Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

A un año de los incendios, ¿qué hemos hecho? La catástrofe como oportunidad de transformación

A un año de los incendios, ¿qué hemos hecho? La catástrofe como oportunidad de transformación A un año de los incendios, ¿qué hemos hecho? La catástrofe como oportunidad de transformación

"Podemos pensar en un modelo de desarrollo donde exista un equilibrio entre lo que necesitamos producir y lo que esta producción genera".

Victoria Gazmuri

Por


Gerente de corporación Cultiva

El verano pasado sufrimos los peores incendios de nuestra historia, con casi 600 mil hectáreas quemadas, de las cuales 95 mil fueron bosque nativo. Sin lugar a dudas vivimos una catástrofe con pérdidas en nuestro patrimonio natural que demoraremos decenas de años en recuperar; y donde salieron a la luz nuestras falencias en términos de prevención y coordinación de los organismos de emergencias.

Sin embargo, para nosotros la principal reflexión, fue a detenernos a mirar cuál ha sido nuestro modelo de desarrollo, y ver que no sólo se trata de lo que ocurre con la industria forestal y los tremendos incendios vividos, sino que también de una crisis existencial más profunda como sociedad, que tiene que ver con el rol que hemos desempeñado en nuestra relación con la naturaleza y el planeta.

¿Hemos avanzado hacia el desarrollo?, Sí, pero a qué costo. Los recursos extraídos se agotan, y en el proceso de extracción generamos devastación, contaminación del aire y del agua, degradación de nuestros suelos, y pérdida de biodiversidad y hábitats esenciales.

Cada vez más vemos iniciativas que nos demuestras que si es posible hacer las cosas de una manera diferente. Ahí están las Empresas B o La Banca Ética y en general las organizaciones de la sociedad civil que ya suman más de 234.000, las que representan un 2,1% del PIB en términos de gastos y generan más 310.000 empleos voluntarios y remunerados en términos de jornadas completas equivalentes. Esto es un tremendo logro.

Entonces, tenemos la oportunidad de transformarnos. Podemos pensar en un modelo de desarrollo donde exista un equilibrio entre lo que necesitamos producir y lo que esta producción genera. Enfrentamos el desafío de pensar una sociedad distinta, para luego pasar del pensamiento a la voluntad para HACER y CREAR un mundo diferente.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día