Opinión

Educación superior técnico profesional: además de grande, mejor

Educación superior técnico profesional: además de grande, mejor Educación superior técnico profesional: además de grande, mejor

En este contexto, la promoción de la investigación aplicada y el avance hacia la formación dual, como complemento de lo estrictamente disciplinar, es un camino necesario que da un sello distintivo de lo técnico profesional en países que tienen alta efectividad.

Durante los últimos años la Educación Superior Técnico Profesional se ha transformado en una real opción de estudios para muchos y un motor de productividad y movilidad social en el país. El aumento de la matrícula total de IP y CFT en Chile entre el 2005 y el 2015 fue de 342.000 estudiantes, sustancialmente más que la expansión del alumnado universitario, llevando la participación de los estudiantes de primer año en TP desde 42,3% a 55,6%. Más aún, dos tercios de los estudiantes de inicio son primera generación de sus familias en la educación superior.

Cuando celebramos el día de la educación superior técnico profesional en el país, relevamos que un trabajo sistemático, de años, permite que hoy sean más de 100.000 los titulados de Duoc UC que contribuyen a la sociedad y que los titulados por año se hayan cuadruplicado en seis años por el uso de métodos más flexibles. Los 16.000 titulados en el 2015 representan más de un 12% de lo que crece la fuerza de trabajo en un año en Chile.

Pero los desafíos, en cara de aumentar la pertinencia y aporte social son varios y muchos pueden enfrentarse con política pública. Primeramente, es necesario terminar con la discriminación histórica contra los alumnos TP en el acceso al financiamiento y ahora de su exclusión de la gratuidad. El privilegio del financiamiento estatal a los alumnos universitarios explica más de 10 puntos de la composición de la matrícula, lo que indica que la idea que “culturalmente la universidad es preferida” es una exageración y es parcialmente falsa. Segundo, se requiere una política que impulse un salto real en la articulación entre educación media y superior TP, fundamental para aumentar la pertinencia y rentabilidad social del ciclo medio. Por último, es vital avanzar en la vinculación con el sector productivo, que es el que mejor identifica los requerimientos laborales del futuro. Nuestra experiencia es que dicha vinculación ha relevado la necesidad de una formación de competencias cada vez más general, orientada a la resolución de problemas, al trabajo en equipo.

En este contexto, la promoción de la investigación aplicada y el avance hacia la formación dual, como complemento de lo estrictamente disciplinar, es un camino necesario que da un sello distintivo de lo técnico profesional en países que tienen alta efectividad. Ello debe incorporarse a la agenda pública, lo que por cierto demanda recursos, públicos y privados, corrige la idea de que la transformación de universidades que no investigan a institutos profesionales es un paso natural, y sobretodo, es esencial para que el sector TP lidere una transformación productiva mayor, y se constituya homogéneamente en el país, en una real opción de desarrollo y oportunidad.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día