Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Checho Hirane y el miedo de los ignorantes

Checho Hirane y el miedo de los ignorantes Checho Hirane y el miedo de los ignorantes

"Pero quizás esto no es lo más preocupante, sino que el otrora cuenta chistes crea sinceramente que él es la voz de la cordura y la sensatez".

Francisco Méndez

Por


Columnista.

Es cosa de escuchar el audio: Checho Hirane señaló en su programa de radio que el fenómeno de la inmigración podría “cambiar la raza”. Al contrario de lo que ha dicho posteriormente, luego de la batahola que se armó en Twitter, no lo dijo como si estuviera dando un dato de lo que podría suceder, sino que con un poco de espanto, como si algo se modificara y se deformara al interior del país por dejar entrar a extranjeros. Curioso viniendo de un descendiente de personas que nacieron en el Medio Oriente.

O tal vez no tanto. A lo mejor no es tan extraño que los que alguna vez fueron los recién llegados, con el tiempo, se transformen en reaccionarios. Total en eso consiste muchas veces esto que denominan el libre mercado: en crear nuevos grupos de poder y, por ende, siempre mantener una estructura en la que, si bien pueden cambiar los apellidos y el “linaje”, nunca cambia la lógica.

Pero mentiríamos si es que decimos que Hirane es parte de la elite. No, él sólo es un funcionarillo; un vocero que, día a día, por medio de su programa en una radio orgullosamente derechista, le entrega a ciertas personas, que no saben a quién culpar de sus problemas, lo que quieren oír. Y no es necesariamente un público de los estratos altos de este país, sino que una masa popular a la que la izquierda dejó de politizar.

Ellos son los que aplauden los dichos de este ex humorista devenido en analista político. Sus conclusiones son tan simples y tan poco elaboradas, que sirven para que cualquier persona, sin siquiera detenerse a pensar un poco en las reflexiones que hace este locutor radial, crea que, efectivamente, el problema son los políticos, el progresismo y los inmigrantes.

Pero quizás esto no es lo más preocupante, sino que el otrora cuenta chistes crea sinceramente que él es la voz de la cordura y la sensatez. Es cuestión de escuchar su espacio radial y ver cómo, junto a un grupo de panelistas, escucha audios de personas que, al igual que él, creen que ellos están del lado de la razón y de lo que tiene que hacerse. Cuando, si es que nos quedamos un par de minutos en atentos, sólo veremos que es una constante propaganda política de principio a fin.

Pero insisto: esto es responsabilidad de cierta izquierda que no se ha detenido a pensar en ese público que lo llama, le da la razón y, finalmente, terminó votando por Sebastián Piñera. Prefieren mirar a Checho como un loquito que dice brutalidades, pero no como un actor político que, aunque claramente sea una caricatura, es tal vez el que más mueve voluntades. El que colaboró, junto a los principales medios, a crear una sensación de acabose que terminó sacando a la Nueva Mayoría de La Moneda.

Por eso es que no subestimaría lo que alguna vez yo mismo subestimé. No me quedaría tranquilo si fuera un dirigente de la coalición saliente o del Frente Amplio, porque este personaje ha sabido llegar a los lugares a los que ellos no llegaron; ha sido la principal voz que ha alimentado a un ciudadano medio que, a pesar de que hoy puede postular a la gratuidad, sigue pensando que tendrá que pagar de todas maneras ese beneficio por medio de impuestos. Y no hay nada que odie más que le saquen dinero y que puedan quitarles el trabajo. ¿Y quién puede hacerlo? Claro, los inmigrantes, los extranjeros, los desconocidos, aquellos que pueden traerles colores, diferencias y otras formas, lo que los asusta. Porque no hay nada más fácil que meterle miedo a la ignorancia.

El conductor de Agricultura se ha transformado en el símbolo de ese Chile de individualistas, nacionalistas y con complejo de patrón de fundo. Claro, el problema es que el terreno no lo tienen. Porque realmente son empleados de los verdaderos patrones, esos que, aunque sus caprichos sean los grandes responsables de sus desgracias, siguen siendo sus ídolos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día