Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Control de identidad: más prevención, más resguardo

Control de identidad: más prevención, más resguardo Control de identidad: más prevención, más resguardo

"Las medidas tienen un solo objetivo, resguardar la vida y la integridad de los ciudadanos y lógicamente, para esto, se necesitan ampliar las facultades de las policías".

Cristóbal Urruticoechea

Por


Diputado RN por el Distrito 21 de la Región del Biobío

La mayoría de las negativas u opiniones contrarias al proyecto que busca ampliar la ley de Control de Identidad a menores desde los 14 años, apelan al miedo como principal argumento, manifestando que, tras los escándalos de Carabineros, no se puede confiar en que los funcionarios de dicha institución realicen el control de la forma en que la iniciativa lo plantea o en que tratarán a los adolescentes acorde a los derechos inherentes a su edad.

Las medidas tienen un solo objetivo, resguardar la vida y la integridad de los ciudadanos y lógicamente, para esto, se necesitan ampliar las facultades de las policías. Una de las objeciones a la iniciativa, expuesta de manera pública, es justamente esta, que sea Carabineros quien haga el control señalándolos como ente opresor sin criterio y violentista.

Sin embargo, una de las muchas aristas que existen dentro de este proyecto de ley, es la regulación de la forma en cómo debe operar la policía. Es así como hay una serie de regulaciones que giran en torno a esto. Por ejemplo, el policía tiene que presentarse, tiene que decir su nombre y su grado y también recitar los derechos del ciudadano que está siendo controlado. Esto tiene que hacerlo al principio y una vez finalizado dicho control.

Carabineros es una gran institución y como en cualquier organismo se han cometido errores lo que no merma su historia y labor diaria. Tampoco existe vulneración a los derechos de alguien al pedir su identidad, por el contrario, esta ley se ajusta en su totalidad a lo que se exige. Por lo demás el control no afecta el desarrollo físico ni emocional de nadie. No porque uno o dos carabineros hayan cometido un error tenemos que decir que hay que “tener cuidado”, porque estamos frente a un opresor.

La ciudadanía no tiene que temer a la estigmatización que esta medida podría provocar en los adolescentes. Los Carabineros tienen que actuar en la misma medida sin discriminación del lugar donde se realizará la operación. Lo que busca esta iniciativa, a fin de cuentas, es el control. Hay casos delictuales con jóvenes involucrados que nos demuestra que es una buena iniciativa, que es bueno realizar un control preventivo.

Hay que recordar que en los últimos años ha aumentado el número de niños y adolescentes que están involucrados en actos delictuales. Tome en consideración lo siguiente, 30% de los robos de auto y portonazos son cometidos por menores de edad, 46% de las detenciones por portar arma pertenecen a menores de edad, más del 20% de los robos con intimidación y violencia son cometidos por menores de edad. Cifras solo de 2018. Necesitamos alguna forma de poder entender que el proyecto busca encontrar una manera de que esto no suceda. Resguardarnos aumentando las facultades que tiene la policía.

Es importante aclarar que existen dos situaciones en las que Carabineros puede hacer un control cuando observa que algo no está dentro de lo normal. Por ejemplo, cuando ve autos que no tienen patente o tienen las patentes alteradas, o cuando el automóvil tiene los vidrios polarizados, en esos casos es justificado. Pero no cuando se trata de una persona.

Sobre el control de los vehículos, de lo que pocos hablan, es una gran medida, solo pregúntese cuantos autos día a día transportan armas y herramientas para cometer distintos atracos, o cuantos son los vehículos robados que circulan con sus papeles adulterados y hasta hoy no se podían controlar.

No veo que este mal que la policía pueda controlar a los menores en la calle, sobre todo considerando que muchos de ellos están afueras a las 1 ó 2 de la mañana. Estoy convencido que con los resguardos que se tomaron en la construcción de la ley, considerando los derechos de los niños y adolescentes, no deberíamos tener ningún problema. Yo no veo que el hecho de que un carabinero le pida a un adolescente su carnet como algo malo o posiblemente traumatizante para el menor.

Podríamos continuar argumentando y otros podrán tener sus justificadas objeciones e interrogantes. Considero que lo relevante es buscar las medidas que nos sirvan para protegernos de la delincuencia, apoyar a Carabineros y hablar con nuestros hijos sobre los alcances de esta ley que espero, cuente con el apoyo del Congreso.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día