorizar el desarrollo en base a la energía solar, seguido del 18% que se inclina por la eólica y el 17% por la hídrica. Tecnologías como termoeléctrica (carbón), biomasa y nuclear quedan mucho más atrás, tal como consigna el DF.

Asimismo, el 49% de los consultados opina que no es necesario construir más centrales eléctricas para hacer frente a la demanda de los próximo cinco años, y un 42% dice que se deben construir “algunas” nuevas unidades y sólo el 9% considera necesario incrementar con fuerza la capacidad instalada.

Respecto de la oposición a los grandes proyectos energéticos o mineros también cruza el sondeo que se realizó en Santiago, Valparaíso y Concepción. Es así como el 40% cree que la decisión del gobierno de revocar el permiso ambiental a HidroAysén fue buena o muy buena, aunque hay matices evidentes por estrato social, tal como explica, Cristábal Galbán,director del Centro de Investigación en Sustentabilidad de la UNAB.

De cara a proyectos como Castilla, sólo el 5% considera que la actuación de la autoridad fue muy buena en el tema, mientras que el 60% la consideró mala o muy mala. Lo mismo pasa con el proyecto Alto Maipo.

En este contexto, Galbán, destacó el interés de la sociedad por un desarrollo limpio, cuestión que trae aparejado el rechazo a las centrales termoeléctricas, consideradas entre las más contaminantes, o nucleares, vistas como peligrosas por sus desechos.

“Hay un poco de desconocimiento respecto de la necesidad de construir más centrales. El problema es qué tipo de centrales hay que construir. El gobierno está yendo más hacia la producción de energía limpia, y eso es lo que se está inculcando a la gente”, comentó.

Minería, industria y energía

El experto además apunta que los encuestados ven a la industria y la minería como los principales responsables del incremento en el consumo de energía (61%), seguido por el comercial (27%) y los clientes residenciales. Se trata de un punto de vista que cruza el espectro político entero, agrega Galbán.

“A largo plazo vamos a tener un problema energético. Siempre está la lucha entre quién va a tener el mayor problema: la sociedad o las empresas, y lo que señalan es que son las empresas, las mineras, que tienen un gran consumo energético”, sostiene.

A su juicio, esto implica una paradoja entre en reconocimiento de la población sobre que existe un problema energético (sólo el 10% de los encuestados dice que no habrá crisis energética en el futuro) y la negativa a que se levanten más centrales. “Los proyectos energéticos requieren una visión de futuro que, probablemente, la población no tiene ahora”, plantea.

Bicicleta y reciclaje

En otros resultados del estudio,vale mencionar como la bicicleta se ha transformado en un símbolo del cambio de vida hacia una más amigable con el medio ambiente. De hecho, el 53% de los encuestados declara tenerla, seis puntos porcentuales más que en 2013.  Sin embrago, solo el 17% de ellos la utilizan todos los días, consigna Emol

El uso de la bicicleta va ligado mayoritariamente a actividades recreativas, con el 39%, luego para hacer ejercicio durante el desplazamiento al trabajo, con 22%, y solo el 8% de los encuestados la utiliza para no dañar al medio ambiente.

El uso de ampolletas de bajo consumo, aumentó con respecto a 2013 y 2012, años donde la cifra llegó a 71%, mientras que este año subió a 84%. Aunque la cifra es bastante considerable, la mayoría de la gente (89%) las utiliza por ahorro y solo el 10% porque son amigables con el medio ambiente.

Cristóbal Galbán, también relevó la creciente preocupación de los más jóvenes por el medio ambiente. El rango etario de entre los 18 y los 24 años es el que más recicla. “El cambio de hábitos es algo que toma 20 o 25 años, y no solo tiene que venir del colegio, sino también de la casa”, dice.

Si bien la cifra total de reciclaje es baja, solo el 37%, sí ha aumentado la confianza que se tiene en el proceso. Mientras que en 2013 el 42% de los encuestados creía que con lo reciclado no se hacía nada y terminaba en la basura, esa desconfianza bajó a 20% este año. Pero a pesar de ello, el 44% sigue sin reciclar, porque simplemente no tiene el hábito.

Finalmente también mejora la disposición a comprar productos ecológicos de igual calidad. Si en 2011 solo el 46% estaba dispuesto a hacerlo, este año el 59% lo haría, siendo el rango etario de entre 35 y 44 años el más dispuesto. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Podcasts El Dínamo

Más Ambiente

Últimas noticias

Populares