Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Bohemian Rhapsody: la exitosa película sobre Freddie Mercury

Bohemian Rhapsody: la exitosa película sobre Freddie Mercury Bohemian Rhapsody: la exitosa película sobre Freddie Mercury

Freddie Mercury, un showman único en la historia de la música, dueño de un registro vocal impresionante y con un dominio absoluto de masas, que murió a los 45 años víctima del Sida.

Johanna Watson

Por


Publicista, escritora especializada en rock y sus ramas. Investigadora de la historia de la música chilena.

Queen se ha tomado el mundo: está en Internet, en la televisión, en las calles y en la radios. Todo gracias a Bohemian Rhapsody, el fenómeno cinematográfico que, por estos días, ha dejado a muchos impresionados con la cinta que recrea la historia de quien fuera uno de los mejores frontman que hemos visto en nuestra era: Freddie Mercury, un showman único en la historia de la música, dueño de un registro vocal impresionante y con un dominio absoluto de masas, que murió a los 45 años víctima del Sida.

La película, que primero fue dirigida por Bryan Singer, fue terminada por Dexter Fletcher quien tomó el mando las últimas semanas de rodaje, debido al despido del primer director.

Es protagonizada por Rami Malek, Gwilym Lee, Ben Hardy y Joseph Mazzello y muestra a los integrantes de Queen desde el momento que se conocen en adelante, pasando por las etapas en las que la banda -desconocida aún- experimenta varios momentos difíciles hasta convertirse en un éxito para la industria discográfica.

Desde el comienzo, saca aplausos el casting de la cinta. De hecho, llega a dar risa el parecido de algunos actores con los músicos originales cuando aparecen en escena, particularmente Gwilym Lee, que personifica a Bryan May, guitarrista de Queen. Ben Hardy se acerca bastante al baterista Roger Taylor; Joseph Mazzello impresiona con su parecido al bajista John Deacon y Rami Malek, que interpreta a Freddie Mercury, si no fuera por la exagerada dentadura prominente con la que lo caracterizaron, se acercaría mucho más al original.

Pero es un detalle, el cuarteto escogido no pudo ser mejor, no sólo por los méritos del casting, vestuario, peluquería y maquillaje, las actuaciones son sorprendentes, cada actor integra por completo a su personaje la identidad de quien representa en la película: gestos, posturas, palabras, toda una enorme cantidad de detalles que hacen de esta obra, una excelente manera de conocer otros aspectos de la banda, sus integrantes y su música.

Y es la música la que está siempre presente, quedando claro desde el comienzo que es lo relevante de la historia. Por eso el hincapié de mostrar recreaciones de ensayos, grabaciones, improvisaciones y shows, donde el sonido es el personaje principal que envuelve la película con la energía de Queen y por supuesto, de Freddie Mercury.

Por otro lado, los temas sensibles que deambularon por la vida de Mercury, como la homosexualidad, los excesos y el contagio de VIH, son tratados con sutileza y respeto. Está claro que nadie quiere dañar la imagen del vocalista, pero no por eso dejaron situaciones afuera: los aspectos negativos de su personalidad, como el ego y la competitividad, son abordados desde una perspectiva que no logra degradarlo, si no que por el contrario, humaniza la leyenda.

Conocer el origen de algunas de sus canciones, el estado en el que estaba la banda al momento de grabar, los conflictos personales, los problemas económicos de los inicios, las decisiones que fueron cambiando el destino del grupo, los ejecutivos que los rodearon, como managers y productores, son algunas de las temáticas que también muestra la película, incorporando también el aspecto sentimental de Freddie, que no siempre fue homosexual.

Todo está disponible en Bohemian Rhapsody, que quizás, para mi gusto, se excede en algunas escenas de shows musicales. Personalmente, hubiera preferido conocer más detalles desconocidos en esos valiosos minutos de cine, que ver la larga recreación de un show que está disponible original en las redes, incluso por YouTube.

De todas maneras, la película es bellísima, emotiva, está muy bien actuada y contada. Evidentemente es muy musical, los éxitos de Queen suenan durante los 134 minutos que dura la cinta, y sería mentir si no dijera que canté en varias ocasiones. Es ideal para ver en el cine, aprovechando el sonido amplificado que le permite a la música, con amigos, en pareja, en familia e incluso con niños.

En la cinta queda claro: todos eran tremendos músicos, todos crearon canciones exitosas y todos contribuyeron en la leyenda de Queen, pero Freddie, era extraordinario. Por eso, la música e historia de la banda está de regreso y se palpa a borbotones la contribución de la película a la cultura popular: ha desplazado al reggaetón de las masas de audiencia en Spotify y le ha enseñado a las nuevas generaciones lo magistral no sólo de Queen, su música e integrantes, si no que promueve el valor de perseverar frente a la adversidad y a continuar en la búsqueda de los sueños con convicción.

Ahora, Bohemian Rhapsody no sólo es una de las obras magistrales de Freddie Mercury como parte de Queen, se suma también que es una película que está marcando un hito en la historia del cine, y que tiene a una inmensa cantidad de personas hace varios días corroborando la grandeza de su vocalista, rescatando su imagen, obra y valentía para enfrentar la terrible noticia de haber sido contagiado de VIH, que por esos años no tenía formas eficientes de tratamiento, y que llevaba  a sus enfermos directamente a la tumba.

Bohemian Rhapsody ha dado el ejemplo instalando la urgencia a la industria cinematográfica: se hace necesaria la realización de más películas biográficas de grandes del rock: Pink Floyd, Led Zeppellin, The Rolling Stones, por nombrar al azar lo que podría ser una enorme lista de films, que por ende, también debería replicarse en la escena local. Doy firmado que la gente haría filas por ver en la pantalla grande una película bien hecha de Los Prisioneros, de Los Tres o de Los Jaivas. Con Bohemian Rhapsody ha quedado demostrado que el cine de bandas tiene demanda, es exitoso comercialmente, y lo más importante, cumple con un inmenso aporte cultural.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día