Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

Desempleo: una futura tormenta perfecta

Desempleo: una futura tormenta perfecta Desempleo: una futura tormenta perfecta

"En general, las ocupaciones susceptibles de ser automatizadas son las que implican trabajo físico y procedimientos repetitivos. Por otra parte, los empleos que requieren habilidades humanas, con la tecnología actual, no son reemplazables, aunque el desarrollo de la inteligencia artificial podría destruir esta afirmación".

Por


Decano Facultad de Economía y Negocios. Universidad San Sebastián.

5 de Abril de 2019

Las últimas cifras de empleo del INE, correspondientes al trimestre diciembre 2018 febrero 2019 muestran que la tasa de desocupación nacional fue del 6,7% sin registrar variación con respecto al año anterior, a pesar de que los asalariados formales crecieron en 2,1% en el período. Sin embargo, un análisis desagregado muestra que las actividades de servicio crecieron fuertemente, en particular las actividades de salud (8,9%), de enseñanza (5,1%) y de servicios administrativos y de apoyo (9,0%).

En términos porcentuales el sector de las actividades artísticas y de entretenimiento, aunque pequeño en tamaño, fue el más creció (11,1%). Por otra parte, las tres actividades que concentran la mayor parte del empleo, disminuyeron: Comercio (-1,8%), industrias manufactureras (-1,4%) y agricultura (-1,8%).

Esta estructura de aumentos y disminuciones del empleo pareciera responder a un fenómeno de nuestros tiempos: la sustitución del trabajo por la tecnología. Esto es especialmente transparente en la agricultura desde un tiempo a esta parte en que maquinaria sofisticada permite reducir significativamente la mano de obra en los trabajos rutinarios y especialmente en las cosechas.

También ello se manifiesta transparentemente en el comercio en que la comercialización online está creciendo con fuerza en el retail y otros rubros. La Polar redujo su plantilla de trabajadores en un 7% durante el 2018 y El grupo Cencosud que incluye retail y supermercados redujo su plantilla en más de 19.000 trabajadores en los últimos 5 años. Independiente de estos ejemplos, se observa un escenario que marcha a paso acelerado hacia el comercio electrónico y la automatización. No parece entonces sorprendente las disminuciones de trabajadores observados en el comercio, la industria y la agricultura.

En nuestro país ya estamos observando esta brisa sustituidora de mano de obra por la tecnología que, a mi entender se transformará en una tormenta perfecta en pocos años. En un informe de la consultora internacional Mc Kinsey Global Institute de 2017 indica que para Chile el 51 % del trabajo en el retail puede ser automatizado y que en las manufacturas el potencial de automatización alcanza al 61%.

En general, las ocupaciones susceptibles de ser automatizadas son las que implican trabajo físico y procedimientos repetitivos. Por otra parte, los empleos que requieren habilidades humanas, con la tecnología actual, no son reemplazables, aunque el desarrollo de la inteligencia artificial podría destruir esta afirmación. Este proceso acelerado de sustitución, que partió en Chile hace pocos años, pareciera ser lo que muestran las cifras de empleo del INE. Por ello pareciera ser muy difícil que las estadísticas de empleo muestren en adelante cifras positivas y que las cifras de desempleo no aumenten, más aún cuando la fuerte inmigración de los últimos dos años aumentó en forma importante la fuerza de trabajo impactando en el desempleo.

Por ello para cualquier gobierno, actual o futuro mostrar tasas de empleo nulas o cifras de desempleo estables representará un éxito importante. Sin embargo, la tormenta perfecta de destrucción de fuentes laborales nos afectará si o si y nuestro barco necesariamente se verá inmerso en esta tormenta.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día