Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Editorial

Dimensión estratégica del Gabinete

Dimensión estratégica del Gabinete Dimensión estratégica del Gabinete

"Creo que obviamente se dará una segunda etapa, donde el Presidente Piñera se abra hacia el mundo del centro político, con mayor representación de sensibilidades como Evopoli o ligadas a la ex Concertación".

Ernesto Evans

Por


El Dínamo.

Recientemente fue designado el Gabinete que en marzo acompañaría a Sebastián Piñera en su Gobierno. Algunos analistas han puesto el acento en la preferencia por personas cercanas, probadas, con mucha experiencia política (Larraín, Espina, Monckeberg), del círculo cercano y de confianza, lo que ha tenido su correlato en carteras como Interior o Segegob.

Otros piensan que Sebastián Piñera apostó por “la identidad sin complejos”: personas liberales en sus posturas sobre educación, conservadoras en sus apuestas valóricas, pragmáticas en problemas no resueltos como la Salud, gente abiertamente de centro derecha o derecha, dando la señal al país que la elección se ganó, y se hizo contundentemente.

Mi tesis es distinta: estamos ante una apuesta política estratégica, donde lo primero es cerrar filas con el sector del voto fiel, perfilando una “centro derecha” potente y dispuesta a llevar un programa que cumpla lo prometido.

Ocurrió lo mismo durante la campaña, varios meses atrás, cuando el otrora candidato Piñera radicalizó su discurso contra el Gobierno de Michelle Bachelet: “en marzo vamos a recibir un país estancado”, o “si me hubieran escuchado, Chile no estaría estancado” (junio 2017). Lo anterior sólo es una muestra de varias declaraciones contra la administración de la Nueva Mayoría.

Creo que obviamente se dará una segunda etapa, donde el Presidente Piñera se abra hacia el mundo del centro político, con mayor representación de sensibilidades como Evopoli o ligadas a la ex Concertación. Estamos frente a una carrera de maratón y no de 100 metros planos: hay que guardar energías, donde, en una segunda fase, la ampliación de la representación de distintas sensibilidades, y la señal hacia el país, sea de una mayor apertura política.

Algo parecido a lo que pasó en la segunda vuelta electoral, donde cerca de 600 mil personas que, probablemente, nunca marcaban preferencias por la centro derecha, lo hicieron. En una segunda etapa, quizás, sientan que están frente a un gobierno de unidad, cumpliendo la promesa de crecimiento y bienestar social.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día